El TLC, una apuesta de oportunidades

Abril 10, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co
El TLC, una apuesta  de oportunidades

El Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos y Colombia.

Colombia vuelve a soñar con más negocios en EE.UU. tras el acuerdo Santos-Obama. Exportaciones a ese mercado llegarían a US$20.000 millones en los próximos años.

Aunque para Colombia ha sido esquiva en los últimos cinco años la aprobación del Tratado de Libre Comercio, TLC, con los Estados Unidos, el segundo aire que se le dio el jueves pasado, luego del encuentro Santos-Obama, puso otra vez a soñar al Gobierno y a los empresarios con grandes negocios en ese país.El compromiso es lograr que el tratado se apruebe definitivamente entre septiembre y noviembre y encienda motores a finales del 2012. Hoy, Colombia vende en ese mercado de 308 millones de consumidores, alrededor de 7.000 productos y por los cuales los consumidores estadounidenses pagaron US$16.917 millones en el 2010. La mayoría de esos artículos suelen ingresar con base en el Acuerdo de Preferencias Arancelarias Andinas, Atpdea, que está sin renovarse. Es decir, que no pagan impuestos o aranceles al llegar a suelo estadounidense. Sin embargo, en este momento sí pagan aranceles porque ese acuerdo expiró y no ha sido renovado. Con el TLC, esas exportaciones aumentarían en US$3.000 millones, lo que significaría el aporte de un punto porcentual al crecimiento del Producto Interno Bruto, PIB, estima Javier Diaz, presidente de la Asociación Nacional de Comercio Exterior, Analdex.De acuerdo con esas cuentas, Colombia recibiría US$20.000 millones anuales en divisas procedentes de la tierra del Tío Sam.Confecciones, petróleo crudo, café, flores, vegetales, azúcares y confitería, frutas, cueros, café y textiles, dominan gran parte de la oferta nacional.Por su parte, Estados Unidos pasaría a venderle a Colombia US$1.100 millones adicionales por año, y facturarnos US$13.000 millones. Maquinarias, equipos de tecnología, insumos, automóviles, ropa, trigo, y diversas materias primas, figuran entre las importaciones ‘Made in USA’.>El Valle del Cauca no es ajeno a esas expectativas. En el 2010 vendió en el mercado americano US$361 millones, de ellos US$184 millones en oro y artículos de joyería, azúcar, confitería y galletería por US$76 millones y US$34 millones en prendas de vestir. Con el TLC esas exportaciones estarían en capacidad de duplicarse.Y en azúcar —producto bandera de la región— podría exportar un cupo acordado de 50.000 toneladas-año.“Es un filón que se debe aprovechar. Debemos convertirnos en los mayores proveedores y afianzar la cultura del consumo”, recalca Julio Escobar, jefe de estudios económicos del Banco de la República en Cali.A crecer los negociosSin duda, Estados Unidos es la mejor apuesta de negocios. Es la Nación de mayor consumo en el planeta con un ingreso per cápita de US$35.000.Con el TLC, se obtendría un 40,5% más de comercio, mientras que sin el acuerdo y sin las preferencias arancelarias que rigen desde 1991, la caída del comercio bilateral alcanzaría el 57,6%, según cálculos oficiales.“De ahí la importancia que tiene para nosotros este TLC que, según estudios realizados durante la negociación, permitiría crear 380.000 empleos”, recalcó el ministro de Comercio, Sergio Diaz Granados.La baraja de oportunidades también será para los productores del campo. En el futuro la oferta colombiana, según Rafael Mejía, presidente de la Sociedad de Agricultores, SAC, “consolidará las preferencias arancelarias (o Atpdea) para flores, café, frutas y hortalizas”. Y se mejorará el acceso de tabaco, cárnicos, cereales, oleaginosas, algodón, aceite de palma, cacao, panela y biocombustibles”.“Es un mercado con el cual se entrará a competir, aunque habrá que recalcular las futuras ventas, ya que Colombia ha perdido espacio al ser sustituida por las importaciones estadounidenses desde Argentina, Bolivia y otros países, debido al atraso en la aprobación del Tratado”, subrayó.Aún así, se abren mejores oportunidades de exportación, a la vez que Colombia logró esquemas de protección paras productos sensibles como el arroz y el pollo con desgravaciones arancelarias graduales. Pero si por el lado agrícola, las oportunidades pueden ser amplias en la industria el panorama es igualmente alentador.Colombia obtendrá acceso inmediato a la totalidad de su oferta industrial (99,9%); mientras que otorga a Estados Unidos acceso al 81,8% de sus productos, de los cuales el 92,5% corresponde a materias primas y bienes de capital (maquinarias y equipos) no producidos en el país.Las pequeñas y medianas industrias nacionales, pymes, podrán participar en las compras públicas en Estados Unidos. Esas licitaciones gubenamentales valen US$300.000 millones al año. El TLC acordó contratos hasta por US$250.000 para cada pyme.En cuanto a la entrada a Colombia de bienes usados, que tanta polémica generó, Colombia logró que se mantuviera el régimen de licencia previa, que viene aplicando para el control de este tipo de productos desde 1995.En servicios financieros se ampliará la competencia mediante el establecimiento de bancos y compañías de seguros, con capital incorporado en el país. Adicionalmente, en el sector de seguros se permitirá el comercio transfronterizo, con excepción de los seguros obligatorios y los relacionados con la seguridad social.En el campo de la propiedad intelectual vinculada con medicamentos (patentes y datos de prueba), Colombia mantuvo la protección farmacéutica, sin crear obstáculos para el acceso de medicinas genéricas y no genéricas.Como están las cosas, el TLC podría ser la mejor herramienta para impulsar la economía hacia crecimientos del 6% y 7%. Pero todo dependerá de la voluntad política de EE.UU.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad