El drama de los extranjeros afectados por los bloqueos del paro cafetero en el Cauca

El drama de los extranjeros afectados por los bloqueos del paro cafetero en el Cauca

Marzo 01, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Heinar Ortiz Cortés | Reportero de Elpais.com.co

Organismos de emergencia y una ONG brindan ayuda humanitaria a los 863 extranjeros afectados por el bloqueo. Entre ellos hay ecuatorianos, bolivianos y peruanos.

El paro cafetero, que completa cinco días en el país, ya toma tintes de crisis humanitaria: además de que genera pérdidas incalculables y serios problemas en el sector transporte, en el norte del Cauca, la situación de miles de personas que permanecen atrapadas en las vías a causa de los bloqueos viales se torna crítica.Por lo menos mil personas, de las cuales 863 son extranjeros, no han podido llegar a sus lugares de origen a causa de los siete bloqueos que persisten en la vía Panamericana entre Cali y Popayán. En la Institución Educativa Fernández Guerra, ubicada en uno de los constados de la plaza central de Santander de Quilichao, las autoridades adecuaron desde este jueves en la tarde un albergue provisional que recibió a 160 ciudadanos peruanos, entre los cuales hay cinco niños (dos de ellos de brazos) y dos adultos mayores.Los peruanos pasaron la noche acostados en colchonetas, improvisadas cobijas y almohadas hechas con sus propias maletas, sobre el piso del colegio. Los muros, tejados y pupitres de las aulas fueron acondicionados como tendedero, luego que los peruanos lograran tener acceso a baterías sanitarias donde pudieron, por fin luego de cuatro días, lavar algo de ropa y asearse. Al menos diez voluntarios de la Cruz Roja de Santander de Quilichao y otros diez de la ONG Fundepaz, lograron recolectar alimentos y ayudas humanitarias entre los pobladores del municipio nortecaucano para socorrer a los ciudadanos del país vecino. Decenas de unidades de huevos, gaseosa, granos, galletas, chocolate y bienestarina fueron dispuestas por las autoridades para la atención de los peruanos albergados temporalmente en la escuela Fernández Guerra. Freddy Pilco, uno de los peruanos que pernocta desde el jueves en la escuela, fue uno de los que tomó la vocería en el fogón de leña improvisado que les sirvió para cocinar el almuerzo para los 160 albergados: en tres pailas gigantes hicieron arroz, huevos revueltos y lentejas, que comieron en envases de icopor al mediodía de este viernes."Yo vengo de Juliaca, que queda en la frontera entre Perú y Bolivia. Llevó diez días viajando. Ya no tenemos pesos. Necesitamos que nos ayuden, necesitamos llegar a nuestro país", dijo Pilco.Y es que la situación de los extranjeros es tan compleja, que ya hay varios que están presentando problemas de salud relacionados con la falta de hidratación y el fuerte cambio de clima que les ha representado cinco días en Santander de Quilichao, a más de 30 grados de temperatura, cuando vienen de la sierra. Janeth Yobana Chata Luque, de 23 años, viajó con su hijo de dos años desde Puno hasta Bogotá y ahora dice, con más incertidumbre que certeza, que no sabe qué hacer para mejorar la salud de su hijo, quien ya padece problemas digestivos y diarrea."Se me acabaron los pañales. Además, el niño mantiene con fiebre por el calor que hace acá. Nosotros somos de un lugar frío, en la sierra. Necesitamos ayuda. Necesitamos agua y medicamentos", sostuvo la mujer.Edgardo Candorí Ramos, vocero de los peruanos en el albergue de Santander de Quilichao, solicitó de manera urgente la intervención del Consulado de su país para que él y sus compatriotas puedan regresar a sus hogares."Ya no tenemos dinero y la mayoría de nosotros tenemos que llegar hasta Puno, en el sur del país, ciudad frontera con Bolivía", señaló Candorí, al tiempo que le pidió al Gobierno colombiano que coordine con el de su país para que envíen un avión que los rescate.Por su parte, María Policarpa Jiménez, vocera Cruz Roja de Santander de Quilichao, aseguró que los elementos que más se necesitan son colchonetas, alimentos no perecederos como enlatados y, sobre todo, mucha agua, pues el líquido es escaso en los albergues e inexistente en algunos puntos de los bloqueos en carretera.Drama a orillas de carreteraEl panorama de los damnificados por el paro cafetero es igual de crítico a orilla de carretera, en el sector de Mandivá, a cuatro kilómetros del casco urbano de Santander de Quilichao, donde se encuentra totalmente bloqueada la Panamericana.“Es complicado porque hay niños y adultos mayores que no tienen donde dormir, ni que comer. Tampoco tienen como suplir sus necesidades básicas, situación de la que se han aprovechado los negocios que hay en los alrededores donde les pueden cobrar hasta $5.000 para que se bañen”, denunció Johnny Cifuentes, director de la ONG Fundepaz, que se hizo presente en la zona de crisis humanitaria este viernes.También ecuatorianos, bolivianos, algunos chilenos y hasta argentinos, que venían de la misma convención a la que asistieron los peruanos en Bogotá, no han podido continuar su camino de regreso hacia sus países de origen, porque se quedaron estancados en la vía a causa del bloqueo.Ante la situación, el voluntario alertó sobre posibles brotes epidémicos a causa de los problemas sanitarios que pueden comenzar a generarse. Por ello, indicó, se están convocando a estudiantes de medicina de la Universidad Libre para mantener la vigilancia en materia de salud. “Estamos haciendo ollas comunitarias para darle de comer a la gente y mitigar en algo este problema”, expresó el representante de Fundepaz. Este viernes se cocinó un sancocho de gallina para los afectados. En el bloqueo de Mandivá, hay 635 carros estacionados a lado y lado de la vía, entre los cuales se encuentran vehículos particulares, camiones de carga y carros cisterna cargados con gasolina. También hay unos 18 buses con más de 50 pasajeros que no han podido movilizarse. Incluso, hay un camión que transporta cerca de 34000 pollos vivos. Según el conductor del vehículo, los animales podrían soportar unos tres días en el bloqueo, antes de perecer.El consejo municipal de riesgos de Santander de Quilichao conformado por la Alcaldía de ese municipio, la Cruz Roja local, la Defensa Civil y el Cuerpo de Bomberos municipal, puso en marcha un plan de contingencia para brindar ayuda prioritaria a los afectados por los bloqueos. Según la Alcaldía de Santander de Quilichao, ya se han realizado convocatorias a la comunidad del sector para proveer alimentos a los afectados así como suministros básicos como colchonetas, medicamentos y mantas.“Estamos haciando con la Cruz Roja perifoneo, para que la gente haga sus aportes y apoyemos a la gente que se encuentra en la vía y los afectados en Mondomo, donde se ha estado presentando desabastecimiento”, informó la oficina de Comunicaciones de la Alcaldía de Santander de Quilichao.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad