Empresas de confecciones en Cali tejen nuevos negocios

Empresas de confecciones en Cali tejen nuevos negocios

Junio 23, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Por Francy Elena Chagüendo Azcárate | Reportera de El País
Empresas de confecciones en Cali tejen nuevos negocios

Colombia vendió entre enero y noviembre del 2012 US$358 millones en prendas y complementos de vestir tales como: trajes de baño, camisas, abrigos, conjuntos y sostenes.

La producción del sector creció 17 % en el inicio del año. Las plantas demandan personal especializado.

En la empresa Denim Factory están buscando unas 100 operarias, en Spataro Nápoli la producción se ha incrementado 20 % y Studio F avanza en un proceso de crecimiento en sus talleres. Todo esto está sucediendo en Cali. Y está pasando cuando una gran parte de la industria local y nacional anda de capa caída.Las cifras muestran que el sector de las confecciones de la ciudad viene creciendo. El Dane dice que la producción de las empresas dedicadas a esta actividad aumentó 17 % en los primeros tres meses del año y, lo mejor, también subió el numero de personas ocupadas por ellas (7,2 %).Las empresas del sector que no solo atienden el mercado nacional sino que se ocupan de cubrir la demanda local, confirman estos datos.“En nuestro caso el crecimiento se ha dado por la apertura de un nuevo mercado. Estamos llegando a Brasil, que es la séptima economía del mundo y el cierre de negocios con un par de clientes de esa región ha disparado la producción”, explica Juan Carlos Gómez, director comercial de Spataro Nápoli, una planta que ocupa a 600 personas de Cali que elaboran ropa para 21 países de la región y de Europa.Esta empresa ha visto la necesidad de incrementar su producción en 20 % y la capacidad de la planta está ocupada hasta final del año. En Denim Factory, una planta que ocupa a 400 personas se habla con emoción del incremento de la producción. “Estamos aterrados, desde que el presidente Santos adoptó la medida de imponer un arancel a las importaciones, la actividad se disparó porque le sale más barato a los comerciantes comprar acá”, dijo William Sánchez, jefe de producción de esta empresa que vende chaquetas, faldas, blusas, pantalones a Europa y otros destinos como México, pero también al mercado local. Dentro de los presupuestos de esta compañía está la vinculación que unas 100 operarias adicionales en el corto plazo. Siguen las buenas noticias“Recibí una llamada hace una hora (el jueves) de un Broker en Estados Unidos y tenemos muchas opciones de lograr un negocio en alianza con una empresa de Bogotá porque sería algo grande. Tenemos un dólar subiendo y la expectativa de negocios es muy buena”, cuenta Nelson Aristizábal, gerente de Aritex que también elabora prendas de vestir.Esta firma, que atiende los mercados local e internacional, está en proceso de reconversión. La percepción de mejores negocios los está llevando a cambiar maquinaria y adquirir tecnologías para responder al mercado. “Si continúa la medida de arancel a las importaciones de confecciones, creo que el segundo semestre será muy bueno. Para finales de año el sector podría necesitar unas 3000 personas, eso es mucho empleo”, dice.El despegueEl Gobierno Nacional emitió a comienzos del año el decreto 074 del 2013 que puso un arancel de 10 % a las confecciones y calzado más un pago de US$5 por kilo por un período de un año. Los confeccionistas aseguran que esta medida ha sido clave en el repunte del mercado nacional. “Lo que nosotros hemos planteado es que haya equidad para competir, no puede llegar una prenda al país a cifras irrisorias de un dólar cuando acá vale $40.000. Ahora lo que vemos es que se ha duplicado la capacidad de las empresas del Valle y que se está invirtiendo en tecnología”, afirma Natalie Gallego Arce, directora regional de la Cámara Colombiana de las Confecciones.Agrega que en el Valle el repunte del sector se ha visto más rápido que en otras regiones, porque hay un renacer de la manufactura, que antes se suplía con importaciones. Es así como, mientras la producción local ha mejorado, en el ámbito nacional todavía hay cifras negativas. Otra razón para el repunte local de las confecciones es el aumento de las exportaciones. Según el Dane, las ventas internacionales de confecciones crecieron 18,5 % en el primer trimestre del año (sumaron US$16 millones) y solo a Estados Unidos repuntaron 66 %, comparado con igual período del 2012.Supertex, por ejemplo, una firma exportadora “está volando”, asegura Eduardo Herrera, gerente de la compañía, esto a raíz de la seguridad en los negocios que generó el TLC con Estados Unidos, ya que muchos compradores de ese país dejaron de negociar en el Asia -donde aumentaron los costos- y están comprando en Colombia.“Hemos crecido en 300 personas en la planta de Cali y en el Eje Cafetero buscamos otras 150 operarias. Creo que el Valle tiene un motor interesante para el sector que es Studio F, que es un éxito local y en el extranjero y que el comerciante está mirando la confección nacional como una buena alternativa”, afirma.Una opción de empleoSegún la Cámara de Confecciones, en el Valle existen 4500 empresas de confecciones, entre grandes, medianas y pequeños talleres. Se estima que en lo corrido del año el personal ocupado por las empresas de la región aumentó en 920 puestos. “Un solo pedido de un gran almacén o una cadena de supermercado, que ahora están viendo cómo comprar en Colombia, impacta mucho el empleo”, dice Nelson Aristizábal, de Aritex. El crecimiento y las expectativas de mediano plazo son tan buenas, que en este momento hay escasez de operarias. “El Valle del Cauca llegó a tener 15 grandes plantas que ocupaban mucha gente, pero la revaluación y otros factores llevaron a que se perdieran esos empleos. Estas personas se ocuparon en otras cosas actividades y ahora es difícil traerlas de nuevo”, afirma Eduardo Herrera, empresario que creó su propia escuela formación para conseguir operarias y desarrolló alianzas con las fundaciones Carvajal y MAC para crear escuelas. En este momento en el Centro Municipal de Empleo de Cali hay 400 vacantes de operarias de fileteadora, collarín y máquina plana, las cuales no se han podido llenar. Los empresarios aseguran que si continúa el apoyo del Gobierno, los negocios no van a parar y la demanda por empleo será mayor.Los riesgos El decreto 074 que aumenta el arancel a las importaciones de confecciones y de calzado, por un periodo de un año, ha sido cuestionado por otros sectores como el comercio, que considera que la medida afectará a los colombianos por un alza en los precios y se perderán empleos.Además de los comerciantes colombianos o grandes importadores, Panamá notificó a la Organización Mundial del Comercio (OMC) que ha solicitado consultas con Colombia a causa de esa medida, porque considera que va en contravía de los acuerdos internacionales.La Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón pidió al Gobierno panameño no firmar el TLC con Colombia hasta que se elimine la medida.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad