“El TLC con Corea del Sur es mucho más que carros”, embajador en Corea

“El TLC con Corea del Sur es mucho más que carros”, embajador en Corea

Julio 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“El TLC con Corea del Sur  es mucho  más que carros”, embajador en Corea

Jaime Alberto Cabal Sanclemente, embajador de Colombia en Corea

Jaime Alberto Cabal, embajador de Colombia en ese país asiático, señala que el acuerdo brinda oportunidades para la agroindustria y los hidrocarburos.

Los coreanos también son personas amables, pero tal vez la principal particularidad que tienen es que les gusta el desarrollo y el bienestar. En pocas palabras son muy competitivos”.“En el campo académico estudian desde temprano en la mañana hasta las 10 de la noche”, afirma Jaime Alberto Cabal Sanclemente, actual embajador de Colombia en esa nación.El vallecaucano, quien recientemente completó dos meses en el cargo, piensa que el tratado de libre comercio que Colombia está negociando con Corea del Sur podrá estar listo a finales de este año. Pero desde ya les aclaró a los empresarios del sector automotor colombiano que el acuerdo va mucho más allá del tema de los carros. Incluso, dijo que “la industria nacional no se va a quebrar como algunos lo piensan”.Le contó a El País que la clave está en saber negociar y en aprovechar los beneficios que ofrece ese país en sectores tan importantes como el agro, la industria y los hidrocarburos.¿Usted cree, como dicen algunas personas, que el TLC acabará con la industria automotriz colombiana?Creo que la disputa de intereses entre ensambladores nacionales e importadores ha desviado la objetividad del beneficio del TLC.El acuerdo será mucho más que carros. Será un beneficio colectivo que le permitirá a Colombia abrir grandes puertas en los sectores agrícola e industrial, así como en minería, infraestructura e hidrocarburos. Esta es la oportunidad para esos sectores. En concreto le hablo de cárnicos, lácteos, frutas, café y flores.¿Pero se quebrará nuestra industria automotriz?No, Colombia buscará una negociación de equilibrio. No habrá una desgravación inmediata, pero tampoco tan a largo plazo. La verdad es que no creo que se vaya a quebrar la industria colombiana.Sin embargo, los empresarios nacionales deben ser mucho más competitivos.¿Se ha dicho que al país podrán ingresar carros hasta con un 20% menos de su costo, eso es cierto?La desgravación es la clave en términos de tiempo, el sector automotor colombiano pide que sea a quince años, pero Corea dice que a cinco años. Seguramente, nuestro país defenderá un término medio, que sea a la mitad.En los dos primeros años las desgravación podrá ser poca, pero ocho años después será mucho más amplia.¿Puede citar un ejemplo concreto con un vehículo? En Corea, un automóvil con toda la tecnología de punta incorporada puede estar hoy en US$35.000. Cuando llegue a Colombia podrá costar un 5% más por efecto de los fletes siempre y cuando los aranceles estén en ese mismo nivel, pero quizás pueda llegar a bajar hasta un 30% en el mediano plazo.¿En qué va la negociación?Se han realizado cuatro rondas de un total de siete. La quinta se hará este mes o a principios de agosto. El presidente Santos irá en septiembre para tratar de agilizar algunos acuerdos políticos y acelerarlo.¿Alcanzará a estar listo este año?Yo creo que sí. La visita del presidente Santos ayudará a lograrlo. Y los congresos lo ratificarán en el siguiente año.Pero me parece que Colombia tiene que aprovechar más su inserción en el Asia a través de la Apec y la Ocde para impulsar otros frentes de negocios, como por ejemplo en ciencia, tecnología, educación , seguridad y defensa.¿Usted dijo al principio que el TLC puede abrir puertas en el agro, en qué sectores?Lo que se busca con la negociación es que Corea del Sur flexibilice los aranceles y tengan mejor acceso de entrada los productos agrícolas, porque el sector nuestro es más competitivo y puede competir con otros países que hoy abastecen a Corea.Adicionalmente hay un beneficio enorme y es la inversión. Hoy, los coreanos miran con lupa a América latina. Ya tienen inversiones en Brasil, México, Chile y recientemente Perú. Colombia está rezagada, pero con el TLC Corea tiene expectativas en infraestructura, hidrocarburos, minería e industria.No es que se vayan a reducir en colombia los puestos de trabajo de un sector industrial, es que también se van a abrir puestos de trabajo de muchos sectores industriales que quieren montar sus plantas ensambladoras pensando en el mercado latinoamericano y pensando en la triangulación con Estados Unidos. No nos olvidemos que se va a formar un triángulo comercial, pues está el TLC entre Estados Unidos y Colombia, Estados Unidos y Corea y Corea con Colombia. Esto permitirá que los coreanos monten sus plantas productoras para los mercados latino y gringo.¿Hay avances en esa triangulación?En el sector automotor hay interés del ensamblaje de una planta de buses, lo mismo en el subsector de electrodomésticos. También existen algunos acuerdos con empresarios antioqueños, especialmente con compañías pequeñas en sectores de tecnología para la educación y el bilingüismo.Colombia también puede exportar partes y piezas para el ensamblaje.¿Como cuáles?Por ejemplo, algunas partes para bicicletas. En Corea las partes son producidas en otros países, como Japón y China, pero no son los únicos proveedores.Colombia puede ser un participante importante en esa cadena productiva. Hay Pymes que pueden exportar partes para bicicletas, pero es necesario conformar sociedades para tener una posición más competitiva.El TLC tiene un capítulo de cooperación industrial. Corea quiere destinar un rubro de transferencia de tecnología y de cooperación para que las Pymes puedan exportar y mejorar su competitividad.La idea es que haya transferencia de tecnología coreana, fruto del acuerdo.¿Transferencia de tecnología en qué, por ejemplo?En la industria del turismo de salud, por ejemplo. Está dentro de uno de los sectores productivos. Corea es un excelente productor de equipos médicos y de instrumentos para medicina que se pueden utilizar en el turismo de salud. Eso incluye los SPA. Los coreanos pueden aportar mucho en estas áreas para que la industria se vuelva mas competitiva.¿En alimentos qué opciones hay? Corea es muy proteccionista del sector agro, pero si Colombia logra una buena negociación podrá ser mucho más competitivo que otros países.En frutas hay oportunidades. Un mango en Corea cuesta $18.000. Entonces hay posibilidades de competir, porque los abastecedores de ese producto, que son del mercado asiático, no tienen la capacidad de producción para cubrir todo el mercado interno. En Colombia sí hay capacidad.Por más aliados comercialesEl ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados, inició una gira internacional para ratificar el interés del país en ampliar el comercio mundial.Por un lado, llegó a Corea del Sur, donde se reunió con su homólogo, Kim Jong Hoon, a quien le ratificó la intención de Colombia de avanzar en las negociaciones del TLC con ese país y obtener una mayor participación en los comités y grupos de trabajo del Foro de Cooperación Económica Asia Pacífico, Apec. Por otra parte, informó que ayer se inició la segunda ronda de negociaciones para un TLC entre Colombia y Turquía, encuentro que se desarrolla en Ankara. Durante la reunión se espera avanzar en la discusión de los capítulos de acceso a mercados, reglas de origen, procedimientos aduaneros, normas sanitarias y fitosanitarias, normalización técnica, propiedad intelectual, entrada temporal de personas de negocios, solución de diferencias y cooperación.El intercambio comercial entre Corea y Colombia en el 2010, fue de US$1.313 millones. Además los coreanos han invertido en el país US$43,3 millones en los últimos ocho años.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad