El Ferrocarril del Pacífico está a punto de 'descarrilarse'

Abril 20, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País Buenaventura - Cali
El Ferrocarril del Pacífico está a punto de 'descarrilarse'

El concesionario FDP le comunicó al Gobierno que dejará sus operaciones. Incertidumbre.

El sueño de tener un tren operando con regularidad entre La Tebaida (Quindío) y Buenaventura, capaz de mover más de un millón de toneladas de carga al año, parece que se quedará solo en eso.

El director de la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), Luis Fernando Andrade, aseguró que el actual concesionario del tren, la firma Ferrocarril del Pacífico (FDP), no quiere continuar con el contrato.

Según el funcionario, la entidad recibió una carta de esta empresa en la que les informaron que están cesando operaciones. 

La decisión, que aún no es definitiva, podría acarrear una sanción para la empresa FDP, debido a que se trata de un incumplimiento de las cláusulas del contrato estatal.

“Es una violación del contrato porque este los obliga a tener ese servicio andando, les hemos hecho saber que eso tiene unas sanciones muy graves”, dijo Andrade.

La próxima semana ambas entidades sostendrán una reunión en al que analizarán las alternativas para solucionar la problemática, debido a que parte de la sanción que enfrentaría Ferrocarriles del Pacífico consiste en que no podrán contratar con el Estado por diez años, además se aplicarían multas por el incumplimiento.

La ANI no desconoce que la vía férrea presenta inconvenientes, que estarían relacionados con el tránsito de las denominadas “motobrujitas” de San Cipriano, en el tramo de Córdoba, además de la minería ilegal que genera problemáticas en la infraestructura de la vía férrea.

“En los últimos dos años se han hecho inversiones cercanas a los US$50 millones, además se tienen ocho nuevas locomotoras, también se montó un centro de capacitación y control en Cali para mejorar todo lo que es la operación de la vía” explicó Andrade.

La expectativa con el contrato que existe con FDP  hasta 2030, es que se llegaran a movilizar hasta 1 millón de toneladas por año, representadas en el movimiento de catorce trenes al día, pero eso no se ha dado.

Desde hace unos meses en la región se hablaba de los problemas financieros del Ferrocarril del Pacífico. Un exempleado de esta empresa aseguró que el volumen de carga movilizada ha tenido una notable reducción en los últimos meses, de 30.000 toneladas mensuales en 2015 pasaron a transportar unas 1000 toneladas al mes este año.

“Además, ya empezaron a despedir trabajadores en varias de sus sedes, en especial en   Yumbo, por lo que hay temores entre los empleados que siguen en la organización”, dijo la fuente. 

Asimismo, se conoció que en la reciente Asamblea de Accionistas del FDP, no se le presentó el balance a los pequeños inversionistas que se declararon en incertidumbre ante este hecho.   

El País intentó comunicarse con el gerente (e) de la empresa  FDP,  Carlos Porto, pues hace dos meses renunció Pilar Rodríguez, quien estuvo al frente de esa compañía por un poco más de un año, pero no ha sido posible, hasta el momento, obtener una respuesta sobre   la inminente salida de este negocio que volvería a dejar a  la deriva el movimiento de carga por el tren.

María Claudia Álvarez, directora de la Cámara Colombiana de la Infraestructura, seccional Suroccidente, calificó la eventual salida del concesionario del tren del Pacífico como “gravísimo” e hizo un llamado para que el Gobierno y la empresa  se pongan de acuerdo y se atenúen las dificultades para que el ferrocarirl no vuelva a fracasar.

“Entendemos que el problema radica en temas de seguridad por las invasiones, lo que ha dejado la minería ilegal. Lamentamos esto porque era  una empresa que ha hecho reconocidos esfuerzos para funcionar”, dijo.

Christine Riani, directora del Comité Empresarial del Valle, dijo que la salida del FDP es una señal de que  hoy el tren no es rentable para el inversionista y “tal vez no ven una estrategia clara del Gobierno en invertir en este tren en el futuro cercano”.

Agregó que la Nación debe decidir si es necesario invertir en la vía férrea, así como lo está haciendo en las carreteras de cuarta generación (4G).

Inversiones: El Estado invirtió US$120  millones en la rehabilitación del corredor férreo entre 2000 y 2006. Luego el concesionario Tren de Occidente no tuvo el suficiente músculo financiero para funcionar de  forma continua  y para el  2008 se hizo una cesión del contrato.

Cesión del contrato: La concesión la recibió  la  firma  Ferrocarril del Oeste, compuesta por empresarios vallecaucanos, pero tampoco lograron una operación rentable. Esa firma acudió luego a un Tribunal de Arbitramento por considerar que el Estado les incumplió.

La esperanza: En octubre del 2013 toma  la  concesión Fenwick Colombia,  del grupo  suizo  Impala, con experiencia en la operación de trenes. Se conforma la empresa Ferrocarril del Pacífico que empezó a operar  y llegó a mover  30.000 toneladas al mes en el 2015.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS