Expropiación de petrolera YPF causa revuelo mundial

Expropiación de petrolera YPF causa revuelo mundial

Abril 17, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Corresponsales en Buenos Aires, Madrid y agencias
Expropiación de petrolera YPF causa revuelo mundial

Las instalaciones de la petrolera YPF, controlada por la española Repsol, que la presidenta argentina, Cristina Fernández, ha declarado de utilidad pública y sobre la que ha enviado un proyecto de ley al Congreso para su expropiación del 51 por ciento.

El Gobierno español anunció duras medidas. Incluso, Estados Unidos dijo que la decisión generará debate.

La decisión del Gobierno argentino de expropiar el 51% del capital de la petrolera YPF a la española Repsol desató una polémica que trascendió las fronteras de ambos países.España calificó la medida como una acción hostil de parte de la presidenta argentina, Cristina Fernández, mientras que el país gaucho respondió que no.Incluso, la secretaria de Estado de EE.UU, Hillary Clinton, dijo que la decisión generará un gran debate y agregó que “el éxito de la apertura del mercado de materias primas quedó claramente demostrado”.¿Qué pasó ayer? La señora Fernández envió al Congreso el proyecto de ley que expropia el 51% del patrimonio de YPF, controlada por la española Repsol, una decisión por la que el Gobierno de Mariano Rajoy anunció que adoptará medidas contundentes.Mientras se cruzaban esas palabras, funcionarios argentinos encabezados por el subsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación, Roberto Baratta, tomaron el control de la petrolera YPF y desplazaron a los directores ejecutivos españoles y argentinos de la compañía.Lo que busca el proyecto de ley es declarar de interés público nacional el logro del autoabastecimiento de hidrocarburos, así como la explotación, industrialización, transporte y comercialización de los mismos.Las acciones que expropiará Argentina serán de las que pertenecen a Repsol YPF, que hasta ahora poseía el 57,43% de la compañía. No se expropian las acciones de la familia argentina Eskenazi (Grupo Petersen), que corresponden al 25%.Las acciones expropiadas se repartirán entre el Estado nacional, que tendrá el 26,01% del total, y las provincias productoras, que tendrán el 24,99%, estableciendo una sindicación de acciones, es decir, que la provincia y la Nación votarán en común.La Presidenta aclaró que “no es un modelo de estatización sino de recuperación de la soberanía. Seguimos manteniendo el modelo de Sociedad Anónima y el de una conducción profesionalizada”. De Buenos Aires a MadridLa expropiación de YPF se veía venir como algo casi inevitable, ante la grave crisis energética que se cierne sobre Argentina, y que ya se observa en las estaciones de gasolina donde escasea el combustible, sobretodo saliendo del centro de Buenos Aires. Cuando el general Enrique Mosconi fundó Yacimientos Petrolíferos Fiscales en 1922, la Argentina se dio el lujo de tener la primera empresa primera petrolera estatal integrada verticalmente que realizaba todas las actividades desde la explotación hasta la fundación de pueblos.Algo de historiaEn 1992 empezó una historia de privatización y vaciamiento de la empresa. El peronista Carlos Menem hizo aprobar la ley de “Federalización de los Hidrocarburos y Privatización de YPF” y modificó la Constitución en 1994 para pasar la propiedad de los hidrocarburos a las provincias. En 1999, Menem entregó la totalidad de la empresa a la española Repsol sin licitación.De esta manera, las decisiones estratégicas sobre el principal recurso natural del país pasaron a tomarse en Madrid y no en Buenos Aires. Este hecho fue casi único en el mundo, donde prácticamente todos los países controlan en mayor o menor medida la producción petrolera. En su discurso, la presidenta remarcó el ejemplo colombiano, donde Ecopetrol es 90% estatal.A fines de 2007, Néstor Kirchner dio un paso más al imponer el ingreso a YPF del Grupo Petersen al mando de la familia Eskenazi, propietaria del Banco de Santa Cruz, que adquirió el 25% de las acciones sin poner un solo peso. Los Eskenazi se endeudaron con un consorcio de bancos y con la propia Repsol, con el plan de pagar con las propias utilidades de la empresa. Fue así como, en contra de lo que sucede en todas las petroleras del mundo, que apenas reparten utilidades por un 30% de sus ganancias, YPF se obligó a repartir 90% de sus ganancias netas en forma de dividendos durante diez años.En 2008, por ejemplo, YPF repartió 250% de sus ganancias entre sus accionistas, es decir que por cada dólar, entregó 2,50.El ingeniero Mario Cafiero explicó que “la entrada de Eskenazi a YPF significó la legalización de un vaciamiento con la autorización del Gobierno de Kirchner, pero esa política energética está causando un problema macroeconómico, por el enorme déficit comercial energético al tener que importar cada vez más combustible”.De esta manera, dicen analistas, Cristina Kirchner está pagando los costos de la política petrolera que ella y su marido apoyaron en los años noventa y que Néstor, como presidente, profundizó en su mandato.¿Qué hará España?El Gobierno de Mariano Rajoy dijo que tomará las "medidas necesarias" para responder a esta decisión unilateral Argentina y emprenderá una gira en busca de ayuda del resto de países latinoamericanos. Rajoy va primero a México y luego llegará a Bogotá, al parecer dos de los pocos aliados con los que puede contar, ya que se estima que tanto Venezuela, Ecuador, Bolivia y quizá Brasil, que ha tenido varios roces con España, se decanten por apoyar a Argentina.Desde la semana pasada cuando corrieron los rumores sobre la posibilidad de que el Gobierno se quedara con la filial de Repsol, España inició una campaña buscando apoyo en la Unión Europea y en América Latina, pero las cosas no le fueron bien.La Unión Europea dio a entender que se trataba de un asunto bilateral, cuya solución debe buscarse de acuerdo con los tratados vigentes entre los dos países. Instó a Argentina a respetar los tratados de comercio y envió una comisión para dialogar, aunque llegó tarde.De acuerdo con medios españoles, Rajoy espera contar con el apoyo de México, país que ejerce la presidencia de turno del G-20. Chile también podría ser otro aliado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad