“El Valle necesita buena gerencia y fortalecer sus ingresos” directora del DAF

Mayo 20, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Francy E. Chagüendo A./El País
“El Valle necesita buena gerencia y fortalecer sus ingresos” directora del DAF

Ana Lucía Villa.

Ana Lucía Villa, directora de la DAF, del Ministerio de Hacienda, habla sobre los alcances de la Ley 550 para la región. El Gobierno acompañará el proceso.

No hay que tenerle miedo a la Ley 550 de 1999, a la que se acogió el Valle del Cauca esta semana, dijo Ana Lucía Villa, directora de Apoyo Fiscal del Ministerio de Hacienda, entidad que dio su aval a este proceso y que será la encargada de monitorear el cumplimiento de los acuerdos a que llegue la Gobernación con sus diferentes acreedores.Según la funcionaria, el Departamento tiene que establecer a cuánto ascienden sus deudas y buscar fuentes de ingresos reales para afrontar el pasivo no financiero, el pensional y el que se genera por las reclamaciones laborales en salud y educación que se hacen vía judicial.La funcionaria dijo que el Valle necesita una muy buena gerencia pública para sacar adelante al Departamento.¿Cómo ve el Ministerio de Hacienda, la situación financiera del Valle? Vemos una situación crítica, en tanto que se está llenando de embargos y estamos llegando a un punto en el que los ordenadores del gasto son los jueces de la República y no el Gobernador.Tradicionalmente, en el Valle, la gente se ha dedicado a ponerle cuidado a otras cosas y no a la real situación fiscal del Departamento, resolviendo aspectos puntuales y no atendiendo de manera estructural la problemática. ¿Esto se puede ver como una intervención para el Departamento?Los beneficios de la Ley 550 no son una intervención. Las actuaciones de la Gobernadora están definidas ya en el acta que suscribió con la DAF y se denomina “acta de determinación de actividades” en ella se define lo que la Gobernadora puede hacer y lo que no puede hacer mientras avanza la negociación del acuerdo. El Mandatario no se sustituye en la ordenación del gasto. Pero sí se somete a control y vigilancia de acuerdo con el acta. ¿Era necesario entrar en la Ley 550 de 1999?Las ventajas que le ofrece esta Ley a la entidad territorial es que protege su gasto corriente y da un tiempo para ordenar todos los pasivos del Departamento y aclarar cuánto debe la Gobernación, a quién le debe y por qué le debe, o sea poner en orden los pasivos. La Ley 550 de 1999 no es una ley de quiebras, es una herramienta que tienen las entidades territoriales para estructurar de manera adecuada todas las cuentas, para cancelar los gastos de funcionamiento y la inversión pública.¿Cuáles son los siguientes pasos que tiene que dar el Departamento?El Valle solicitó acogerse a la Ley aduciendo este tipo de problemas de embargos, de pasivos que hay que depurar y el problema pensional. El Ministerio Hacienda aceptó la promoción del acuerdo de pasivos y lo iniciamos, ya se expidió la resolución. Ahora hay que nombrar un promotor y un equipo que acompañará a la Gobernación y les ayudará a sacar adelante el saneamiento fiscal.¿Es cierto que además de los problemas por embargos y demandas, la Gobernación incumplió los planes de desempeño en salud y educación firmados con el Ministerio de Hacienda?Sí. El Gobierno hace un monitoreo a los gastos del Sistema General de Participaciones y a través del Decreto 028 del 2008 establece qué tipo de medidas se deben tomar en los sectores de salud, educación y agua potable cuando estos servicios están en riesgo, por ejemplo, que no se paga a tiempo, no se reporta la información, hay déficit o no hay indicadores. En esos casos se suscribe con la entidad territorial, dependiendo de la gravedad, un convenio de desempeño, mediante el que se acuerdan unas medidas que pueden ser preventivas o correctivas. En el caso del Putumayo y el Chocó, el Gobierno asumió la competencia y les quitó la facultad de ordenar el gasto a esos departamentos.El Valle del Cauca estaba muy próximo a que se implementara una medida correctiva como esa en los sectores de salud y educación. Ahora vamos a hacer una modificación del convenio, a hacer unos ajustes, dado que la entidad se acoge a Ley 550 de 1999, mediante ese ejercicio de saneamiento fiscal y financiero, puede sanear también los problemas de salud y educación.¿Qué otras amenazas tiene el Valle, en dónde debe enfocarse para recuperar sus finanzas?El Departamento tiene que enfocarse fundamentalmente en tres temas: uno es poner en orden los pasivos. Si yo logro resolver este punto, empiezo a garantizar la sostenibilidad de largo plazo. El segundo, es hacer un fortalecimiento institucional para el mejoramiento de sus ingresos, y el tercer tema, es tener buenos gobernantes, una muy buena gerencia pública.La deuda financiera del Valle no es tan alta ($160.000 millones a la fecha), frente a los $500.000 millones de hace unos años, ¿ pero sigue preocupando?El problema del Valle no es la deuda financiera, es precisamente la no financiera, por eso cobra importancia la Ley 550, para subsanar pasivos que no son de la banca, cuyos compromisos vienen siendo atendidos. Supongo que ahora seguirán en las condiciones en que hoy se encuentra. Lo que tenemos que buscar son fuentes de ingresos para el pasivo no financiero, el pensional y el que se genera por las reclamaciones laborales en salud y educación que se hacen vía judicial.¿El pasivo pensional que según Hacienda es de $10 billones, es otra amenaza?No, porque este cálculo es futuro, no es un problema presente. Lo que el Departamento tendría que hacer es seguir ahorrando por un tiempo adicional con los ingresos que le dicta la ley 549 para fondear ese pasivo. Pero yo espero que el cálculo actuarial sea menor. ¿El Valle podría seguir bajando de categoría, qué impacto tiene eso?No hay que dar tanta importancia al tema de la categoría, esto determina es cuanta plata del ingreso corriente de libre destinación se puede gastar en funcionamiento. Entre más baja la categoría, más puedo gastar en funcionamiento. Lo que pasa es cuando se está en categoría Primera, como hoy está el Valle, los diputados me valen más y la Contraloría me vale más. Luego entre más alta es la categoría, más fuerte es el ajuste.¿Y eso no tiene impacto en los ingresos que se reciben?No tiene nada que ver, porque el Sistema General de Participaciones se asigna, en el caso de educación por niños matriculados y lo que importa es cuántos están estudiando y en salud, cuántos tienen asegurados. Para la asignación de recursos tiene mucho más beneficios entidades territoriales pobres, que las que están en categoría Primera o Especial, porque se suponen que esas generan sus propios recursos. La categoría es importante es por los sueldos y por las transferencias a la Asamblea y a la Contraloría. Por eso se pelea tanto la categoría Especial, porque los salarios son más altos.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad