En Atenas reciben con protestas a misión internacional de economía

Enero 17, 2012 - 12:00 a.m. Por:
EFE | Elpais.com.co
En Atenas reciben con protestas a misión internacional de economía

En Grecia los ciudadanos recibieron a los representantes de la banca mundial con protestas.

Las reformas, recortes y demás acciones económicas que ha efectuado el gobierno griego en los últimos meses tiene en jaque a los ciudadanos que cansados protestan por todas las restricciones a las que han sido sometidos.

Atenas recibió con protestas a los expertos del Fondo Monetario Internacional (FMI) , la Comisión Europea (CE) y el Banco Central Europeo (BCE) que han llegado a Grecia para evaluar las medidas de austeridad y las reformas acometidas por el Gobierno.Varios miles de personas (20.000 según los organizadores) se manifestaron en el centro de la capital griega durante una huelga de 24 horas convocada en la región del tica por el sindicato mayoritario Gsee y el comunista Pame bajo el lema "Respondamos a los ataques de la patronal y el gobierno" .Bajo la supervisión de la llamada 'Troika' (el equipo técnico del FMI, la CE y el BCE) , el gobierno griego ha puesto en marcha una serie de medidas de ahorro que incluyen subidas de impuestos y tasas, así como recortes de gastos sociales.La visita tiene como objetivo revisar las reformas económicas y la reestructuración de parte de la deuda en manos de la banca privada, de cara a la concesión de un nuevo préstamo, pactado en octubre, por valor de 130.000 millones de euros.Ese nuevo préstamo se considera esencial para evitar una eventual suspensión de pagos el 20 de marzo, cuando Grecia afronta el desembolso de 14.400 millones de euros en vencimientos de deuda."Participo en la manifestación para protestar contra los ataques a nuestros salarios y los contratos indefinidos", dijo Markos Garbis, un profesor de escuela secundaria, cuyo sueldo ha pasado de 1.350 a unos 1.000 euros.Según este maestro, los recortes sociales y el despido de profesores, está "empeorando" las condiciones de la enseñanza al aumentar el número de estudiantes por aula, algo que se ve agravado en el barrio donde trabaja, Aspropirgos, distrito obrero castigado por el paro."Los padres de algunos de mis estudiantes trabajan en la Acería griega y llevan más de 70 días en huelga. Muchos están deprimidos y sienten que no hay futuro", afirmó.Otro manifestante, Tassos Selekos, ha visto su salario reducido a la mitad después de 25 años trabajando para el grupo farmacéutico Alapis, cuyo propietario, Lavrentis Lavrentiadis, está siendo investigado por malversación de fondos tras la quiebra el pasado año del Banco Protón, a través del cual descapitalizó parte del grupo empresarial. "El grupo Alapis ha sido el que más beneficios ha obtenido en todo el sector farmacéutico griego y, aún así, la mayoría de sus trabajadores han sido despedidos o se nos ha reducido el sueldo. Algunos trabajadores sólo son empleados un día por semana y se les pagan 150 euros al mes", denunció.Según fuentes del Gsee, el seguimiento de la huelga es de un 80 %. Además, la mayor parte de los grandes almacenes y grandes empresas de Atenas han permanecido cerradas.Dos de las tres líneas de metro de la capital no abrieron sus puertas, mientras que una tercera sólo lo hará al principio y al final de la jornada, del mismo modo que autobuses, trolebuses, tranvías y trenes suburbanos.Los puertos de tica (Pireo, Rafina y Lavrio) permanecen inactivos, pero el paro no afecta a los aeropuertos.También participan en la huelga los maestros y el personal sanitario, además de los abogados -que protestan por la liberalización de su profesión- y los periodistas, dos sectores que prolongarán la huelga durante 48 horas.Hasta el momento, las manifestaciones han transcurrido en calma, aunque, según informó la Dirección de Policía de Atenas, al término de las marchas unos desconocidos agredieron a un agente y le robaron el arma reglamentaria.Los principales sindicatos y asociaciones patronales están manteniendo reuniones esta semana para tratar sobre la reducción de los costes laborales no salariales, después de que criticase en diciembre un acuerdo alcanzado el pasado verano por los actores sociales para mantener el poder adquisitivo de los salarios en los próximos tres años y exigiese la reducción del salario mínimo.El gobierno griego ha accedido a mantener el salario mínimo, pero avisó a través de su portavoz, Pantelis Kapsis, de que si el pacto entre patronal y sindicatos no resulta convincente, el Ejecutivo llevará a cabo su propia reforma laboral.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad