Entérese cómo algunos negocios 'capotean' el pago del IVA

Noviembre 13, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Entérese cómo algunos negocios 'capotean' el pago del IVA

Se estima que la evasión de este tributo podría sumar al año unos $10,6 billones.

Algunos comerciantes no facturan el impuesto, otros tienen dos tipos de registradoras. Se estima que la evasión de este tributo podría sumar al año unos $10,6 billones

La arremetida que emprendió la Dian esta semana contra algunos restaurantes en el país por evasión del Impuesto al Valor Agregado, IVA, puso en evidencia que todavía queda mucho por hacer para que los colombianos cumplan de buena manera con su deber de pagar impuestos. Se estima que la evasión de este tributo podría sumar al año unos $10,6 billones, es decir, la mitad de lo que hoy se recauda (al mes de septiembre entraron a las arcas nacionales $19,4 billones).Los evasores están en todos lados: comercio, servicios y hasta en la industria, y las estrategias que se utilizan para hacerle el ‘quite’ al pago del IVA son muchas, a pesar del aumento de la fiscalización y de los procesos de sensibilización del contribuyente.Capoteando el sistemaTratar de evadir el pago del IVA no es una costumbre de los estratos bajos o negocios pequeños, los grandes también se arriesgan. Así lo comprobó el propio Juan Ricardo Ortega, director de la Dian, cuando luego de comer en el restaurante Hamburguesas El Corral, confirmó que le entregaron una prefactura.El único documento que respalda una compra es una factura, la cual debe estar numerada y con la resolución que le otorga la Dirección de Impuestos.¿Qué hacen los establecimientos? Lucía Vergara, directora de la Dian en el Valle, afirma que la evasión más usual es que no le cobren el IVA a los clientes y por ende tampoco se lo paguen al Gobierno. Pero hay unos que van más allá, incluyen el tributo en la cuenta o en el valor total de la compra, pero no lo declaran en su contabilidad.Según el tributarista Luis Hernando Franco Murgueitio, en estos casos una parte del dinero que pagan los consumidores en productos y servicios, va a parar a las utilidades de los empresarios que evaden.Lo que usualmente se hace en esos negocios es que le entregan al cliente una prefactura, orden de servicio o de pedido, primera cuenta de cobro o cotización, documentos que no tienen validez ante el fisco. Entonces cuando hacen su contabilidad y declaran el IVA al Gobierno (esto debe hacerse cada dos meses), no incluyen el impuesto recaudado y se quedan con esos dineros.También se ha detectado que algunos establecimientos prefieren no aceptar el uso de tarjetas de crédito o débito para evitar que las transacciones queden registradas en su contabilidad y argumentan en su defensa que el uso de datáfonos es muy costoso. Según estimaciones de Fenalco, de los más de 600.000 establecimientos comerciales que hay en Colombia, un poco más del 15% utilizan como medio de pago las tarjetas.Pero hay otras modalidades más sofisticadas para ‘capotear’ el pago de IVA como la compra de facturas. ¿Cómo funciona?La norma permite que una empresa haga cruce de cuentas sobre el IVA. Si adquiere materias primas por las cuales canceló, por ejemplo, un millón de pesos en ese gravamen, los podrá cruzar con el impuesto que recibe de sus clientes. La jugada está en que el establecimiento comercial le justifica a la Dian (en la declaración bimestral) el pago de las materias primas por encima del que realmente canceló y lo hace con facturas falsas para ganarse el IVA. Es tal el tamaño del engaño que en algunos casos el negocio no le paga un solo peso al fisco. Con la compra de facturas en el mercado, lo que hacen es sumar IVA a su favor, el cual en realidad no existió, o sea que la compañía no pagó ese gravamen y el impuesto que sí cancelaron los consumidores queda en el bolsillo de los propietarios. Expertos tributaristas consideran que hay otros métodos para evadir, no sólo el IVA, sino para bajar el monto a pagar por impuestos. Por ejemplo, negociar con el régimen simplificado. Los que están obligados a facturar son las personas naturales o jurídicas que están en el régimen común y si éstos le compran a personas del simplificado pueden asumir el 50% del IVA, recursos que se descuentan de su declaración. Eso lo permite la norma, pero lo que hacen algunos establecimientos es hacer compras ficticias.Dos registradoras En otros casos se ha detectado que algunos negocios alteran las máquinas registradoras y durante algunas horas del día la información sobre las ventas se hace de manera normal. Pero en otros momentos los ingresos de la caja no se contabilizan.Asimismo, algunos establecimientos manejan hasta dos registradoras para filtrar las compras del público y legalizar sólo las que les interesan. Y evadir así el IVA.Aunque estas prácticas continúan, la Dian reconoce que el comportamiento del contribuyente ha cambiado. Es así como la tasa de evasión bajó de 30% en el año 2005 al 25,4% en el 2010.Para el tributarista Luis Hernando Franco Murgueitio, una forma de evitar que se siga eludiendo el IVA es que se fije una tarifa única y se incremente la base gravable, pues existen muchos negocios ambulantes y establecidos que podrían facturar el tributo.Otros sectores como el de autopartes se han mostrado dispuestos a que sus almacenes entren al régimen común para no seguir ‘capoteando’ el IVA.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad