En el 2016, la canasta familiar no dará respiro al bolsillo

En el 2016, la canasta familiar no dará respiro al bolsillo

Enero 10, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García | El País.
En el 2016,  la canasta familiar no dará respiro al bolsillo

12 por ciento subieron los precios de los alimentos en Cali durante el año 2015.

Alimentos por efectos de El Niño y dólar, subirán más. A ello se agregan alzas en salud, multas, peajes, IVA y arriendos

Luz Cely Ojeda, una ama de casa caleña que reside con su familia en el barrio Ciudad Capri,  dice que ya se ‘echó al dolor’ cada vez que hace mercado. Durante el 2015, afirma,  “le sorprendieron las constantes alzas en los precios de la papa, el arroz, el azúcar, las verduras y frutas”, situación que ella vaticina “seguirá de largo”  afectando los ingresos de su hogar en el 2016.   

Y está en lo cierto, ya que el panorama en materia de oferta de alimentos no es por ahora el mejor. Todo por cuenta de fenómenos como El Niño —que ha retrasado y afectado cosechas— más  el impacto de un dólar que está por encima de los $3000, y que encarece las importaciones.  

Tanto que el propio presidente de la Sociedad de Agricultores de Colombia, SAC, Rafael Mejía, admite que “el 2016 será un año complicado para el campo”, sobre todo porque la sequía continuará, afectando cultivos de ciclo corto como el maíz, el arroz, la  papa y las hortalizas”. Todos llegarán más caros a las mesas de los hogares, por lo menos en el primer semestre.

Igual pasará con la producción de leche y carne –por el efecto de la sequía en los pastos- recalca el dirigente. 

En el 2015, según el Dane, la inflación de alimentos fue de 10,85%, que aunque es un dato oficial, muchos colombianos no lo creen, ya que por ejemplo, el arroz tuvo alzas hasta del 50%, mientras las verduras y hortalizas subieron más del 40%.

Colombia produce alrededor de 31 millones de toneladas de alimentos, cifra que se queda corta, pues debe importar muchos de ellos. 

Por ejemplo, entre enero y septiembre del 2015 se trajeron del exterior 8,8 millones de toneladas —en especial maíz, soya, trigo— y gastó en ellos US$4.451 millones. En el 2014 esas importaciones alcanzaron los 10,3 millones de toneladas.

Todo porque en esos cultivos, el país es deficitario, y más ahora cuando la  ola de calor está afectando las siembras. Tal panorama para el presente año supone mayores importaciones para atender la demanda de alimentos la cual se calcula en unas 37 millones de toneladas. 

Y, precisamente entre los alimentos que no pueden faltar en los comedores de las familias figura el arroz, cuyo precio por libra saltó de $1200 a $1800 la libra en los últimos meses, debido a la menor oferta. 

Todo indica que ese cereal  seguirá costoso, y habrá que traer de Ecuador, Tailandia y Estados Unidos alrededor de 200.000 toneladas. 

Así lo corrobora el presidente de Fedearroz, Rafael Hernández, quien señala que “hay dificultades en siembras en el Tolima debido a la falta de agua, y confiamos en que no se pierdan cultivos”.

Pese a ello se estima que habrá una producción de 700.000 toneladas hacia el mes de agosto, siempre y cuando El Niño y el dólar se porten mejor.

Ante ese panorama, los agricultores han pedido que el Gobierno acelere el Plan Siembra que busca expandir la frontera agrícola en un millón de hectáreas. Pero el gran obstáculo es el fenómeno de El Niño. 

El ministro de Agricultura, Aurelio Iragorri, empezó el programa con ayudas por $18.000 millones a cacaoteros de Santander. En el caso del Valle la idea es promover cultivos en las zonas de ladera para atender la demanda del mercado.

¿Qué viene para Cali?

La capital del Valle fue una de las ciudades más  impactadas en el  2015 por las alzas en los alimentos. La inflación en ese rubro fue de 12,48%, por encima del indicador nacional de 10,85%.

Según el jefe de precios de la Central de Abastecimientos del Valle Cavasa, Óliver Medina, ese comportamiento obedeció a “gran parte de la oferta —en especial de frutas, hortalizas, verduras y cítricos— se desplazó a otras regiones, lo cual ocasionó alzas en los precios para las familias”.

Pese a tal circunstancia, Medina confía en que el 2016 será un año mejor, pero reconoce que “seguimos amarrados al comportamiento del clima”. Esa situación ocasionó ajustes en al menos 20 productos de la canasta básica entre el 10% y el 40%, al inicio del  Año Nuevo.

El huevo y el pollo, otros de los alimentos básicos tuvieron alzas entre 5% y 10% el año pasado, ya que  El Niño provocó una menor productividad de las granjas. Para el 2016 el panorama es similar.  Por el lado avícola todo depende de las mayores importaciones de maíz y torta de soya para atender la alimentación de las aves.

Así las cosas, hacer mercado como dice Luz Cely, no será fácil este año para millones de amas de casa.

La canasta familiar de los colombianos la componen 176 productos y servicios. Desde el 1 de enero esa canasta y el bolsillo de los consumidores comenzó a sentir  reajustes  basados en el aumento del 7% en el salario mínimo, o con base en la inflación del 6,77% causada durante el 2015 en el país.

Por ejemplo, los 17 millones de colombianos que viven en apartamentos y casas en arriendo, comenzarán a pagar un ajuste de los cánones en 6,77% al vencimiento de cada contrato.

Adicionalmente, quienes habitan en condominios tendrán que asumir cuotas de administración, también con un ajuste del 6,77%.

Como si fuera poco, los copagos y cuotas moderadoras de los servicios de salud en las EPS y de medicina prepagada subieron para todos los usuarios.

Por ejemplo,  quienes devengan entre dos y cinco salarios mínimos pasarán a pagar un copago de $27.900 por citas médicas y examenes de laboratorio. Antes esa cuota estaba en $26.100.

Jaime Arias,  presidente de Acemi, el gremio de las EPS, señala que en el caso de la medicina prepagada hay libertad regulada de tarifas, y por lo tanto las alzas podrían ser mayores al 7%. Si el ajuste se considera excesivo, los afiliados podrán denunciarlos ante la Supersalud, señala el dirigente.

En estos últimos planes, los usuarios con edades superiores a los 60 años son los más afectados, pues sus tarifas se duplican casi siempre.

Y para quienes poseen vehículos, las multas les serán más cosas, ya que fueron reajustadas en 6,77%, lo mismo que el Seguro Obligatorio de Accidentes de Tránsito, Soat.

Por ejemplo, pasarse un semáforo en rojo costará $689.500, mientras que conducir con licencia vencida la multa será de $114.943.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad