"En Venezuela no hay guerra económica": coordinador de Ecoanalítica

default: "En Venezuela no hay guerra económica": coordinador de Ecoanalítica

Jean Paul Leidenz, coordinador del equipo de investigaciones de Ecoanalítica, dice que el país puede llegar a la hiperinflación.

"En Venezuela no hay guerra económica": coordinador de Ecoanalítica

Septiembre 27, 2017 - 11:30 p.m. Por:
Francy Elena Chagüendo - Reportera de El País 
Jean Paul Leidenz

Jean Paul Leidenz

Especial para El País

Ecoanalítica es una de las más importantes firmas de consultoría económica y financiera de Venezuela que tiene 35 años de operaciones.
Esta empresa se encarga de hacer estudios y proyecciones económicas con datos provistos por organismos oficiales del vecino país o estimados según sus propios cálculos.

Jean Paul Leidenz, coordinador del equipo de investigaciones de la firma y máster en Economía, habló con El País sobre la situación económica de Venezuela, los riesgos de caer en una hiperinflación y cómo grupos de la población aprovechan la actual crisis para enriquecerse.

¿Cuál cree usted que es el peor problema económico de
Venezuela?

Creo que son muchos, pero el principal es la distorsión cambiaria y lo que esto genera en términos fiscales. Por ejemplo, la empresa Pdvsa vende sus dólares a 10 bolívares y eso le genera un agujero en su flujo de caja. Esto se cubre con la emisión de pagarés que son comprados por el banco central e implican la emisión de nuevo dinero en la economía.
Creo que en la medida en que se logre corregir la distorsión cambiaria y dar estabilidad fiscal se podrá frenar el proceso inflacionario.

¿Por qué hay distorsión cambiaria?

En Venezuela tenemos el tipo de cambio Dipro que financia la mayor parte de las importaciones públicas. Son 10 bolívares por dólar. El otro tipo de cambio es Dicom que presuntamente parte de un mecanismo de subasta, pero en realidad no es tal y hoy está cerca de 3000 bolívares por dólar.

El trabajador venezolano está más empobrecido y eso se refleja en los niveles de ventas del sector privado. En el primer semestre del año la venta de electrodomésticos cayó 80 % y de carnes rojas 50 %”

Sin embargo, el promedio de las personas jurídicas acceden a un tipo de cambio más alto, cercano a los 7000 bolívares por dólar. Y las personas naturales acceden a otro mucho más alto de 11.000 bolívares por dólar, según las últimas subastas.

Esto implica que en Venezuela exista una serie de distorsiones cambiarias y de precios muy importantes que generan rentas para ser captadas por grupos de poder, que se alimentan y tienen interés de mantener la política económica errada que tiene el gobierno.

Si Nicolás Maduro quisiera llevar a cabo una reforma monetaria y fiscal, que el país necesita para frenar la escala inflacionaria y evitar una hiperinflación, tendría que afectar los intereses de una serie de grupos que pueden poner en peligro su permanencia en el poder.

¿Esos grupos son económicos o políticos?

Hay vínculos entre facciones militares, políticos del oficialismo, grupos de extrema izquierda y empresarios.

¿Hay una guerra económica como dice el presidente Maduro?

No. En absoluto. La política del chavismo y la forma como está constituida, le impide llevar a cabo las reformas que cambien la estructura de la economía; le impide corregir las distorsiones y recortar el déficit; le impide privatizar empresas públicas ineficientes. Lo que afecta la economía no son factores externos o que se esté llevando a cabo una guerra económica, es un gobierno incapacitado para corregir y cuya ideología y cuyos intereses de sus grupos de poder lo que hacen es empobrecer a la población.

¿Se podría decir que hay grupos de población que se están enriqueciendo con la crisis?

Sí, hay grupos de poder que se enriquecen notablemente, por ejemplo, si una persona tiene acceso a dólares a 10 bolívares, el margen de ganancia de revender esos dólares al tipo de cambio paralelo es inmenso. Es mucho más elevado que cualquier actividad ilícita que a uno se le pueda ocurrir. Efectivamente quienes tienen control de importaciones, de aduanas o quienes reciben dólares preferenciales por tener empresas registradas para la importación de alimentos o medicinas o estar asociados a importaciones públicas pueden captar rentas a través de este sistema cambiario. Igualmente ocurre en menor escala con los controles de precios. Existen segmentos que compran esos bienes con tipos de cambio preferenciales y los revenden al mercado negro al tipo de cambio paralelo y los que reciben dólares preferenciales son grupos asociados del gobierno.

¿Cuál es la proyección de inflación para este año?

A principios de julio esperábamos una inflación de 1077 % (acumulada), pero ya nuestras proyecciones más recientes cambiaron y esperamos que el dato mensual por los próximos meses sea en torno al 30 %, lo cual significa que al final del año estaríamos en 1400 %. Si bien no estamos oficialmente anunciando una inflación del 50 % mensual durante 2017, que sería el umbral para una hiperinflación, estamos muy cerca. De hecho hay productos o bienes en esos niveles, por ejemplo la inflación de alimentos de agosto estuvo por encima del 50 %.

¿Qué pasará si se llega a la hiperinflación?

Tradicionalmente la hiperinflación (una inflación muy elevada y fuera de control) ha traído algún tipo de cambio de gobierno o cambios en los gobiernos que los han padecido. Sin embargo, eso no quiere decir que la oposición vaya a capitalizar esa crisis.

Esto sucedió en Zimbabue en el 2008 y sin embargo logró sobrevivir su gobierno porque incorporó a la oposición durante el plan de ajuste.
No hay certeza de que una hiperinflación pueda generar un desplazamiento del chavismo del poder. Dependerá de cómo la oposición capitalice la crisis si llega a suceder y de cómo el gobierno reaccione a ello.

¿Habrá un momento en que el gobierno no tenga como pagar sus deudas?

Existe la posibilidad de que eso ocurra en 2018. Nosotros creemos que el gobierno buscará de cualquier forma pagar los compromisos de 2017, probablemente con alguna ayuda de China, recompra de bonos de este gobierno y quizá complementado con un recorte de importaciones.

Creemos que una de las razones por las que el gobierno seguirá pagando su deuda es el hecho de que dentro del mismo gobierno hay segmentos o grupos de poder que tienen parte de su patrimonio en altos valores nominales de deuda de Pdvsa (empresa petrolera) y de la República y nadie deja de pagarse asimismo.

¿La situación económica puede detonar el cambio político?

Sí, si entramos en hiperinflación habría que tener algún tipo de cambio en el gobierno, pero podría venir dado por una reconfiguración de los grupos de poder del chavismo, el mismo Maduro podría salir del poder y podríamos seguir siendo gobernados por ese partido.

También podría ocurrir una coalición nacional, pero todo dependería de cómo se reconfigure el chavismo y la disposición de los militares a aceptar una nueva figura.

¿Por qué sigue el apoyo a Maduro?

Según las encuestas más recientes el apoyo del maduro está entre el
17 % y 20 % de la población, es decir, es una minoría de empleados públicos o personas que por su nivel de empobrecimiento dependen de transferencias directas del gobierno.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad