"El Fenómeno de El Niño no es culpa nuestra", dicen generadores de energía

"El Fenómeno de El Niño no es culpa nuestra", dicen generadores de energía

Noviembre 04, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas | Reportera de El País

Presidenta de Acolgén, Ángela Montoya.

La presidenta de Acolgén, Ángela Montoya, justifica el alza que anunció el Gobierno en el precio del servicio.

El anuncio de un incremento en lo que los colombianos pagamos por la energía, de $7 por cada kilovatio hora consumido, puso en el ojo del huracán a los generadores de la energía. Lea también: Le explicamos cómo funcionará el aumento en la tarifa de energía en Cali. Estas empresas, y especialmente las plantas térmicas, han recibido durante nueve años una especie de seguro para garantizar la generación de energía, pero en pleno Fenómeno de El Niño informaron que no pueden cumplir con el compromiso ya que tienen un alto riesgo de irse a la quiebra. Ángela Montoya, presidenta de Acolgén (gremio de los generadores) justifica el incremento anunciado por el Gobierno Nacional a través del Ministerio de Minas. Apenas el Ministerio de Minas y Energía anunció el aumento en la energía se vinieron críticas contra los generadores, a los que les reclaman el dinero que les hemos pagado los usuarios por el cargo por confiabilidad (una especie de seguro para garantizar la disponibilidad de la energía en época de escasez de agua)... Es cierto que las plantas térmicas recibieron el cargo por confiabilidad y se lo gastaron en lo que la regulación dice que se lo gasten, que es en la operación de unas plantas para estar listas a generar de manera permanente cuando el sector lo requiera. Las críticas vienen porque a nadie le interesa que le suba nada, ni el agua, ni la luz, ni el gas, ni los artículos de primera necesidad de la canasta familiar. Pero estamos viviendo una coyuntura en Colombia. El Fenómeno de El Niño no es culpa del Gobierno, ni del sector eléctrico, ni de los generadores, es más, no es culpa de nadie. Básicamente lo que está tratando de hacer el Ministerio es garantizar que no haya racionamiento o un apagón, que sería mucho más gravoso para el país. Ese aumento en la tarifa, que entre todos los consumidores suma un billón de pesos es, para muchos, un salvavidas injustificado cuando se les pagó el cargo de confiabilidad. Cuando hubo mucha agua no nos devolvieron lo pagado de ese cargo... Lo que se va a pagar no es el mismo cargo por confiabilidad sino el diferencial de la pérdida porque estuvo mal calculado el cargo por la Creg (Comisión Reguladora de Energía y Gas), que es la entidad que regula el mercado. Básicamente el cargo por confiabilidad no se puede ver como un valor agregado, como un recurso que está guardado, está diseñado para ser utilizado en la operación de una planta térmica y por lo tanto se gastó en la operación, pero el cálculo fue deficitario y lo que está tratando corregir el Ministerio vía  las medidas que anunció, es precisamente asumir ese diferencial, el porcentaje que no quedó cubierto por el cargo de confiabilidad para esas plantas térmicas a diesel, porque no es para todas las empresas de generación eléctrica. Lo que se va a pagar es por el diferencial por generar a diesel que es un combustible importado, que paga impuestos, que se compra con un dolar a $3000 y por lo tanto cuando se liquidó el cargo de confiabilidad reflejó un déficit que se le pasa a la demanda. Las pérdidas son de $3 billones para el sector, $2,2 billones los van a asumir los generadores y $1 billón restante va a ser asumido por la demanda. ¿No le parece muy conveniente venir a darse cuenta de que el cálculo del cargo por confiabilidad estaba mal estructurado justo cuando se requiere que las plantas térmicas trabajen? Antes, cuando se les entregaba el dinero sin generar un kilovatio no dijeron nada... El sector generador no es el que se tiene que dar cuenta del déficit regulatorio. Lo que pasa es que este Fenómeno del Niño tiene unas variables que nadie podía prever por su intensidad y su prolongación. Este es el primer Fenómeno de El Niño que el sector eléctrico colombiano vive sin tener gas para sus plantas de generación, y eso tiene que ver mucho porque si pudieran operar las plantas que generan con gas no tendríamos ese déficit, porque el cargo de confiabilidad  alcanzaría para generar con gas.  Se dice que son varias las térmicas que no están generando y que las hidráulicas están tasando el agua a un valor más alto que el diesel... Colombia consume 190 gigavatios hora/día de energía. En este momento las térmicas tienen que generar 85 Gigavatios/hora día. Cuando no hay Fenómeno del Niño, Colombia produce el 70 % de su energía del parque hidráulico y el 30 % con el térmico, en Fenómeno del Niño esa condición se varía  a 50 % hidráulicas  y 50 % térmicas. Pero las térmicas no están cumpliendo con esa generación porque hay varias plantas  paradas... En este momento solo se declaró una térmica a líquidos indisponible, es la planta Termocandelaria (Costa), el resto están generando. Sí es cierto que no hemos alcanzado los 85 Gigavatios/hora/día que se requieren para pasar el Fenómeno del Niño, hay días que generan 78, 70, 72 Gigavatios y ahí está la dificultad, porque el resto de la energía que necesita  lo ponen las hidráulicas, pero ellas tienen que cuidar los embalses para que podamos pasar el Fenómeno de El Niño. ¿Hay riesgo de apagón con el Fenómeno del Niño? Si las medidas del Gobierno pueden entrar en vigencia, no habrá apagón ni racionamiento durante este Fenómeno de El Niño. Pero el decreto fue demandado por varios gremios  por considerar que es injusto el reajuste... A mí me preocupa esos anuncios de los gremios y de la Defensoría del Pueblo, no veo cómo vamos a pasar el Fenómeno del Niño sin apagón, el Gobierno actuó de una manera responsable sacando unas medidas que  buscan que Colombia no sufra un apagón. El sector le ha cumplido al país, nunca nos hemos apagado en los tres últimos fenómenos de El Niño  y ojalá podamos pasar este garantizando el suministro. Usted dice que este Fenómeno de El Niño reflejó unas debilidades en la regulación. De hecho el decreto  cambió la regulación, que  beneficia a las generadoras. ¿No es un mal momento para hacer ajustes? Todos los sectores productivos de la economía y nosotros también somos industria, requerimos análisis y revisiones, los diseños no son estáticos. El momento para revisar el sector no es durante  El Niño, yo diría que pasando este Fenómeno hay que hacer unas revisiones regulatorias para asegurarnos que para uno próximo se pueda tener un suministro sin ningún efecto sobre la demanda y las tarifas de energía. ¿Se sienten tranquilos frente a las investigaciones de la Contraloría General de la República, que va a verificar cómo se ha usado el dinero del cargo por confiabilidad? Estoy totalmente tranquila a nivel gremial, Acolgén tiene unas empresas de altos estándares de confiabilidad y responsabilidad. Este es un sector muy regulado y muy vigilado, tenemos a todas las entidades de control, además de la Superintendencia (de Servicios Públicos) y claramente todas las empresas están en la disposición de abrir sus libros para mostrar las inversiones del cargo por confiabilidad, que se ha invertido en la operación para asegurar el suministro. Si las térmicas pueden operar, ¿por qué no entregan los 85 Gigavatios que necesita el país?  El problema no es técnico, ellas pueden operar y lo están haciendo, a excepción de una. El asunto aquí es financiero, el diesel está muy costoso y no hace viable la generación. Hay comercializadores que también son generadores, como EPM o Epsa. ¿Qué tanto los beneficia estar en los dos lados del negocio. Les sale  más barata venderse la energía que ellos producen? No, porque son temas independientes. El comercializador tiene que hacer su contratación con la debida antelación, sin importar si también genera. La amenaza de El Niño no es de este mes, llevamos ocho meses en este tema y estamos en el peor momento para comprar energía porque las generadoras no la tienen,  ellas también tienen un límite de generación, y si tienen sus embalses más bajos de lo presupuestado, tienen que comprar en bolsa a precios muy caros para poder honrar los contratos. La energía es un bien con el que no se puede especular, por eso es importante comprarla con tiempo.   El Alcalde de Cali dice que los generadores no le venden energía a Emcali cuando se abren  convocatorias o que cuando se presentan, ofertan a  precios que son el doble o el triple de lo que cuesta el kilovatio en un contrato bilateral. La explicación es la siguiente: hay que mirar el momento en que salieron a comprar la energía, la oportunidad con la cual se compra es muy importante. El modelo de Colombia ofrece confiabilidad, estamos de quinto entre 168 países, en un mercado de oferta y demanda, pero cuando hay escasez le van a vender más caro, como en cualquier sector. Criticar es muy fácil, no es que no queramos vender energía y que los precios estén altos porque se nos ocurrió, esto obedece al diseño de un mercado que en el pasado le ha funcionando a Colombia. Los caleños vamos a pagar la energía más cara del país... Eso es cierto porque la empresa está más descubierta que las otras comercializadoras del país. En esta época en que se habla de carteles en la industria, a los generadores los ponen en esa categoría, de un cartel. ¿Le parece justa esa calificación? En el sector de generación eléctrica es muy difícil sino imposible que se genere un cartel porque los intereses de cada generador son diametralmente distintos, por lo tanto a ninguno le conviene ponerse de acuerdo con el otro. La composición de cada planta es diferente, no se parece una a la otra o sea que la formación de precios es absolutamente individual. Además estas empresas tienen unos niveles corporativos que yo no creo que se presten para eso. La Superintendencia nos ha revisado y aquí no se ha encontrado la evidencia de ningún cartel. 

Como usuarios, podemos hacer nuestro aporte desenchufando  electrodomésticos que no estemos utilizando. Las empresas también pueden ahorrar revisando los procesos y cambiando equipos.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad