Este es el caleño que hizo caer al presidente de Volkswagen

Este es el caleño que hizo caer al presidente de Volkswagen

Septiembre 30, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Henry Delgado / Editor de Activos
Este es el caleño que hizo caer al presidente de Volkswagen

Francisco Posada Sánchez, ingeniero mecánico.

Estudió en Univalle, no llega a los 40 años, tiene un doctorado y destapó el mayor escándalo de la industria automotriz. Hablamos con él.

El engaño que cometió la compañía Volkswagen en los Estados Unidos y que terminó con la salida del presidente de la empresa fue descubierta por un caleño de apenas 38 años de edad.

Francisco Posada Sánchez  puso contra la pared a una de las compañías del sector automotor más poderosas del mundo al encontrar un software  que alteraba las emisiones de gases contaminantes en dos modelos de vehículos que usan motores diesel. 

Dicho sistema arrojaba   como normales las emisiones de gases cuando en realidad estaban desbordadas. 

Lo que descubrió Francisco Posada y su equipo de trabajo fue que las emisiones de gases estaban entre 15 y 35 veces por encima de los estándares normales, lo que generaba una mayor contaminación del medio ambiente.

La ‘embarrada’, tal como la reconoció en su momento el propio presidente de Volkswagen, Martin Winterkorn, se cometió en 11 millones de vehículos, vendidos principalmente en Estados Unidos y Europa.   

Francisco  Posada Sánchez es egresado de Ingeniería Mecánica de la Universidad del Valle. Hace diez años se fue a Estados Unidos a estudiar un doctorado en esa misma área en West Virginia University y se quedó trabajando en Washington.

Allí se vinculó como investigador Senior en el  Consejo Internacional en Transporte Limpio (ICCT, por sus siglas en inglés). La sede principal queda en Washington.

La investigación se la encargaron  en el 2013 y la finalizó a mediados del año pasado. En mayo del 2014 le presentó los resultados a la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos.   

¿Por qué se divulgaron los resultados apenas ahora?

 Esa fue una decisión de la agencia ambiental de los Estados Unidos, que se conoce como EPA. Dicho organismo comenzó a seguirle los pasos a Volkswagen desde el momento en que conoció los resultados de la investigación.

La empresa  determinó llamar a propietarios de los carros para hacer cambios en la programación del software. La idea era corregir el  módulo del motor, pero como ese arreglo no fue suficiente, la EPA  decidió publicar la investigación.

¿Usted participó de la investigación o fue el líder de la misma?

Yo fui el encargado de la investigación, fui el jefe de ese estudio. Nosotros teníamos información de vehículos diesel en Europa que estaban emitiendo mucho más NOX (Óxido de Nitrógeno, uno de los contaminantes), que el permitido por ley.

Entonces quisimos  compararlos con los  vehículos  en Estados Unidos, donde los estándares de emisiones son muy estrictos.

Yo supuse que en Estados Unidos  iban a trabajar mucho mejor, pero nos llevamos la sorpresa cuando hicimos varias pruebas.

Una de las  pruebas es la  clásica certificación de emisiones que todo vehículo debe cumplir. Se hace  en laboratorio. Aquí los vehículos trabajaban bien, pero cuando hicimos pruebas de ruta (en la calle) con sistemas de medición de emisiones portátiles, el resultado fue otro.

Nos dimos cuenta que uno de los carros estaba emitiendo entre 15 y 25 veces más de emisiones que las normales y el otro carro mostraba  entre 30 y 35 veces más. Eran valores de emisión demasiado altos comparados con el estándar.

¿En qué tipo de vehículos hicieron los análisis?

En total, probamos tres vehículos, dos volkswagen con motores diesel de dos litros. Uno era una Jetta y el otro era un Passat. Ambos tenían el mismo motor,  el EA 189.

El tercer carro era la SUV X5 de  BMW, también con motor diesel, pero de tres litros. Esta SUV se comportó perfectamente bien en la calle. Trabajó muy bien en las emisiones, mientras que los Volkswagen estaban volados. Entre más gas contaminante emita, más daño causará al medio ambiente y por ende a la salud. 

¿Cuánto duró la investigación?

La iniciamos con un grupo de trabajo en el 2013. Las primeras pruebas duraron casi seis meses. Luego vinieron todos los análisis y en mayo del 2014   compartimos los resultados  con la EPA.

La agencia ambiental emprendió un proceso casi de detective contra Volkswagen para tratar de entender el por qué esas emisiones eran tan altas. Gracias a la  investigación se supo que el sistema de software o también el  código de programación de emisiones estaba alterado y corregía las emisiones.

¿En nuestro país los clientes de Volkswagen y de otras marcas como Skoda, Audi y Seat deben preocuparse, dado que ese software también se utilizó en esas marcas?

Lo que creo es que la autoridad ambiental  en Colombia debería tomar la iniciativa e  investigar un poco sobre los  vehículos diesel,  no solo de Volkswagen, sino de otras marcas. Averiguar qué tipo de motores  está utilizando en Colombia y estudiar un poco.

¿Puede  ocurrir que algunos motores a gasolina y de dos litros puedan presentar problemas de alteración del software?

No, este problema solo cubre los vehículos diesel, nosotros hemos estado muy pendientes del desempeño de los vehículos a gasolina en Europa y en Estados Unidos y esos automotores están haciendo un buen trabajo, no solo los Volkswagen sino todos los vehículos a gasolina en general.

¿A su juicio no debe haber preocupación en Colombia?

Como le digo, creo que vale la pena que una entidad ambiental tome la iniciativa y estudie más el caso de la emisiones contaminantes en Colombia, pero solo en el caso de los vehículos con motores diesel, porque los otros están bien.

¿Los Audi, Skoda y Seat que circulan en Colombia tienen las mismas características que sus similares en Estados Unidos? 

Diría que probablemente no, no creo que utilicen las mismas tecnologías porque el estándar  de emisión en Colombia es más relajado que en Europa.

En Colombia la regla ambiental está en Euro 2, ese es el nombre técnico. 

Yo estuve mirando los estándares en el Ministerio del Medio Ambiente y la resolucion 910 habla de Euro 2, cuando en Europa está en  Euro 6.

En Colombia hay un retraso de 15 años en cuanto  a estándares de emisiones. 

Llama la atención porque hoy tiene el combustible apto para estar en Euro 4,  por lo menos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad