“El Valle busca triplicar llegada de turistas”: secretario de Turismo del Departamento

Agosto 29, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“El Valle busca triplicar llegada de turistas”:  secretario de Turismo del Departamento

El Secretario de Turismo del Valle, Julián Franco.

Julián Franco, secretario de Turismo departamental, dice que con nuevas estrategias la meta es de 400.000 visitantes por año hacia el 2018.

El Valle del Cauca tiene una singular oferta de sitios turísticos y una riqueza cultural y ambiental inigualable, pero a veces desaprovechada para atraer, sobre todo a visitantes extranjeros. Lea también: Turismo jalonó la ocupación hotelera en Cali y el Valle del Cauca

Con ese objetivo, la Gobernación diseñó una estrategia para impulsar las zonas de más alto potencial, pero fortaleciendo y capacitando a todos los actores de la cadena turística.

Para tal efecto, se creó el buró, una oficina especializada que se encargará de la tarea de promocionar más al Valle para pasar de 200.000 turistas a unos 600.000 al año de aquí al 2020, dice el Secretario de Turismo, Julián Franco.

El Valle del Cauca es una región con muchos sitios turísticos, algunos de ellos desaprovechados. ¿Cuál es la nueva estrategia del Gobierno Departamental para impulsar ese turismo receptivo?

No es una sino varias estrategias enfocadas en ese sentido. La primera busca un fortalecimiento institucional para articular a los actores de la cadena productiva del turismo como hoteles, agencias de viajes, restaurantes, operadores de eventos, gobiernos, municipios, etc.

 La segunda es la asistencia técnica a esos actores para fortalecerlos, pues hay buenos insumos y atractivos para la formalización y lograr certificaciones de calidad.

El tercer componente estratégico es la promoción. Tenemos en mente trabajar una campaña en ese sentido y para ello creamos el buró que es una oficina especializada que se encargará de esa tarea. 

La idea es lanzar luego un aplicativo móvil para promocionar la región y la asistencia a ferias internacionales y nacionales.

¿Qué va a pasar con la infraestructura turística, clave para promocionar al Valle?

Esa es la cuarta estrategia y consiste en ampliar la señalización turística, los puntos de información y el mejoramiento de los atractivos y la infraestructura que será utilizada por los visitantes.

Para ello habrá que hacer algunas inversiones de este tipo, las cuales están incluidas en un Plan de Desarrollo sin precedentes, pero cuyo monto no puedo divulgar por ahora.

¿Cuáles son esas zonas a fomentar turísticamente?

Son cinco. En la zona norte tenemos el paisaje cultural cafetero como gran ancla para atraer el turismo al departamento, incluyendo una conexión con Caldas, Risaralda, Quindío y el norte del Valle. 

También enfocaremos planes hacia la zona Brut donde está La Unión  con todo el tema frutícola y el Parque Temático de la Uva. 

En la zona central está la Basílica de Buga, El Cerrito con la Hacienda El Paraíso y Ginebra con su oferta gastronómica. En ese mismo sentido la idea es fortalecer los deportes náuticos en Calima Darién y en el sur contamos con corredores verdes en Pradera, Candelaria y Florida, más el Centro de Eventos del Pacífico para seguir impulsando grandes eventos de negocios.

Por supuesto tenemos a Cali como ciudad capital y al Pacífico con sitios como Zabaletas y las riquezas culturales y gastronómicas de esa región.

 Con base en toda esa oferta de lugares, ¿cuál es la meta en materia de turistas?

La apuesta del Gobierno es llegar a seis millones de turistas en el 2018. Nosotros queremos pasar en el Valle de 200.000 turistas extranjeros a 400.000 en los próximos dos años. Y esperamos en cuatro años poder triplicar esa cifra con las estrategias que estamos planteando. 

Pero, ¿cómo reactivar ese tren turístico que está abandonado hace varios años, y que podría ser fundamental en estas estrategias?

El tren turístico forma parte de una corporación que se llama ‘Tren turístico Café y  Azúcar’, que tiene como socios a las gobernaciones de Valle y Quindío, a Infivalle  y la zona Franca del Quindío.

La corporación está inactiva y nosotros lo que hemos buscamos es  reactivarla, nombrar una junta directiva, un director, es decir, recomponer su figura administrativa.  

Hay unas demandas laborales en contra de la corporación por $400 millones, y estamos evaluando cómo cubrirlas.

 Una vez reactivada la entidad, ¿cuánto costaría poner a rodar el tren?

Eso es lo que estamos evaluando en materia de costos para reactivarlo. Tenemos el inconveniente de que los cálculos se han hecho solo sobre el suministro de los insumos para que vuelva a rodar, lo cual implica mano de obra y unos repuestos para reparar las locomotoras y vagones debido a su largo estado de descuido. Muchas cosas se han perdido y otras están oxidadas. 

Pero con la situación de la vía férrea estamos a la expectativa sobre lo qué pasará con la misma, ya que antes el tren pagaba unos derechos de uso a la concesión de aquel entonces.

El tren turístico no puede operar mientras no se resuelvan los asuntos atinentes a   la concesión de la vía que tenía el  Ferrocarril del Pacífico.

 ¿Los vallecaucanos cuándo podrían contar otra vez con ese tren, pues todo se ha quedado en promesas?

El proyecto del tren quedó en el Plan de Desarrollo 2015-2018 y tiene una asignación presupuestal. 

Pero sin que se solucione el problema de la vía férrea es imposible reactivar el tren turístico, y para ello habría que destinar unos $1500 millones, y ha sido difícil encontrar personas que nos apoyen en ese esfuerzo.

Hay una empresa que ha tenido interés (que manejó el tren de la Sabana), y nos han contactado no con una propuesta formal. Ellos dicen tener un contrato firmado con la anterior administración en diciembre del 2015 en unas condiciones que no las estamos considerando tan lógicas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad