“El nuevo programa AIS se promulgará en quince días”

Marzo 20, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra

El ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, afirma que el Incoder será reestructurado en el marco del plan de restitución de tierras.

Por estos días el Gobierno adelanta la restitución de fincas y parcelas a campesinos que les fueron despojadas por parte de organizaciones criminales. Como también, un ‘revolcón’ al controvertido programa Agro Ingreso Seguro, AIS, cuyo escándalo cobijó a reconocidos personajes y funcionarios del Ministerio de Agricultura.Según el actual titular de esa cartera, Juan Camilo Restrepo Salazar, la tarea es compleja, incluyendo la reestructuración del polémico Instituto de Desarrollo Rural, Incoder, un ente que fue infiltrado por grupos paramilitares.El Gobierno anunció una devolución de tierras al por mayor a desplazados y víctimas de la violencia. ¿Pero cómo destrabar los conflictos jurídicos y la acción de testaferros para que eso sea realidad?No es una tarea fácil. Hay un entramado de intereses creados, de testaferros y operaciones jurídicas oscuras. Pero más allá de eso está la voluntad inquebrantable del Gobierno de seguir adelante con esta política. Ya tenemos muy avanzada la ley de restitución de tierras en el Congreso que fue aprobada en la Cámara, y esperamos que ahora lo sea en el Senado. Esto le va a dar al Estado unos instrumentos jurídicos muy modernos para avanzar con paso firme en esta que es una deuda social con cerca de 450.000 familias a las cuales los violentos las despojaron de sus parcelas a sangre y fuego.La meta anual que tenemos es la de entregar 500.000 hectáreas entre tierras restituidas y tituladas o formalizadas, hasta completar dos millones en el cuatrienio. En este primer año van 270.000 hectáreas con lo cual estamos cumpliendo con el llamado plan de choque, que es de emergencia, y que se puso en marcha aún antes de que la ley sea aprobada en el Congreso de la República.¿Cómo garantizar el retorno de esas familias a sus fincas bajo el acecho de bandas criminales y amenazas?Se va a seguir reforzando de manera integral un programa de seguridad a favor de esas personas. Para ello se creó el Comité de Coordinación de Inteligencia por la Seguridad de la Población Campesina y Afrodescendiente. Sus tareas serán antes, durante y después de la entrega de tierras a fin de que estos esfuerzos no desfallezcan frente a la acción de unos cuantos violentos que se apoderaron de esas tierras y que ahora quieren conservarlas también a sangre y fuego. La decisión firme del Estado es no echar pie atrás con esta política.¿Qué se hará con aquellos campesinos que no quieren regresar a sus antiguas tierras por físico miedo?Además de la seguridad que he mencionado, el deber del Estado es restituir el patrimonio que les fue usurpado a esas personas. Hay un programa de acompañamiento que lo maneja Acción Social de la Presidencia de la República para quienes quieran regresar. Ellos se beneficiarán de un programa de desarrollo y asistencia rural. Pero si aún así el campesino no quiere retornar a su finca, tampoco se le va a forzar, por lo que simplemente se le restituirá su patrimonio y el lo manejará como a bien tenga. ¿Si hay dinero suficiente para pagar esos patrimonios?Se van a reforzar los programas de desarrollo rural para que acompañen las restituciones de tierras. Como el país no venía adelantando esa labor, tampoco había unos planes en ese sentido. Pero en los próximos años tendremos unas sumas adicionales del orden de $500.000 millones para sólo desarrollo rural complementario a los actuales procesos de restitución de tierras. Es decir, que esas personas no solo regresen a sus parcelas o fincas peladas, sino que reciban el acompañamiento de proyectos productivos.El Incoder ha sido una de las entidades más cuestionadas por la corrupción en la entrega de tierras. ¿Dentro del revolcón estatal, el Incoder tiene o no, sus horas contadas?El Instituto Colombiano de Desarrollo Rural (Incoder) no va a desaparecer, se va a fortalecer. Se le va a hacer una reingeniería a fondo. De hecho, ya se está haciendo. El Incoder es la entidad que debe volver a ser el brazo del desarrrollo rural, función que viene cumpliendo de manera deficiente en los últimos años, si es que lo venía cumpliendo. Por eso se va a reestructurar, y además de ello se le está haciendo una profilaxis ética y moral profunda. Esta fue una entidad que llegó a estar cooptada por intereses paramilitares, ya que en vez de impulsar planes de desarrollo rural, hizo una contrarreforma agraria en contra de los intereses campesinos del país.¿Qué pasa con las investigaciones a los funcionarios involucrados en esas conductas reprochables?Van muy bien. El Incoder hizo la revocatoria directa de adjudicaciones espúreas que hicieron administraciones pasadas en las tierras de ‘Jorge 40’ en el sur del Magdalena. Allí despojaron de tierras a campesinos y se las entregaron a ‘calanchines’ de ‘Jorge 40’. Ese es el tipo de decisiones que estamos echando para atrás. ¿Pero cómo enfrentar esas adjudicaciones ilegales que fueron registradas en algunas notarías?Todo lo que tiene que ver con el sistema registral y notarial es pieza clave para establecer la verdad verdadera en estos casos para hacer los procesos de restitución de tierras a los campesinos. De manera, que la coordinación entre el Ministerio de Agricultura, Incoder y la Superintendencia de Notariado y Registro, será clave en este proceso. Tras los escándalos ya conocidos, el desprestigio del programa Agro Ingreso Seguro, AIS, es evidente. ¿Se rectificará, liquidará o relanzará ese polémico programa de subsidios?El nuevo AIS se va a promulgar dentro de quince días. Se le va cambiar el nombre. Pero si se le cambiara sólo el nombre no tendría ningún interés. Se le cambiará su filosofía para que esos recursos vayan de manera prioritaria a apoyar la pequeña y mediana agricultura que es la que más necesita, y para la cual se creó ese programa.¿Esa nueva filosofía del AIS si es suficiente para ’blindar’ esos recursos frente a eventuales malos manejos?Claro. Hay blindajes en materia de auditoría y de controles, y de mejor supervisión. Repito, todo ello orientado hacia la pequeña y mediana agricultura asociada. Se van a destinar $550.000 millones al nuevo AIS para el presente año.Se asegura que el invierno que viene sería peor que el sucedido en 2010. ¿Qué tan preparados estamos, y si Colombia aprendió la lección que nos dejó el desastre del año pasado?El riesgo se está presentando de que se empate el invierno del año pasado con el actual. Ya se empiezan a observar ríos que han vuelto a subir en sus niveles. Las lecciones que sacó el país deben ser muy grandes, porque este no es un problema de exceso de lluvias, sino de descuido ambiental. Gran parte de las inundaciones fueron por descuidos ambientales, deforestación de cuencas y humedales mal manejados. Esa es la gran lección que dejó el último invierno.¿Qué tan suficientes son las medidas para evitar otra emergencia?Se han tomado medidas para reconducir —como se hizo con base en la Emergencia Económica— la labor de las corporaciones autónomas regionales. Ahora el Gobierno está haciendo un esfuerzo inmenso para atender a los damnificados y la reconstrucción física de muchas de las infraestructuras que fueron averiadas. Cerca de seis billones de pesos se han previsto para esos programas, de los cuales uno de los más importantes es el alivio financiero a los agricultores y ganaderos afectados. Este es un asunto, no solo del Gobierno, sino de las administraciones territoriales (alcaldías y gobernaciones), como también de los gremios sel sector agropecuario.¿Qué tanta fue la desidia de esas corporaciones autónomas para prevenir las inundaciones?El Gobierno en los decretos de emergencia económica reestructuró todo el funcionamiento y la gobernabilidad de las corporaciones autónomas regionales, algunas de las cuales estaban muy politizadas, o están aún. Y otras que no dirigieron esfuerzos de inversión hacia los programas preventivos más apremiantes. Es decir, descuidaron el mantenimiento de Distritos de Riego, jarillones y de sistemas de drenaje. Otras descuidaron sus funciones en materia de reforestación protectora. Por eso en los decretos se les ordenó que no deben invertir menos del 10% de sus ingresos totales en programas de reforestación y planes preventivos en cuencas altas de los ríos y en las cabeceras de las quebradas.¿A pesar de esa reestructuración se investigarán a fondo a los culpables?Claro. Toda entidad pública es sujeta de investigación y de control por parte las autoridades. Las contralorías ya han anunciado que están adelantando investigaciones sobre el funcionamiento bueno o malo de las CAR. Los precios de los alimentos han vuelto a jalonar la inflación. ¿Con el nuevo invierno, qué tantos controles y medidas se han previsto para atacar a los especuladores?Hemos visto que hasta el momento los precios de los alimentos han subido un poco por encima de los demás componentes de la inflación. Pero no se puede hablar de una disparada o una salida total de control. El Banco de la República consideró que a pesar de las alzas en algunos alimentos- no se van a dejar de cumplir las metas en materia de inflación. Pero si llegare a presentarse la escasez de algún alimento fundamental en la mesa de los colombianos, se importará.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad