“El mundo quiere invertir en Colombia”, presidente de Cencosud

“El mundo quiere invertir en Colombia”, presidente de Cencosud

Octubre 21, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Henry Delgado H. y Alfredo García S.
“El mundo quiere invertir en Colombia”, presidente de Cencosud

Horst Paulmann, presidente de la chilena Cencosud que compró a Carrefour.

Horst Paulmann, presidente de la chilena Cencosud que compró a Carrefour, dice que nuestro país será potencia latinoamericana en 5 años.

Tras la compra de los 72 hipermercados y 16 tiendas de Carrefour Colombia, la poderosa firma chilena Cencosud se convertirá en la segunda cadena comercial más importante del país. Y detrás de esa estratégica transacción que alcanzó los US$2.600 millones -uno de los negocios más importantes del año- está Horst Paulmann, fundador y presidente de ese grupo empresarial.Nacido en Alemania hace 77 años, es un hombre curtido hace más de 4 décadas en los negocios del llamado retail o comercio minorista. Junto a su hermano Jürgen inauguró en 1960 en la ciudad de Temuco, Chile, su autoservicio ‘Las Brisas’, que años después se transformó en cadena.A pesar de las prevenciones de la época, Horst le apostó a las grandes superficies y abrió en 1976 su primer hipermercado Jumbo en Santiago. Luego se expandió a Buenos Aires y en 1982, tras la gran acogida de este formato, puso en servicio ‘Jumbo Centro Comercial’, en la capital argentina. En 1988 inauguró el centro comercial más grande de Argentina: Unicenter Shopping. Desde entonces, Paulmann -quien es un aficionado a la natación y los veleros- no ha parado en crecer sus negocios a través de su grupo empresarial Cencosud.Aunque las revistas especializadas lo ubican en el puesto 98 como uno de los hombres más ricos del planeta, ya que su fortuna personal es de unos US$9.300 millones, afirma que no le llama la atención ese calificativo. “Mi único deseo es trabajar”, asegura. Lamenta no conocer a Cali, pero afirma que será la primera ciudad en visitar en los próximos días dentro del traspaso de los negocios de Carrefour a esa multinacional chilena.¿Por qué se escogió a Colombia para el aterrizaje de Cencosud?Vinimos hace cinco años a Colombia (en el 2007) y queríamos hacer inversiones, sobre todo con el ánimo de comprar Almacenes Éxito, pero lamentablemente no se pudo en ese tiempo. Queríamos hacer algo grande en Colombia. En esta nueva etapa vamos a hacer todo lo posible por fortalecer acá nuestros negocios. Hemos tenido en Cencosud unas buenas relaciones con el ex presidente Uribe y ahora con el presidente Santos. A ellos les hemos dicho que aquí estamos cumpliendo con su llamado para realizar inversiones. Y así se lo dije al presidente Santos en respuesta a una carta suya días atrás.¿Tras fracasar la compra de la cadena Éxito frente al grupo Casino de Francia, se pensó en no llegar a Colombia?Hoy Colombia es uno de los países donde todo el mundo quiere invertir. Cuando llegamos hace cinco años -con las tiendas Easy- teníamos ese propósito. Colombia va muy bien y va a tener un futuro extraordinario en materia económica. Aunque estamos en Brasil, Chile, Perú y Argentina, nos faltaba Colombia para expandir negocios, sobre todo con nuestros hipermercados Jumbo. Esta inversión que hicimos es muy importante, pues se trata de la mayor que hace una empresa chilena en el exterior. En Colombia podemos crecer muchísimo. ¿Cómo fue ese proceso de ganarle al gigante Walt-mart para quedarse con las 100 tiendas de Carrefour?Ese fue un proceso positivo. Lo único que puedo decir es que estoy contento porque ya estamos acá. Con Carrefour vamos a trabajar juntos para lograr un buen traspaso. Conocemos y respetamos a Carrefour desde hace muchos años en Chile, donde ha tenido una operación extraordinaria. Con su nuevo chairman (presidente) en Francia hemos tenido gran sinergia y les deseo mucha suerte en sus futuras operaciones. Yo soy ‘almacenero’ por naturaleza. ¿Cuántos empleos se prevé crear, o se conservarán los que tenía Carrefour?Como parte de nuestro compromiso vamos a conservar los 11.000 colombianos que laboran para las tiendas de Carrefour para que tengan la misma pasión como la nuestra, y sobre todo por su corazón de ‘almaceneros’. Es una experiencia que no se puede desaprovechar. Lo importante es que haya fuentes de trabajo, pues así los países van para arriba en su desarrollo. Por eso me encanta Colombia, ya que es una economía de mercados completamente abierta. Es una oportunidad única el estar aquí con inversiones, pues en cinco años -y así se lo he dicho a muchos- Colombia estará a la cabeza del desarrollo latinoamericano. ¿Qué pueden esperar los colombianos de Cencosud? Pues sustituir a Carrefour no será fácil...Lo que pueden esperar los clientes es una competencia que los puede favorecer. Tener competencia es muy bueno. Somos un poco distintos a Carrefour y dentro de tres o cuatro meses vamos a comenzar a mostrar esa diferencia con nuestras tiendas Jumbo.¿A partir de cuándo entrará a exhibirse la marca comercial Jumbo?La marca Carrefour continuará por lo menos tres meses más, mientras se hace la transición. Aspiro a que dentro de seis meses se ha haya producido el cambio de la anterior marca por la nuestra, que es Jumbo, en todos los hipermercados y tiendas que tenía Carrefour. Jumbo es una marca muy fuerte en Cencosud.¿Qué pasará con Easy, las tiendas que opera Cencosud en alianza con almacenes Éxito en Bogotá?Eso por el momento va a seguir igual, aunque hay allí algunas obligaciones. Pero el camino está abierto para explorar futuras alianzas con cadenas como La 14 y Olímpica, pues Easy es una marca totalmente independiente. El formato de Easy -que es de materiales de construcción y para el hogar- atrae y aumenta mucho las ventas en los supermercados.¿Se explorarán otras inversiones en Colombia, como los de banca, seguros, e inmobiliarias?En Colombia vamos a ser competidores en el formato ‘retail’, pues somos almaceneros. No invertimos nunca en nada que no sea retail o en supermercados. ¿Hay alguna estrategia para competir con Falabella, que ya posee su propio banco en Colombia?Nosotros tenemos un banco en Chile, y recientemente abrimos otro en el Perú, y también en Brasil. En Colombia, Carrefour tiene un convenio con Colpatria y nosotros seguramente vamos a seguir con ellos. Esa es una muy buena combinación. Cuando llegamos al Brasil hace cinco años todo mundo se preguntaba: ¿qué van a hacer los chilenos?, y pasamos de tener ventas de US$1.000 millones a US$4.500 millones al año. Somos una empresa muy respetada.¿Con qué fortalezas llega su grupo empresarial a nuestro país?Los hipermercados Jumbo llegan con la diferencia de ofrecer productos más económicos y una especial atención a los clientes. Será igual no sólo en los barrios de clase alta, sino en los más populares. Muchos de nuestros competidores nos decían que con ese formato íbamos a fracasar, pero fue lo contrario. A todo el mundo le gusta un local limpio, bien surtido, con precios cómodos y una filosofía de servicio diferente. Llegamos con la expectativa de cumplir con esos mismos objetivos.¿Se ha pensado en invertir en centros comerciales propios, como lo hizo, por ejemplo, Carrefour en Cali con su marca Premier?Ese es un tema que hay que analizar. Tenemos otros, pero eso se definirá en el camino. No me pidan todo hoy día, porque después me pueden decir que no lo hicimos. Una vez tengamos lista una decisión de esa naturaleza la comunicaremos a todos.¿El negocio con Cencosud-Carrefour se cerró definitivamente, o quedó algo por finiquitar?El negocio se concretó oficialmente. El jueves pasado a las 10:00 a.m se giró la remesa de US$2.600 millones, al punto de que las acciones de Carrefour al día siguiente subieron más del 6%.¿Qué conoce de Cali?Llegué de Europa hace poco y voy a estar más seguido acá. La primera ciudad que voy a visitar será Cali, una ciudad muy linda, y que me dicen tiene las mujeres más hermosas. Conozco bastante a Colombia y tengo muchos amigos, pero lamentablemente mi camino no me ha llevado a Cali. ¿Sigue siendo usted el hombre más rico de Chile?La gente dice muchas cosas. Lo único que he hecho es levantar ladrillos y construir una compañía. La prensa dice que soy el más rico, pero a mí ni me va ni me viene. Trabajo desde las 8:00 a.m. hasta las 8:00 p.m todos los días, incluyendo sábados y domingos, pensando siempre en la empresa. Lo que más me gusta es el trabajo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad