Europa se pone a prueba al condonar deuda a Grecia

Febrero 05, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Europa se pone a prueba  al condonar deuda a Grecia

Un indigente pide limosna en una calle del centro de Atenas (Grecia), lo que muestra la cara de la crisis que padece ese país. El número de indigentes va en aumento en esta ciudad, debido a la crisis económica y la profunda recesión.

Con los inversores privados hay un acuerdo para que condonen el 70% de la deuda. El lío es si Italia y España piden lo mismo.

Europa está a la expectativa de lo que pueda ocurrir en sus mercados financieros con las millonarias pérdidas que sufrirán bancos e inversionistas privados que tienen bonos de deuda pública de ese país y que podrían perder el 70% de su inversión.El nerviosismo se tomó a los bancos, fondos de inversión, gobiernos y hasta la propia Unión Europea. A principios de semana, los acreedores habían accedido a condonar el 50% de sus deudas (100 mil millones de euros) para ayudar a paliar la crisis griega. Sin embargo, los cálculos indican que aún si le perdonan la mitad de la deuda a Grecia, su nivel de endeudamiento, que está en 160%, pasará a ser del 120% del PIB, por lo cual esa cesión no ayudaría mucho. En esas circunstancias algunos propusieron una condonación del 100%, lo cual fue visto como “altamente peligroso” por los analistas, toda vez que las pérdidas serían para bancos e inversores y, sobre todo, se crearía un mal precedente del cual podrían pegarse otras economías en crisis como Portugal e Irlanda que tuvieron un salvavidas. Y, más aún, Italia y España, cuyas deudas son muy significativas, de exigir condonaciones pondrían a tambalear la estabilidad financiera de Europa.Al final de la semana, el consejero delegado de Deutshe Banck (Banco Alemán) Josef Ackermann, dijo que los acreedores privados aceptarán una quita o pérdida del 70% de la deuda con Grecia.Esa condonación es esencial para que la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional accedan a dar un nuevo préstamo de 130.000 millones de euros a Grecia.No obstante, el problema de ese país aún no se soluciona con dicha condonación. El ministro griego de Finanzas, Evangelos Venizelos, pidió el jueves que el Banco Central Europeo, el mayor tenedor de bonos griegos, participe de la condonación de la deuda.El problema es que al Banco Central Europeo no le permiten comprar deuda soberana de los países, sólo a los bancos privados. Por eso no puede ayudar en eso. Pero podría hacerlo realizando una especie de triangulación en la que el banco privado compre deuda soberana y el Banco Central le compre a su vez al banco privado.Eso quiere decir también que en las condiciones propuestas tampoco estarían ‘peluqueando’ deuda los gobiernos de otros países, sino únicamente de inversores privados.La estabilidad, en riesgoOtro problema y el que más preocupa es que muchos de los tenedores privados de bonos son bancos y si esos bonos no se redimen se generarían problemas de estabilidad en todo el sistema financiero europeo.Seguramente con la deuda de Grecia no se van a quebrar, pero “el problema real es que si Italia pide condonación se vería en problemas el sistema porque esa deuda sí es grande”, comenta Juan Esteban Carranza, economista de la Universidad Icesi.Agrega que Bancos españoles tenían deuda griega y la tenían calificada como de bajo riesgo, pero si se dañan los prospectos de esa deuda se verían obligados a capitalizarse y eso les complica la vida y les impide prestar plata porque les toca reemplazar el capital que se está perdiendo. Es decir, les toca capitalizar.En efecto, eso es lo que está ocurriendo. El banco español Santander debió ceder negocios suyos en Brasil por $2.719 millones y de $1.000 millones más en su filial chilena para obtener recursos de capital. Lo propio le ha ocurrido al banco holandés HSBC, que vendió filiales suyas en Costa Rica y El Salvador al Banco Davivienda de Colombia por US$801 millones a finales de enero pasado.Con todo esto, las aguas de la crisis tienden a tranquilizarse, pero hay que seguirle la pista a la tasa en que se tranza la deuda de Italia y España en el mercado secundario y que ha estado por debajo del 7%, anota Carranza.Como dijo un analista, dentro del volumen financiero europeo Grecia no importa mucho porque es muy chiquito y Portugal también. Pero España e Italia, sí. Y si esos países no crecen no podrán pagar y todo el sistema financiero europeo se pondría en riesgo.Vencimiento de deudaEn medio de este juego financiero han entrado los llamados 'hedge fonds' o fondos profesionales de riesgo que le apuestan a comprar barato deudas de difícil cobro como la de Grecia para después negociar duro o instaurar demandas a fin de conseguir mayores beneficios.Eso fue lo que ocurrió con Argentina, país que obligó a todos sus deudores a una pérdida gigantesca y ahora están demandando su pago los 'hedge funds' que compraron bonos. En marzo es el próximo vencimiento grande de deuda griega y allí se verá si pagan, renegocian o consiguen la plata prestada para cubrirla. Y, luego, a mitad de año, vienen los vencimientos gordos de la deuda de Italia y debe reemplazar esa deuda. Eso será un medidor de la crisis. La tasa que le cobren allí a Italia va a determinar un derrotero de lo que pasará, porque antes le prestaban al 3% y ahora pueden llegar a cobrarle el 7% por las actuales circunstancias. Italia suele hacer rotación de la deuda, es decir, contratar deuda nueva para sustituir la anterior.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad