El emporio agroindustrial del Grupo Grajales mejora sus finanzas

Septiembre 17, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El emporio agroindustrial del Grupo Grajales mejora sus finanzas

Doralinda Uribe ha trabajado casi toda su vida con Grajales y, pese a las adversidades, hoy sigue como supervisora de campo en la compañía, que está haciendo ensayos para sembrar nuevos cultivos y variedades.

Este año la firma espera ingresos por $11.500 millones, mientra que todo el Grupo proyecta ventas por unos $28.000 millones.

En el municipio de La Unión, Valle del Cauca, todo gira aún alrededor de las frutas. Sobre la vía, las ventas de uva, papaya, melón y maracuyá recuerdan que se está en la despensa frutícola del país que sobrevive pese a las adversidades. Ya se empieza a superar las consecuencias de las dos últimas temporadas invernales y ahora se siente un mejor ambiente sobre el futuro de las empresas del Grupo Grajales, que para los pobladores de ese territorio hacen parte de la historia y del desarrollo de la región.Andrés Mejía, gerente depositario de la Dirección Nacional de Estupefacientes, DNE, en liquidación para el Grupo, ve un camino más despejado para esa organización que entró en proceso de extinción de dominio en el 2005, lo que conllevó serios problemas en el manejo de las compañías, en especial porque no han tenido acceso al crédito.Las empresas más grandes del grupo, las agrícolas Grajales y Agronilo, han sido las más afectadas y registraron pérdidas en los últimos años. La primera, perdió a junio del 2011 $1.432 millones y la segunda, $374 millones. Pero según el balance presentado por la gerencia, el panorama está cambiando. Al cierre del primer semestre del 2012 las pérdidas de estas sociedades han bajado y en el consolidado del grupo ya se registra una pequeña utilidad.Para Mejía esto es clave, pues quiere demostrar que las compañías son viables y pueden ser sostenibles en el tiempo. “Este cambio implicó una reestructuración de las empresas y el sacrificio en todas las áreas por la reducción de gastos. Centralizamos la operación y estamos depurando las compañías”, dijo.El Grupo Grajales cuenta con 47 sociedades, de las cuales 29 están inactivas y 18 productivas en los sectores agrícola, inmobiliario y de inversión. “En Grajales, que es la empresa agrícola, lo que hicimos fue devolver las tierras tomadas en arriendo y fortalecer las siembras en los terrenos propios con la expectativa de crecer a medida que la compañía pueda”, explicó Mejía.La finca de Agronilo (ubicada en el municipio de Toro), que hasta febrero fue manejada por el Grupo C. Lozano, fue una de las más afectadas por el invierno, y hoy está arrendada a uno de los sindicatos de trabajadores y otra parte a la firma Semillas de Maíz. “La idea es recuperar estos terrenos como activos productivos. Son 400 hectáreas que permitirán que se genere de nuevo el empleo perdido”, dijo.El Grupo Grajales cuenta con 417 hectáreas sembradas en fruta. En el pasado llegó a tener 900 hectáreas y en las épocas malas bajaron hasta 350. La producción mensual de frutas es de 1.100 toneladas y se tiene la expectativa de llegar a diciembre a las 1.500 toneladas (antes de la intervención se llegaron a producir más de 2.000 toneladas). El compromiso, explicó el gerente, es que a final del año las empresas lleguen a un punto de equilibrio y en el 2013 se obtengan utilidades, pese a que persisten problemas de financiamiento porque ninguna entidad bancaria les presta y lo que han ejecutado lo han hecho con recursos propios, y aún -dice el directivo- se necesita capital de trabajo y responder por el pasivo que tiene la organización. Para el consultor Hermann Stangl, el potencial de crecimiento de Grajales con productos de valor agregado es muy alto, pensando en el mercado exterior. Por eso considera que lo ideal sería encontrar un inversionista que inyecte recursos y proyecte la empresa con modernos esquemas financieros y con visión global e innovadora. Pero la DNE no planea por ahora tercerizar ninguna de las firmas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad