El dólar: un chorro de dilemas

El dólar: un chorro de dilemas

Noviembre 01, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García - Reportero El País
El dólar: un chorro de dilemas

El dólar alto es positivo para muchos sectores de la economía, pero existe el riesgo de que la inflación vuelva a subir a corto plazo.

La divisa ha subido con fuerza en los últimos días y todo indica que esa tendencia seguirá.

Cada vez que el dólar sube o baja en Colombia, el asunto se vuelve un dilema, pues nadie sabe a ciencia cierta qué rumbo tomará la tasa de cambio. Pero en las últimas semanas, esos vientos comenzaron a cambiar de dirección, ya que la divisa estadounidense volvió a subir y todo apunta que esa tendencia se mantendrá para lo que resta del 2014, e incluso durante alguna temporada del 2015.De hecho, el billete verde ha registrado un alza de $135 (ya está en $2.061,92) tras empezar el año en $1,926,83, y cuando pocos apostaban por su recuperación debido al buen momento que atraviesa la economía colombiana. Ese cambio de tendencia del dólar despegó en agosto —luego del inicio del segundo mandato de Juan Manuel Santos— al aplazarse la venta de Isagén, la tercera generadora de energía más importante del país. Por ese negocio se esperaban US$3000 millones para inyectarlos a la economía.Y últimamente el desplome de los precios del petróleo encendió las alarmas. Solo Colombia perdería unos $5 billones en sus exportaciones de crudo, aunque el aumento del dólar compensaría el 40 % de esos menores ingresos. La debilidad de las economías europeas ha llevado también a que el dólar se fortalezca, y más teniendo en cuenta que el Producto Interno Bruto, PIB, de EE.UU. creció inesperadamente un 3,5% en el tercer trimestre.“Esos acontecimientos han presionado la tasa de cambio, a pesar de que está llegando inversión extranjera (de portafolio) para la compra de acciones y otros títulos para aprovechar acá las mayores tasas de interés”, señala Alejandro Reyes, jefe de estudios económicos de la firma Ultrabursátiles.Quienes pasan un buen momento son los exportadores, ya que recibirán más pesos por sus ventas, luego de haber soportado un dólar que incluso cayó hacia los $1800. El sector confeccionista del Valle, por ejemplo, es uno de los más favorecidos, ya que sus ventas al exterior han crecido 68,3 %. Pese a ello, Javier Diaz, presidente de la Asociación de Comercio Exterior, Analdex, recalca que “lo ideal es tener una tasa de cambio de equilibrio que no castigue ni a exportadores ni a importadores. Y en el caso de los exportadores un dólar más caro ayudará a preservar el empleo en la industria”. Esa tasa ideal, dice el dirigente gremial, debería oscilar de aquí en adelante entre $2100 y $2200. A ello, el analista Julio Escobar responde que todo dependerá de un ajuste esperado en las tasas de interés en Estados Unidos —tras el desmonte del millonario plan de estímulos de la Reserva Federal— ya que muchos capitales retornarían a ese país.Como están las cosas, todo apunta que el dólar mantendrá su camino alcista, aunque para muchos ese dilema aún gravita sobre la economía. Un toque positivo A quienes venden productos y servicios en el exterior, un dólar más alto favorecerá sus negocios, pues recibirán más pesos.Es el caso de los confeccionistas, los caficultores, los floricultores, los bananeros y los azucareros. La industria manufacturera, cuyos crecimientos en ventas y producción, han sido de 2,3% y de 1,7% (hasta agosto último), podrá experimentar una reactivación con una tasa de cambio más devaluada.Lo anterior, llevará de forma automática a una mayor generación de empleo en los próximos meses. El crecimiento de los Estados Unidos junto a un dólar fortalecido, permitirá, asimismo, colocar más productos nacionales en ese mercado, ya que el consumo de los hogares de ese país está en plena recuperación.En el caso de los confeccionistas del Valle del Cauca , la mejoría en las cotizaciones de la divisa verde es una buena noticia, y más ahora cuando ese sector presenta un importante despegue.“Ese buen desempeño se ha dado, pese a la revaluación que experimentó el peso en los últimos años, ya que la misma impactó los ingresos de las empresas en pesos y encareció la mano de obra en el contexto internacional”, indicó Esteban Piedrahita, presidente de la Cámara de Comercio de Cali.Pese a los temores de muchos sectores, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, dice que no debe haber preocupación por un dólar superior a los $2000.Y enfatiza: “Este es un nivel que es saludable y positivo, ayuda a los exportadores, a los empresarios del sector agro, a los campesinos y a la industria. El dólar podría subir un poco más, no hay una meta, pero sí podemos decir que un nivel un poco más alto sería saludable también”. El efecto negativo El incremento en las cotizaciones del dólar puede generar algunos efectos adversos en determinados sectores económicos del país.Por ejemplo, los productos tecnológicos, vehículos, alimentos y materias primas importadas podrían sufrir un ajuste automático de sus precios en los próximos meses.También el valor de los tiquetes aéreos y los paquetes de viajes hacia el exterior entrarían en la onda alcista, ya que se liquidan en dólares.Sin embargo, Camilo Herrera, presidente de la firma Raddar, sostiene que “el tipo de cambio se demora por lo menos 4 meses en impactar los precios de los productos, debido a los inventarios, coberturas cambiarias y pedidos; pero sin duda tendrá un futuro impacto en las compras de los hogares”.Y pone de presente que “quien vaya a viajar en diciembre de turismo al extranjero y/o hacer compras en línea, deberá pagar más pesos por dólar, en una tasa cerca al 10 % adicional”.Igualmente, el impacto podría ser para quienes tengan deudas en dólares (ya sean empresas o personas naturales). Y por supuesto, el endeudamiento del Gobierno en el extranjero se encarecerá. Tanto Herrera como Alejandro Reyes de Ultrabursátiles, advierten que un dólar más caro, al tener un efecto sobre los precios, podría llevar a una presión inflacionaria el año entrante. Un fantasma que está allí, pero que por ahora no amenaza a Colombia.De allí, que la tarea del Banco de la República será más compleja, ya que el control de la inflación —que no es otra cosa que evitar el desborde de los precios al consumidor— ha sido su mejor logro en la última década.Un alza en las tasas de interés es probable en el 2015 dentro de la política monetaria del Emisor, para evitar que la inflación supere el 3%.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad