El dilema de la economía colombiana con las nuevas tasas de interés

Julio 12, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El dilema de la economía colombiana con las nuevas tasas  de interés

El Banco de la República ha hecho este año cinco ajustes para prevenir un desbordamiento del consumo.

El próximo 29 de julio a la Junta Directiva del Banco de la República le corresponderá tomar una decisión cada vez más difícil: seguir elevando sus tasas de interés en momentos en que la economía está en su mejor momento, o detener ya esos ajustes para no congelar el consumo de los colombianos.El Emisor ha elevado en cinco ocasiones sus intereses desde febrero de este año, al pasar de 3,25% al 4,25%, ante la fuerte presión inflacionaria por cuenta de las secuelas que ha dejado la ola invernal. Tales incrementos no han caído nada bien entre gremios y empresarios, e incluso a finales de mayo (cuando fue el último ajuste), el presidente Juan Manuel Santos se mostró inconforme. Según el mandatario, “me preocupa que las tasas suban demasiado y tengan un impacto negativo en la demanda”. Esto, dijo, “podría frenar innecesariamente a una economía que ha crecido a un ritmo saludable”. El PIB del primer trimestre creció al 5,1%, una cifra que ni los más escépticos la esperaban. Frente a la perspectiva de más aumentos en los intereses, el presidente de la Federación Nacional de Comerciantes, Fenalco, Guillermo Botero, señala que “el desempeño económico y del consumo no debe asustar a nadie, y así lo debería comprender el banco. Un alza adicional en tasas no es necesaria”.Precisamente, el comercio ha sido uno de los sectores más favorecidos con los créditos de consumo baratos, ya que las tasas promedio con ‘dinero plástico’ oscilan hoy entre el 24% y el 25% efectiva anual. Hace dos años esos intereses eran casi del 30%.Ajustar o no ajustarA pesar de tales llamados, algunos analistas apuestan a que la institución aplicará en su próxima junta un incremento adicional de 0,25 puntos porcentuales para colocar su tasa de referencia en 4,50%. Para ello se basaría en que el Índice de Precios al Consumidor, IPC, en junio pasado saltó a un 0,32%, una cifra que tampoco se esperaba.El dilema también es si el crecimiento de la demanda de los hogares se está desbordando, y justifica un reajuste mayor de las tasas de interés. Los propios banqueros sostienen que eso no ha ocurrido. Pero la presidenta de la Asociación Bancaria, María Mercedes Cuéllar admite que “el Emisor ha actuado bien al ajustar las tasas para reducir los riesgos, y porque la cartera de créditos se ha acelerado”. Según cifras de la Superintendencia Financiera, en mayo de 2010 la cartera bruta de crédito, incluyendo operaciones de leasing ascendió a $155,43 billones, un año después esta cifra está en $191,15 billones, lo que representa un incremento de $35,72 billones.Un aspecto que se resalta es que a la par con el otorgamiento de más créditos, los saldos han disminuido en $1,14 billones lo que demuestra que los colombianos están pagando sus deudas.Aún así, la presidenta de la Cámara Colombiana de la Construcción, Sandra Forero, advierte que “el mayor riesgo del aumento de las tasas de interés es su impacto sobre las ventas de vivienda”. Sostuvo que “con un cambio de un punto porcentual en la tasa de interés hipotecaria, las ventas podrían caer en promedio un 11%”. Hoy la tasa promedio para los créditos hipotecarios es del 14% al año.Según Daniel Niño, jefe de estudios económicos del Bancolombia, “aquí la discusión es sobre si todo el consumo está creciendo parejo”. En su concepto “los hogares están endeudándose para adquirir importaciones, como electrodomésticos, pero no es generalizado que todo el consumo está creciendo mucho, ni que todos los artículos se están vendiendo”.De allí que el Banco de la República esté pensando en mantener sus ajustes en tasas. Algunos piensan que el tope ideal para el 2011 es 4,50%. Es decir no subir más para lo que resta del año. Pero eso está por verse.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad