Europa da otro paso para salir de la crisis

Junio 17, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Agencia EFE
Europa da otro paso para salir de la crisis

El primer ministro británico, David Cameron, conversa con el presidente del Ejecutivo español, José Luis Rodríguez Zapatero, durante la reunión que han mantenido en el marco de la cumbre de los veintisiete jefes de Estado o Gobierno de la Unión Europea, en Bruselas, Bélgica.

Los líderes adoptarán una nueva estrategia de reformas de la debilitada economía del bloque.

Los líderes de la UE dieron este jueves otro paso hacia la estabilización y la reforma de la economía europea, con la decisión de publicar las pruebas de solvencia a las que son sometidos sus bancos y la adopción de una nueva estrategia en favor del crecimiento y el empleo.Después de un semestre de crisis, en el que han tenido que improvisar el rescate in extremis de Grecia y un mecanismo de estabilización financiera multimillonario para el conjunto de la zona euro, los gobernantes de la Unión Europea pudieron concentrarse hoy en desafÍos a plazo más largo."Es la primera cumbre normal desde que accedÍ al cargo", resaltó Herman Van Rompuy, quien ejerce desde enero la presidencia del Consejo Europeo, del que forman parte los veintisiete jefes de estado o gobierno de la UE.La inestabilidad que sigue aquejando al sistema bancario europeo ocupó, no obstante, buena parte de los debates de los líderes, que se pusieron de acuerdo sobre la introducción de una tasa a los bancos para sufragar futuras crisis y decidieron llevar ese planteamiento a la próxima cumbre del G-20, junto con la aplicación de un posible gravamen a las transacciones financieras."Nuestra prioridad es tener un sistema bancario sólido y saneado. Hemos decidido que los llamados test de resistencia a los bancos sean publicados como muy tarde en la segunda mitad de julio", anunció Van Rompuy.La medida, propuesta por el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, obtuvo el respaldo de todos los líderes, incluida la canciller alemana, Angela Merkel, por la necesidad de cortar de raíz los rumores que se han cebado en estas últimas semanas sobre España.La publicación de los resultados "debería tranquilizar a los inversores, ya sea eliminando los recelos infundados o permitiendo que se haga frente a los problemas que todavía pudieran subsistir" en el sector, explicó por su lado el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Duro Barroso.La misma determinación mostrada por los Veintisiete en mayo para atajar la crisis de la deuda griega fue exhibida hoy, según Van Rompuy, al abordar la reforma duradera de la economía europea.Los Veintisiete aprobaron las nuevas prioridades económicas para el período 2010-2020, con las que pretende recuperar la senda del crecimiento sostenible y la creación de empleo.La cumbre también aprobó las primeras orientaciones del grupo especial que preside el propio Van Rompuy y que prepara la reforma de las reglas de la unión económica y monetaria."Todo el mundo reconoce ahora que las decisiones económicas en un estado miembro nos conciernen a todos" , resumió el presidente del Consejo Europeo. En su conclusiones, el Consejo admite que la crisis ha mostrado "debilidades claras en nuestro gobierno económico, en particular en lo que respecta a la supervisión presupuestaria y macroeconómica".Los gobiernos europeos se ha comprometido así a una supervisión más estricta de los presupuestos nacionales y a la vigilancia de desequilibrios internos hasta ahora no tenidos suficientemente en cuenta, como las divergencias en materia de competitividad.Los europeos también tienen la intención de reforzar el pacto de estabilidad y crecimiento, que fija las reglas de disciplina presupuestaria, tanto en su fase preventiva como correctiva, lo que implica introducir "sanciones" cuya naturaleza tratará de definir la Comisión antes de mediados de septiembre.Por lo que respecta a la arquitectura del ambicionado "gobierno económico europeo", los líderes comunitarios decidieron ser hoy "pragmáticos y operativos", según el resumen de Van Rompuy."Tenemos que evitar crear líneas divisorias entre los veintisiete miembros de la UE y los dieciséis de la Eurozona, por eso los gobernantes de la Eurozona sólo se reunirán cuando sean necesario" , explicó el presidente del Consejo, que seguirá dirigiendo esas reuniones cuando se produzcan.La gobernanza económica, argumentó, "debe realizarse de acuerdo con las reglas de las instituciones establecidas por el Tratado de Lisboa. No hay necesidad de crear nuevas instituciones, se trata esencialmente de trabajar mejor juntos", dijo.Los líderes de la Unión Europea también se pusieron de acuerdo sobre la introducción de una tasa a los bancos para hacer frente a futuras crisis, que llevarán a la cumbre del G-20 de Toronto, al igual que la posibilidad de gravar las transacciones financieras."Hemos llegado a un acuerdo sobre el principio de una tasa a la banca, que contribuirá a un reparto equitativo del coste de la crisis financiera y a una mayor estabilidad del sistema", explicó el dirigente comunitario.La idea de una tasa a la banca será discutida la semana que viene, como una propuesta europea, en la cumbre del G-20 en Toronto (Canadá)".

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad