"El mercado colombiano nos lo tenemos que ganar a pulso": presidente de Starbucks

Julio 17, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

Howard Schultz aseguró que desde la creación de Starbucks, la empresa ha vendido café colombiano. Entrevista.

Uno de los 1.000 hombres más ricos en el mundo según Forbes ayer no podía ocultar su entusiasmo y alegría mientras recorría un local de 250 metros cuadrados en el Parque de la 93, en Bogotá. Howard Schultz, presidente de Starbucks, se paseaba por los tres pisos del primer local que abre la cadena estadounidense en el país, ocasión que no desperdició para saborear un humeante café 100% colombiano, exaltar cada detalle en el diseño de la tienda y hasta abrazar a los empleados de un local que soñó tener hace muchos años. “Desde 1971, cuando se creó Starbucks, hemos vendido café colombiano. 43 años después, finalmente se concreta el sueño de tener un local en Colombia. Llegamos con mucho respeto y humildad a este mercado, especialmente por la experiencia y tradición que tienen los caficultores en este país”. Con este mensaje Schultz abrió un nuevo capítulo en la historia comercial de Starbucks, de la mano de aliados estratégicos como el grupo mexicano Alsea (representante de la marca en la Región) y la multilatina colombiana Nutresa (proveedor del café). Además del local ubicado en la carrera 13, #93A-27, la “experiencia única” que Schultz quiere que vivan los colombianos al tomarse una taza de café Starbucks se replicará en otros cuatro puntos de venta en Bogotá, los cuales se inaugurarán antes de que finalice el año. Tres de las locaciones elegidas para los establecimientos son la carrera 11 con calle 95, la Zona G y el World Trade Center. Este fue uno de los temas que Schultz habló con LR, un breve diálogo en el que destacó que la meta en Colombia es abrir 10 tiendas por año, proyecto que habrá sumado una inversión de US$30 millones al cabo de cinco años. ¿Están entrando con cierto grado de temor porque tienen que competir con Juan Valdez? Yo no usaría la palabra temor, sino humildad. Porque es como estamos entrando, con mucha humildad y respeto frente a la trayectoria comercial y profesional que tienen marcas como ésta. Hemos hablado con los altos ejecutivos de la Federación Nacional de Cafeteros y lo que hemos manifestado es que estamos confiados de que podemos trabajar juntos. ¿Qué espera de Colombia en el primer año de operación? Esperamos abrir unas 10 tiendas por año en Bogotá, y creemos que en 2014 serán entre cuatro o cinco los locales que vamos a operar. Nuestros propios estudios indican que hay mucho conocimiento de la marca Starbucks, a pesar de que muchos colombianos nunca han tenido en sus manos una taza de café de Starbucks. Esto nos llena de un optimismo, muy cauteloso, acerca de nuestro futuro en Colombia. Tenemos a nuestro favor que en este país tenemos cosas únicas, como por ejemplo, el diseño de esta tienda de tres pisos. ¿Pero no tienen expectativa de facturación en el primer año? No puedo hablar de esa expectativa o dar una cifra exacta. Nuestra experiencia en otros mercados nos permite augurar que en esta locación nos puede ir muy bien. ¿Cuántas tazas de café pueden vender en un local como éste en el Parque de la 93? Son cifras que no puedo dar. Son como miles al día. Sus aliados en el país dicen que la llegada de Starbucks aumentará el consumo per cápita ¿a cuánto lo pueden subir? Solo puedo hablar por la experiencia que hemos tenido. En el mercado mexicano, por ejemplo, donde estamos desde hace 15 años logramos duplicar el consumo per cápita de café tras una década de trabajo. También tenemos a nuestro favor que Starbucks es una marca que se dirige mucho a los jóvenes y los motiva a consumir café. Interactuamos mucho con esta población, que es una de las que puede ayudar a aumentar ese consumo. Nuestra experiencia nos ha llevado a desarrollar métodos y muchos tipos de bebidas, lo que nos permite ofrecer un café único a cada cliente. Eso también nos hace sentir confianza de que podemos aumentar el consumo. Una firma independiente en Estados Unidos hizo una investigación en la que le preguntó a los jóvenes cuál era su sitio favorito para ir a comer o tomar algo, y durante cinco años consecutivos ese público dijo que era Starbucks. ¿Entonces el target principal de Starbucks serán los jóvenes? Nuestro target es amplio. Lo que quiero destacar es que podemos llegar a un tipo de consumidor muy específico, como los jóvenes, con bebidas especiales para ellos que pueden adoptar a sus gustos y necesidades. ¿Colombia puede convertirse en un centro de operación de Starbucks para América Latina? Absolutamente. Sentimos que el mercado es probablemente más grande de lo que hoy en día alcanzamos a imaginar. Sin embargo, tenemos que ganarnos el respeto de nuestros clientes una taza a la vez. Nuestro éxito en todo el mundo no quiere decir que nos garantiza tenerlo en Colombia. El mercado colombiano nos lo tenemos que ganarlo a pulso. ¿Quieren ser la marca de café número uno en Colombia? No lo miro así. Lo que quiero es que los clientes estén satisfechos y ellos son los que finalmente van a decidir. Yo no estoy acá para competir con nadie, sino para crear nuestro propio éxito. ¿Qué impedía llegar al país que les provee desde 1971 su principal materia prima? Dado la presencia de Juan Valdez en Colombia siempre sentimos que necesitábamos un socio local para poder entender el mercado y las necesidades de los clientes. Nutresa se ha vuelto ese aliado que era necesario para llegar hasta acá. El plus de ellos es que estamos alineados en un interés en común que es Asia, donde tenemos más de 1.500 tiendas. ¿Cuántos millones de sacos de café le compran a Colombia? La empresa compra 400 millones de libras de café anualmente. Somos el principal comprador de café arábigo de alta calidad colombiano en el mundo. Colombia es uno de nuestros principales proveedores. Piense en esto: hay más de 21.000 tiendas en 65 países ofreciendo café colombiano. Eso es muy importante. ¿Qué lección le dejó la crisis que vivió hace años Starbucks? Son muchas las lecciones aprendidas. Es una pregunta compleja porque aprendimos muchas cosas. La crisis financiera de 2007 y 2008 causó problemas en muchos negocios del mundo. La razón por la cual pudimos tener éxito, a pesar de los tiempos difíciles, fue gracias a nuestros valores y a la filosofía de cuidar al talento humano. Hubo la tentación de eliminar puestos de trabajo, pero no lo hicimos y sobrevivimos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad