El euro agrieta el futuro de la economía de Europa

El euro agrieta el futuro de la economía de Europa

Julio 17, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Diego Muñoz, corresponsal de El País, España.
El euro agrieta el futuro de la economía de Europa

Las crisis de Grecia, España e Irlanda han provocado un preocupante efecto dominó que tiene en jaque a otros países. Análisis.

Cuando los países de Europa legalizaron la creación de la moneda única a través de tratado de Maastricht, firmado el 7 de febrero de 1992, faltó agregar aquella frase común en las ceremonias matrimoniales, aunque con un ligero cambio: “hasta que el euro los separe”. Y parece que después de muchos años de estabilidad, confianza y apoyo mutuo, la unión está al borde de la ruptura, y todo, como era de esperar, por culpa del euro. Y bueno, valga decirlo, por el mal manejo de las finanzas de varios de sus miembros.Los países que comparten el euro como moneda están viviendo una crisis sin precedentes desde comienzos del 2010, que amenaza con llevar a la quiebra quizá a dos o tres de sus miembros, Grecia, Irlanda y Portugal, -cuyo Producto Interno Bruto sumado no alcanza el 5% en la Unión Europea-, y arrastrar en su caída a países de más peso como España e Italia.Esta semana ha sido nefasta para los mercados de algunos países que aún estando fuertes, se han tambaleado de manera peligrosa, como el caso de Italia, que como ha sucedido con sus vecinos Grecia y Francia y sus no tan vecinos Irlanda, Inglaterra, España y Portugal, ha tenido que tomar medidas urgentes para frenar el déficit, medidas muy duras en contra de sus ciudadanos y del tan cuidado bienestar social.“Ha sido una semana de pánico en los mercados”, dice el economista Antonio Díez-Molina, “debido al contagio que ha tenido toda la crisis de la deuda griega a otros países que, en teoría, parecían más sólidos, pero que tienen una gran deuda, como la italiana, que es tres veces mayor que la española, que a su vez, ha provocado una gran incertidumbre en los mercados de deuda”.Agregó que uno de los desencadenantes de esta situación ha sido la no resolución del segundo rescate a Grecia, que se estima en 85.000 millones de euros. Y con al menos tres interlocutores, el Banco Central Europeo, los ministros de Finanzas de los países involucrados y la Comisión Europea.La solución, para algunos expertos, es dejar de tapar huecos y asumir de una sola vez la constitución de un gobierno económico europeo que se encargue de gestionar el rescate y que emita una deuda común y no como ocurre hoy, que cada país, teniendo el euro como moneda, emite su propia deuda.Lo cierto es que de no tomarse una solución rápida y eficaz, algunos países tendrán que salirse del euro, volver a su antigua moneda.Para el analista Jesús Torquemada, lo que parecía impensable hace poco, hoy puede ser una realidad.“Y no será uno solo el que tenga que salirse del euro, sino varios. La alternativa es emitir deuda europea, respaldada por toda la Eurozona en su conjunto, porque hoy cada país del euro emite su propia deuda y el resultado es que aunque cada uno de ellos tiene de moneda el euro, la tasa de interés que pagan para financiarse es muy diferente”, dijo. Si Grecia quiere colocar deuda en un plazo de diez años, tiene que pagar casi un 17%, si se trata de Irlanda o Portugal, casi un 13%, España un 6% al igual que Italia, mientras que Alemania, considerada una de las locomotoras de la UE, sólo le exigen un 3%. Esto es insostenible, y es casi imposible que estos países compartan la misma moneda por mucho tiempo, añadió el analistaLa solución pasaría por que la UE emitiera eurobonos respaldados por toda la Eurozona.“Habría un problema agregado -dice Torquemada- y es que se correría el riesgo de que los países que van bien, como Alemania y Francia, pueden ser contagiados por los países que tienen problemas. Pero eso se puede controlar”, sostuvo.¿Quiénes son los responsables?Para los ciudadanos de países fuertes los responsables de la crisis, tanto de Grecia, como de Irlanda y Portugal han sido sus gobernantes que han vivido los últimos años muy por encima de sus posibilidades al calor de una financiación barata e ilimitada.En el caso de Grecia, aquellos que endeudaron al país de forma irresponsable y ocultaron las cifras reales de su situación fiscal para entrar a la Eurozona. Por eso, gran parte de los ciudadanos de Alemania, consideran que no deben pagar la irresponsabilidad de los demás.Por ahora, la manera incoherente, improvisada y con miedo de los dirigentes de la UE que han creado un clima de inestabilidad, es la que ha hecho crecer la desconfianza que ha acabado por afectar a otros países como España e Italia y ha hecho temer por una falta de credibilidad que podría llegar al punto de que los bancos se nieguen a prestarse entre ellos, lo cual conduciría a una nueva crisis, tal vez a nivel mundial.“Lo que plantea Bruselas es subir el IVA, que en Grecia es hoy del 23% para los restaurantes, en Portugal del 18% , en España igual”, dice Díez-Molina.Italia acaba de aprobar su plan pactado con la Comisión Europea que dejará a los ciudadanos con mas impuestos, con la reducción de las ayudas sociales para estudiantes, familias numerosas, inválidos y sobre todo, dejará a los italianos pagando por sus servicios médicos con el llamado copago sanitario. También se han tocado las pensiones que sufrirán recortes y se aumentará de manera gradual la edad de jubilación.La Unión Europea, ese gran ejemplo humano de hermandad y solidaridad está a punto de hundirse. Quién iba a decirlo, la falta de un liderazgo nato y la presencia de un elemento común para economías tan diferentes y distantes unas de las otras, lograron hacer el hueco.Solución en GreciaQue se salga del euro, que vuelva a su moneda, la que puede controlar de manera autónoma, y decidir sobre sus planes de austeridad, al menos con más soberanía.La otra, un plan Marshall de Europa para Europa, en el que los ciudadanos alemanes, franceses e ingleses, acogiéndose al sentimiento de solidaridad, envíen de manera voluntaria dinero para el rescate de Grecia y también a Irlanda y Portugal, reforzar sus bancos, sostener las finanzas y darles un tiempo para que dichos países asuman las reformas de fondo en sus economías.A cambio, dicen analistas, recuperarían el control de la economía del sur de Europa y podrían imponer un régimen tributario y de gasto público en toda la Eurozona.Estados Unidos, en alerta máximaLa situación económica de la principal potencia del mundo es grave, pues necesita recortar muchos gastos y aumentar los impuestos para bajar el enorme déficit fiscal, pero para ello requiere que el Congreso le apruebe un aumento de la deuda sin más demoras.Sin embargo, el panorama no es nada fácil, ya que el monto actual de la deuda está cerca del techo. Está en US$14,29 billones y no tiene de dónde sacar más recursos. El problema está en que el Gobierno se está quedando sin tiempo para alcanzar un acuerdo en el Congreso antes de que la deuda toque el techo. Si eso ocurre el país podrá entrar en moratoria de pagos y allí sí se desataría el caos. En razón a ello el presidente Obama instó a los congresistas a que le presenten un plan de reducción de déficit que incluya exigencias a los estadounidenses más ricos, es decir que paguen más impuestos.“La noción de recortar el gasto sin pedir algo a los más ricos no me parece un plan serio”, afirmó Obama.El meollo del asunto es que los republicanos se han opuesto a cualquier plan de reducción del abultado déficit de EE.UU. que incluya la subida de los impuestos.El plan de recortes del gasto reduciría el déficit del país en 4 billones de dólares en la próxima década. Durante la semana, congresistas demócratas y republicanos se han reunido diariamente en la Casa Blanca para tratar de acercar posturas y acordar un plan de reducción del déficit que permita elevar el techo de la deuda.Esta semana, las agencias de calificación de crédito Standard & Poors y Moodys anunciaron que colocaban bajo revisión la máxima calificación AAA de la deuda de EE.UU. ante la posibilidad de que no se logre un acuerdo que eleve el límite de endeudamiento del país. No obstante, Obama se mostró confiado en un acuerdo. (Agencia Efe)

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad