Empieza la puja por el alza del salario mínimo del 2016

Octubre 13, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Empieza la puja por el alza del salario mínimo del 2016

La inflación del 2015 podría estar cerca al 6 %, lo que sube la base de la discusión. Se prevé una dura ‘batalla’ entre trabajadores y empresarios.

Faltan todavía dos meses para que se inicien las reuniones de la mesa de concertación del salario mínimo para el 2016, pero  desde ya se prevé que una dura ‘batalla’ entre trabajadores y empresarios por cuenta del alza de la inflación (aumento generalizado de los precios de alimentos y servicios), dato que a septiembre ascendía a  4,76 %.  

Se estima  que al finalizar el 2015 el alza en los precios estaría cerca del 6 % lo que sube la base de negociación del salario, pues para decidir el aumento se debe tener  en cuenta las variables de inflación causada, proyectada y la productividad.

 Según Iván Daniel Jaramillo, investigador del Observatorio Laboral de la Universidad del Rosario, la discusión sobre el salario podría arrancar del 5 % o 5,5 %, cifra estimada para la inflación del 2015. Eso significaría un alza de $32.000 o $35.000, respectivamente.

Sin embargo, considera que la discusión será bastante álgida este año por el alza de los precios, lo que radicalizará un poco más las posiciones en la mesa de concertación. “Los empresarios insistirán en que no se aumente tanto porque se afectaría el empleo, los trabajadores promoverán un mayor incremento y el Gobierno dice que le interesa que haya acuerdo, pero en realidad  creería que preferirán fijarlo por decreto”.

Para los trabajadores ninguna causa está perdida y confían en que haya un buen ambiente para la negociación, pese a la actual coyuntura económica.  Julio Roberto Gómez,  presidente de la Confederación General de Trabajadores, CGT, dijo que “llegaremos con  la disposición de un acuerdo, partiendo de lo positivo, porque  no es lo mismo una negociación con una inflación de 1,94 %, como fue hace unos años cuando  se logró un incremento de 4,5 %,  a una inflación que este año estaría entre  5 % o 6 %”.

 Agregó que siempre hay elementos o argumentos para tratar de buscar un incremento menor del salario de los trabajadores como que hay devaluación, precios bajos del petróleo, suben las tasas de interés, etc, pero considera la  inflación que vive el país ha generado  la pérdida  de la capacidad de compra de los trabajadores y este será otro punto clave que se debe ver reflejado en la discusión del salario mínimo del 2016.

Al respecto, Jhon James Mora, profesor del departamento de Economía de la Universidad Icesi, explicó que   este año el aumento de la inflación ya superó el alza del salario mínimo del 2015  que tuvo un alza del 4,5 % y, por lo tanto, se puede decir que el salario real a la fecha no ha tenido incremento. “En  años anteriores el crecimiento del salario por encima de la inflación se facilitó porque los precios estuvieron controlados, pero este año  ese incremento estará muy ajustado a la inflación y es probable que  no se llegue a un acuerdo y el Gobierno lo fije sin incluir productividad”, dijo. 

Directivos como  Andrés Sinisterra, gerente de la compañía Fogel, consideran que el monto del salario mínimo no es definitivo para que se puede generar empleo y más que eso es clave la mayor demanda del mercado.  

“Para nosotros un alza del 4 % o del 5 % en el salario mínimo no tiene gran diferencia o impacto, obviamente  no se puede dar un incremento exagerado, pero lo esencial para generar empleo es la demanda y que el Gobierno facilite los negocios eliminando muchas trabas”, asegura.

Por ejemplo, en esta compañía el costo de la mano de obra representa entre el 15 % y el 18 % del total de costos y según el directivo, se acaba de abrir un nuevo turno en la empresa debido al incremento de la demanda.

Para Edwin Salazar, director de la Cámara Colombiana de las Confecciones y Afines (CCCyA), la discusión sobre el salario debe darse con otros parámetros y donde prime la productividad.

“En nuestro caso somos un sector que está generando mucho empleo y nuestro mayor costo es el recurso humano, por eso  creemos que el debate debe darse por productividad y que la remuneración debe evolucionar hacia esa estrategia, el que más produzca gana mas”.

Destacó que el alza del  salario mínimo no puede ser superar a la inflación porque de lo contrario afectaría los  costos de las empresas, que además han sufrido por el alza del dólar.

Al respecto el académico Jhon James Mora dijo que  es sano volver a plantear la discusión de tener salarios diferenciados en la regiones basados en la productividad.

El año pasado el salario mínimo tuvo un alza de 4,5 % y se fijó en $644.000.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad