“Es falso que el TLC con Estados Unidos va a generar 380.000 puestos de trabajo”

“Es falso que el TLC con Estados Unidos va a generar 380.000 puestos de trabajo”

Mayo 14, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Henry Delgado Henao, editor de Activos.
“Es falso que el TLC con Estados Unidos va a generar 380.000 puestos de trabajo”

Emilio Sardi, vicepresidente ejecutivo de Tecnoquímicas.

Emilio Sardi, vicepresidente ejecutivo de Tecnoquímicas, dice que no hay estudios serios que sustenten lo que afirma el Gobierno sobre empleos.

¿Colombia se subirá este martes en el bus del TLC. ¿Serán más las oportunidades que tendrán los empresarios y el país o será que el acuerdo generará más dificultades?El acuerdo les generará pocas oportunidades a unos pocos sectores en sus primeros momentos. Con el correr del tiempo, la mayoría experimentará mayores dificultades.¿Esas dificultades se percibirán en materia de empleo?, ¿considera cierta la creación de 380.000 puestos de trabajo?Es absolutamente falsa. No tiene soporte en estudios serios. Estados Unidos estima que se generan 6.000 empleos por cada US$1.000 millones de exportaciones nuevas. Aún si se dieran los US$1.700 millones de exportaciones de los que, sin sustento alguno, habla el Gobierno, no es presumible que se generen más de 10.000 ó 15.000 empleos. Lo peor es que simultáneamente se perderán miles de empleos en los sectores afectados negativamente por el tratado, particularmente en el campo.¿En el sector de los medicamentos la gente se pregunta si entrarán al país medicamentos baratos?El efecto sobre el sector farmacéutico es bastante neutro. Es probable que algunos medicamentos lleguen a precios muy altos, pero en general no habrá muchos cambios. Es claro que no llegarán medicamentos más baratos.¿En cuanto a otros productos, se verá una inundación de productos de Estados Unidos?No, porque Estados Unidos es un país que ya no fabrica muchas cosas. De lo poco que aún fabrican sí llegará mucho para favorecer predominantemente a los estratos altos (vehículos de alta gama, carnes finas, etc.). La inundación será en el sector agropecuario, en el cuál ellos todavía son grandes productores, apoyados en subsidios masivos de su Gobierno. El daño que ocasionarán en nuestro desprotegido sector agropecuario será muy serio, pero no inmediato.En varios sectores se dice que las Pymes también saldrán perjudicadas. ¿Qué tipo de pequeñas empresas saldrán lesionadas y de qué sectores?Salvo los estudios que se han realizado en el sector farmacéutico, no conozco estudios serios sobre el impacto del TLC en segmentos específicos de la economía, y creo que, en general, no los hay. Por eso, no me atrevo a aventurar una respuesta a esta pregunta.Lo que sí es seguro es que, como a la mayoría de las empresas, el tratado con eventualmente les ocasionará daños a muchas de ellas.¿La infraestructura vial y portuaria del Valle del Cauca está preparada para enfrentar con éxito el acuerdo?En general, nuestra infraestructura vial y portuaria es deficiente y claramente no es suficientemente robusta para un país interesado en exportar.Lo peor es que cuando aquí hablan de infraestructura vial se refieren a la red primaria, que es la que más se requiere para facilitar el flujo de las importaciones, y nadie le pone atención a la secundaria y a la terciaria, que son fundamentales para mover nuestra producción agropecuaria y reducir tanto el costo de nuestras exportaciones como el costo de vida. Si es por este lado, claramente no tenemos fortaleza alguna.¿Qué otros retos que debe asumir la región y el país para enfrentar la competencia que se avecina?Hasta que no haya estudios serios sobre lo que nos impusieron en el TLC y sus efectos sobre nuestros distintos sectores productivos es muy difícil contestar responsablemente esta pregunta. Precisamente el gran reto que enfrentamos hoy es que se adelanten esos estudios con seriedad. Es obviamente muy tarde para eso, pero es mejor tarde que nunca. La verdad es que el problema de Colombia no es tanto de infraestructura física como de infraestructura mental. Aquí nadie sabe qué va a pasar ni qué se debe hacer, y no hacen más que balbucear generalidades que nacen más del deseo que de la realidad.¿Conoce algunas experiencias de países que han firmado acuerdos con Estados Unidos, como México y Perú?Opino que los resultados han sido malos. En el caso de México, el acuerdo multiplicó varias veces sus exportaciones e importaciones con Estados Unidos, pero las promesas centrales del tratado se incumplieron para México. Por ejemplo, no se dio el crecimiento económico rápido y categórico anunciado, y entre 1992-2007 el crecimiento per cápita en México fue apenas del 1,6% anual, y eso que allá tienen la válvula de la emigración ilegal a Estados Unidos. Además, aunque se crearon nuevos empleos en maquilas y en el sector servicios, en los años 90 y hasta 2008 se perdieron más de 2,3 millones de empleos en la agricultura, buena parte en sectores afectados por los productos subsidiados de Estados Unidos.¿Conoce algo sobre Perú?En ese país el TLC entró en vigencia en 2009 y el impacto evidentemente favorece a Estados Unidos. Las exportaciones peruanas a ese país bajaron de U$5.836 millones en 2008 a U$5.829 millones en 2011. En cambio, las ventas de Estados Unidos a Perú pasaron de US$5.566 millones a US$7.351 millones en el mismo período. Así, el saldo comercial que en 2008 favorecía a Perú en US$269 millones, pasó en 2011 a ser favorable a Estados Unidos en US$1.522 millones. Más aún, mientras las exportaciones peruanas a Estados Unidos no despegan, las ventas totales del Perú al mundo pasaron de US$30.000 millones a casi US$46.000 millones entre 2008 y 2011.¿El Gobierno colombiano dice que el TLC aportaría un punto del PIB cada año, usted cree que eso es cierto?Esa afirmación no tiene ninguna base en estudios serios. Son meras especulaciones basadas en apreciaciones de índole general. Mi opinión es que el impacto no será positivo sino negativo, pero no hay datos serios en un sentido u otro.¿Piensa que el equipo negociador de Colombia cedió bastante, especialmente en el tema agrícola?La verdad es que nunca hubo una negociación sino una pantomima. En la primera vuelta Robert Zoelick les dijo a los del equipo colombiano: “Aquí les dejo el tratado, nos avisan cuando estén listos para firmarlo”, y eso fue lo que sucedió. Lo que se hizo con el sector agrícola fue brutal y Colombia va a sufrir mucho por el daño que se le va a inferir a nuestro campo. No tiene lógica alguna ponerlo a defenderse sin protección alguna del ataque de un sector agropecuario que recibe masivos subsidios de Estados Unidos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad