¿En qué van los compromisos del Gobierno con los campesinos desde el último paro?

Abril 27, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿En qué van los compromisos del Gobierno con los campesinos desde el último paro?

Los movimientos de Dignidad promovidos en ocho sectores agropecuarios del país sostienen que el Estado les ha incumplido y por eso anunciaron un nuevo paro. El Gobierno, por su parte, asegura que no hay razones para promover una nueva protesta en el sector, por cuanto se ha cumplido con los compromisos adquiridos que ha sido posible..

De 176 compromisos se han cumplido 92. Gobierno giró $1,5 billones este trimestre, pero faltan intervenciones que requieren más tiempo.

La amenaza de una segunda ‘revolución de las ruanas’ como se le llamó al paro de los agricultores que paralizó al país en agosto del año pasado, está por repetirse desde mañana. La razón es el aparente incumplimiento del Gobierno a buena parte de los compromisos suscritos en la mesa de negociación con los líderes del agro.Los llamados movimientos por la dignidad cafetera, lechera, arrocera, papera, cebollera, cacaotera, panelera y de los cultivadores de caña se percataron que tienen capacidad de incidir en la agenda nacional, porque representan sectores estratégicos de la economía que son responsables de nada menos que de la producción de alimentos. Y además tienen claro que en la coyuntura electoral, con un presidente en trance de reelegirse, su poder de presión es aún mayor.Aunque el agro participa solo del 9 % del PIB, produce más de 25 millones de toneladas de alimentos que sustentan el consumo interno de más de 40 millones de colombianos. Sin embargo, las mayores importaciones estimuladas por los tratados de libre comercio han hecho que los productores nacionales estén perdiendo la partida con los productores externos. De hecho, en los últimos tres años las importaciones de alimentos hacia Colombia aumentaron 20,7 %, mientras que las exportaciones solo lo hicieron en un 7 %, según la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC.Eso sin contar el contrabando. Por ejemplo los arroceros, denuncian el ingreso ilegal al país de 300.000 toneladas de arroz durante el último año.César Pachón, líder del movimiento, señaló que de una lista de 176 compromisos que asumió el Gobierno en el pasado paro, aún quedan 92 puntos por cumplir. El Gobierno dice que están en proceso de cumplimiento. “Los cinco puntos que el sector considera fundamentales para la protección del agro siguen sin solucionarse”, insiste Pachón.Esos puntos son la renegociación de los tratados de libre comercio, la lucha contra el contrabando, la reducción del costo de los insumos (fertilizantes, abonos, semillas), el control a la minería y la protección del medio ambiente, y la condonación de los créditos bancarios. También piden la promoción de cultivos alternativos en zonas productoras de papa (Boyacá, Nariño y Cundinamarca).Tan solo los cafeteros sostienen que aún les adeudan $100.000 millones de los estímulos correspondientes al 2013 y que sus saldos morosos con los bancos ascienden a $350.000 millones.Sin embargo, desde el jueves, la Federación Nacional de Cafeteros empezó a pagar $60.000 millones a unos 80.000 cafeteros que estaban pendientes de recibir recursos del Programa de Protección del Ingreso de Cafeteros (PIC) 2013.De igual manera, el ministro del Interior, Aurelio Iragorri, anunció la congelación de embargos a los cultivadores porque el Fondo para el Financiamiento Agropecuario, Finagro, compró esa cartera. Los beneficiados serán quienes tengan deudas vencidas a agosto de 2013 y refinanciadas entre el 1 de enero de 2012 y el 17 de diciembre de 2013. Los montos favorecidos no deben superar los $20 millones por deudor, por lo cual un vocero de Dignidad Cafetera señaló que no hay alivio para quienes deban más de ese valor.Más razonesOtro punto controversial entre agricultores y Gobierno es el costo de los insumos para el agro. En una carta que hicieron pública en los últimos días, los agricultores sostienen que “nada se hace con respecto a los exorbitantes precios de los fertilizantes, combustibles y la energía que siguen subiendo”. Los diez insumos más utilizados en la producción de arroz crecieron, desde octubre pasado, entre el 17 % y el 68 %, señalan. Incluso los agricultores sugirieron que se fije una adecuada franja de precios para los productos, de tal manera que estos no terminen perdiendo valor por los costos asociados. Sobre el punto de minería y medioambiente tampoco ha habido una revisión y negociación de títulos mineros en las zonas cafeteras, que siguen amenazadas con aquella explotación. Denuncian, también, que las salvaguardias a las importaciones impuestas en algunos TLC quedan en entredicho con los acuerdos pactados en la Alianza para el Pacífico.En relación con el combate al contrabando, advierten que aún no se ha expedido la ley que dé nuevos instrumentos para esa lucha y que siguen entrando productos como arroz, azúcar y etanol de dudosa calidad, a bajo precio y sin los debidos controles aduaneros. De igual manera, los proyectos de investigación anunciados para combatir las plagas en los cultivos y mejorar su rendimiento tampoco se han emprendido.Los cacaoteros advierten que los incentivos anunciados para ellos llevan dos meses de retraso y el sector panelero sostiene que ninguno de los puntos negociados con ellos se ha cumplido.Pese a todo lo anterior, el ministro de Agricultura, Rubén Darío Lizarralde, sostiene que no hay razón para que mañana se emprenda un nuevo paro agrario, porque la mayoría de los acuerdos se han cumplido y en lo que va del año Finagro ha girado al sector $1.5 billones.Reconsiderar la protestaEl sector privado, agrupado en el Consejo Gremial Nacional (CGN) pidió a los promotores del paro que reconsideren su decisión y opten por mantener el diálogo y las vías institucionales. “El Estado, si bien tiene la obligación de garantizar y respetar el derecho a la protesta, no puede permitir que se paralice al país y se interfiera con la vida, dignidad y libertad de aquellos que opten por continuar con sus actividades normalmente”, planteó el CGN. El presidente de la Asociación Nacional de Empresarios de Colombia (Andi), Bruce Mac Master, también rechazó las vías de hecho como los paros y bloqueos utilizados como mecanismos de protesta. Entre tanto, autoridades seccionales como las de Nariño y Boyacá se declararon en alerta y empezaron a adoptar medidas de cara a la jornada de protesta. El Instituto Departamental de Salud de Nariño declaró la alerta verde hospitalaria y en Boyacá se pidió restringir el porte de armas. En la central de abastecimientos del Valle, Cavasa, se reportó normal abastecimiento, pero los comerciantes se mantenían en alerta frente a lo que pueda pasar mañana.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad