El hombre orquesta y del hacedor de éxitos

Septiembre 29, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Peláez | Reportera de El País.
El hombre orquesta y del hacedor de éxitos

El caleño Kike Santander participa como asesor del cantante Andrés Cepeda en el programa ‘La Voz Colombia’.

El caleño Kike Santander participa como asesor del cantante Andrés Cepeda en el programa ‘La Voz Colombia’.

Hay que preguntarse cuántos nombres exitosos en la música latina no están relacionados con Kike Santander. Es el poeta detrás de éxitos de Thalía, Luis Miguel, Rocío Dúrcal, Ricardo Montaner, Gilberto Santa Rosa, y la lista sigue. Con varios galardones sigue siendo sencillo y su acento caleño no lo ha extinguido su exilio voluntario de 18 años en Miami.Impulsor de los Grammy Latinos, el ‘Más grande y versátil escritor de melodías’ según Billboard, ganador del primer Grammy anglo para Colombia con ‘Abriendo puertas’, disco que produjo para Gloria Estefan, Flavio Enrique Santander nació en Cali el 11 de mayo de 1960. Nunca más le dijeron Flavio, porque cuando su hermano Gustavo empezó a hablar, le decía: ‘Kike’ y así se quedó. El Flavio solo figura en los papeles de notaría. Sus padres, Judith Lora de Santander y el odontólogo Flavio Santander, cantaban a dúo en las fiestas. Su papá lo hacía con su voz “dulce y simple”, y tocaba violín, guitarra, tiple, flauta... mientras Kike y su hermano Gustavo tomaban clases de guitarra, tiple, acordeón, armonio, piano y percusión. Crecieron en en el barrio La Flora, en Cali, cuando no había tanto tráfico y sí muchos amigos en la cuadra, jugaban fútbol, tenían un equipo de béisbol y el grupo Vida con el que ensayaban en su casa. Kike era el guitarrista, su hermano Gustavo, el bajista, y tenían baterista y cantante. Tuvieron otro grupo, Orión, y tocaban en fiestas y festivales de colegios. Después él vivió en los barrios Santa Teresita y en Ciudad Jardín cuando se casó la primera vez. Suele decir que la actitud positiva de su padre le ayudó a enfrentar dificultades, como su ruptura profesional con Emilio Estefan, la separación de su primera esposa, y su crisis económica en Miami, todo en el año 2001.Kike lleva 12 años con Adriana López Moreira, una paraguaya con quien tiene un hijo de 5 años, Alejandro, y otros dos, Sebastián, de 18 años, de su matrimonio anterior con Gloria, y Andrea, de 17 años, hija de Adriana con su ex esposo.¿Cómo fueron sus inicios como jinglero?Me gradué de médico en la Universidad del Valle en 1985, un año después me dediqué a la música publicitaria y me fui para Bogotá, allí trabajé cuatro años con Bernardo Ossa, productor de jingles, hasta el 89, me independicé y empecé a hacer jingles en Cali hasta el 94. Descubrí que podía escribir letras. Durante nueve años de jingles aprendí a ser productor y compositor de melodías, arreglista, ingeniero de sonido y en el 94 probé ser letrista y compositor de canciones y comencé una colección sin saber qué hacer con ellas hasta que me reuní con Emilio Estefan, en Miami, le gustó mi música y en el 95 hice el disco de Gloria Estefan, ‘Abriendo puertas’. ¿Ejerció la medicina? ¿Por qué desistió?Hice un año rural en Dapa. Fue un momento difícil, comencé a sentir que la música me hacía mucha falta. Y a finales del año rural colgué el diploma para ir a probar el mundo de la música en Bogotá. ¿Qué lo hizo ver que lo suyo era la música?La fijación de estar con la música todos los días desde que era chiquito. Yo quería hacer medicina interna y me di cuenta de que me tenía que separar casi por completo de la música, dejar de tocar y comencé a sentir una angustia, como cuando a uno le falta el aire. Pero siempre estuvo detrás del micrófono, ¿nunca quiso ser cantante?No. La gente siempre me dice que porqué no me dediqué al canto. Nunca se me pasó por la mente. No va con mi personalidad. Me gusta la vida privada.¿Su deuda artística con los Estefan ya quedó saldada?Cada cual lo sentirá como crea, para mí fue muy recíproco, recibí mucho y di mucho. Me dieron una oportunidad, la aproveché y sumé muchísimo al éxito de los Estefan por casi seis años, en ventas y en radio.¿Es muy complicado trabajar con estrellas? ¿Sí se hacen amigos?Unos son más complicados, otros menos. Hay personas con las que uno termina siendo más amigo, como con Ricardo Montaner, otras con las que se hace el trabajo y ahí termina la relación.¿El sueño de componer para artistas angloamericanos se cumplió?Hice intentos, hice algo con Celine Dion, con Santana y Jennifer López, pero es un círculo muy difícil de entrar y preferí dedicar mi tiempo a otras cosas que a tratar de meterme en ese mundo tan competitivo y volteé la espalda.¿Hace temas a la medida de los artistas? A la mayoría sí, según el momento por el que están pasando, me dicen: ‘quiero una canción muy alegre o de despecho’. Muchas veces un tema que fue compuesto para un artista lo termina cantando otro. ‘Piel Morena’ se la compuse al ‘Puma’ y la cantó Thalía, y Let’s Get Loud se la produje a Gloria Estefan y la cantó Jennifer López.¿Dejó de componer para otros? En esta etapa no estoy componiendo para otros artistas, sino para mi propio proyecto, ‘QiClub, el club de la energía’, creado para ayudar a encender el ‘Qi’, la energía vital del ser humano, lo lanzaré en enero. Será el asesor de Andrés Cepeda en ‘La Voz Colombia’, ¿se entienden bien?Sí, es un bacán, de un talento impresionante. Nos entendemos por telepatía, somos cálidos, pero exigentes.¿Hoy en día prima más la imagen que la voz en los cantantes?La época de los artistas plásticos pasó, es muy difícil que el público se trague uno que no es de verdad. Tiene que ser muy bueno para que lo acepten.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad