Estos son los otros factores claves que llevaron al alza en la tarifa de energía

Noviembre 09, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Estos son los otros factores claves que llevaron al alza en la tarifa de energía

Una de las principales causas del incremento es el Fenómeno del Niño, sin embargo, generadores de energía dicen que detrás de esto hay otras razones. Conozca cuáles son.

En un mes los colombianos comenzarán a sentir la anunciada alza en la tarifa de energía de hasta $7 por cada kilovatio hora consumido, que en Cali puede representar en promedio entre $2067 más en la factura acostumbrada, para los estratos bajos, y $19.782 para los estratos altos. Los colombianos tendrán que aportar $1,1 billones de los $3,3 billones de sobrecostos que se ha calculado afrontará el sistema de generación de energía nacional afectado por una temporada de pocas lluvias.  Pero ¿por qué los consumidores tendrán que asumir esos sobrecostos? La respuesta parece sencilla: la sequía. Sin embargo, detrás de eso, dicen los generadores de energía, están los problemas de la regulación  que han sido desnudados por el severo Fenómeno de El Niño. El clima, el principal factor Según las estimaciones de expertos, la sequía que trae el Fenómeno de El Niño es una de las más fuertes y lo peor se verá en el primer trimestre del año 2016.  En Colombia el 70 % de la energía se produce, en temporadas normales, con hidroeléctricas y el resto la generan las plantas térmicas. Como los embalses están hoy en  el 62 % de su capacidad, según la Asociación Colombiana de Generadores de Energía (Acolgén),  es necesario cuidar  esa agua  pensando en que la sequía será peor en los próximos meses y, por lo tanto, las hidroeléctricas han empezado a generar menos y han entrado a producir más las plantas térmicas. El pasado viernes las hidroeléctricas generaron el 52,8 % de la energía que consumió el país y las termoeléctricas el 46,14 %. Estas últimas plantas  no operan constantemente y lo hacen sobre todo en tiempos de crisis como el actual. Ellas sobreviven con recursos del cargo de confiabilidad (creado para tener un parque técnico disponible y ser usado cuando se requiera, como en este momento). El problema es que poner en funcionamiento las térmicas normalmente es más costoso  y mucho más en tiempos de escasez de gas y del alto precio de los  combustibles líquidos como el diesel. La regulación Alejandro Castañeda, director de la Asociación Nacional de Empresas Generadoras (Andeg), explica que a una  planta térmica que use combustible diesel le cuesta entre $500 y $700 producir un kilovatio, mientras que  el valor que se venía pagando en la  Bolsa de Energía por ese kilovatio era de $302 (llamado precio de escasez), lo que representa una pérdida operativa para el generador.     Ese  costo del precio de escasez dependen del costo internacional del combustible  fuel oil y cambia cada mes.  Hace un año estaba en $500 por kilovatio, lo que no generaba tanto déficit pero ahora bajó a los $302.El Gobierno decidió subir ese precio de escasez hasta los $470 por kilovatio para ayudar a reducir las pérdidas de las térmicas y que sigan operando (solo una planta  ha salido del sistema). El alza en la tarifa de la energía se da para cubrir las diferencias entre el precio que le cuesta producir la energía a las térmicas y lo que el sistema les está pagando. Los colombianos aportarán la tercera parte de ese monto, las térmicas asumirán las  pérdidas  restantes y el Gobierno aportará unos recursos adicionales vía subsidios para los estratos 1, 2 y 3 que pueden sumar $200.000 millones.  El analista Alejandro Lucio Chaustre, directivo de la firma Óptima Consultores, asegura que la situación que  vive el país es un problema financiero y no de capacidad de las plantas, como sí ocurrió en la crisis de 1992.   “Quienes están llamados a soportar la demanda en momentos de crisis son los generadores térmicos. Esa obligación está siendo remunerada muy por debajo del costo que tenían previsto y por lo tanto no hay suficiencia financiera, estamos en un escenario que no  habíamos previsto y eso  redundó en riesgos financieros”, dijo.  Al respecto, el viceministro de Energía, Carlos Fernando Eraso, dice que el problema no es de regulación, pues en Colombia existen unas reglas claras y  un marco legal que todos los actores  en su momento aceptaron. “No se puede decir que hay fallas, sin perjuicio de que podamos mejorar algunas cosas, nos enfrentamos  a hechos  extraordinarios como 13 meses de Fenómeno de El Niño, precios de materias primas bajos y por eso se requieren ajustes extraordinarios”, dijo. La solución Para Amilkar Acosta, exministro de Minas y expresidente de la Federación Nacional de Departamentos,  la escasez de gas   ha sido el detonante de la crisis energética, “esto obligará a revisar las normas regulatorias, porque hay decisiones que se tomaron en su momento y que no consultan la realidad”. Coincidió que hubo un error al diseñar el precio de escasez, por parte de la Comisión de Regulación de Energía y Gas (Creg),  ligado al combustible fuel oil, que no es el que consumen las térmicas y el cual no refleja los costos reales del generador.  “También se debe revisar todo lo que tienen que ver con el cargo de confiabilidad que tiene un alcance limitado, fue concebido y opera para garantizar la disponibilidad de las plantas, pero no cubre los costos  variables”, dijo.  El consultor Alejandro Lucio Chaustre, dice que la solución también  tiene que ver con la creación de instrumentos de gestión de riesgo financiero, es decir, con herramientas de cobertura como la tiene los exportadores por la volatilidad del dólar. Pero para el exministro Luis Carlos Valenzuela, “todo el marco regulatorio y la estructura del mercado ha estado basado en una mentira: Colombia es un país que tiene gas y no es así. Regulamos para un país diferente”. El viceministro Carlos Fernando Eraso, aseguró que el consumidor tiene un papel clave en esta situación tomando la decisión de ahorrar.  “Si los colombianos toman unos consejos básicos como no dejar los aparatos eléctricos conectados,  planchar  o usar la lavadora una o dos veces al mes, entre otras medidas, no sentirán el alza prevista”, aseguró el funcionario.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad