El consumo entre los colombianos no disminuye

El consumo entre los colombianos no disminuye

Julio 15, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Por Francy Elena Chagüendo Azcárate Reportera de El País

Hay síntomas de desaceleración, pero el consumo sigue con cifras positivas. Las compras del país, a junio, sumaron $192 billones.

Una corta visita al centro de Cali, después de las 10 de la mañana, muestra que el comercio de la ciudad está más vivo que nunca. Gente que va y viene por las calles, pero que en su intermedio no deja de adquirir algún producto, de la calle o de los locales ocultos tras los ambulantes.La misma imagen se vive en los centros comerciales o en las grandes superficies; carritos cargados no sólo con el mercado quincenal, sino con electrodomésticos u otros artículos de entretenimiento. Este panorama hace pensar que el consumo de los caleños y de los colombianos no para y que continúa con el mismo ritmo del 2011. Y las cifras lo confirman: según la firma Raddar, el total de compras en Cali aumentó de $20,7 billones generados en el primer semestre del 2011 a $22,8 billones registrados en igual periodo de este año.Ana Teresa Segura, gerente de Unicentro, afirma que los resultados han sido diferentes para las empresas, pero que en general el semestre cierra en positivo para la gran mayoría del comercio, después de unos primeros meses lentos. “El comentario de las empresas grandes y pequeñas es que se ha crecido en facturación. En algunos casos, han circulado menos personas, pero se cumplen los presupuestos”, explica. ¿Hay menos ventas?Pero para algunos comerciantes y analistas económicos hay cifras que evidencian una desaceleración en el país, pues se venía de un crecimiento en las compras superior al 10% el año pasado y se pasó a un ritmo de 6% en lo corrido del 2012.En junio, por ejemplo, cayeron las ventas de carros, se comercializaron 300 menos que en igual mes del año pasado. Sin embargo, en el balance del primer semestre (160.831 unidades vendidas en el país), se registra todavía un alza de 1,7%, frente al 2011.En abril de este año, según del Dane, las ventas del comercio minorista disminuyeron 2,8%, en especial las de electrodomésticos y muebles de hogar; productos de aseo personal, cosméticos, prendas de vestir, entre otros. Otro indicador a la baja es el de la compra de vivienda que cayó entre enero y mayo de este año 17%, en las 13 principales ciudades del país, de acuerdo con datos de Camacol. En ese periodo se vendieron 49.224 soluciones habitacionales, mientras que en igual lapso del 2011 fueron de 59.353.A estas cifras se unen los resultados de la encuesta de opinión del consumidor de Fedesarrollo del mes de junio, la cual también muestra un deterioro en la confianza de los colombianos, aunque todavía ésta se encuentra en un nivel favorable. Por ejemplo, la encuesta indagó sobre si era buen momento para comprar muebles o electrodomésticos y el 24,8% de las personas dijo que sí, un porcentaje menor en 5 puntos a los resultados del año pasado, pero mucho mejor al registrado en el mes de mayo.Comerciantes caleños como Juan Blanco no vieron el panorama tan claro en el primer semestre del año. “El comercio fue muy duro, vimos alguna desocupación de locales porque no se generaron los ingresos proyectados. Pero estamos esperando un repunte para el segundo semestre del año”, asegura.Sin embargo, Leonardo Villar, director de Fedesarrollo, explica que las tasas de crecimiento de las ventas del comercio en el 2011 no eran sostenibles y fue por ello que se vio un apretón al comienzo del año con el alza de la tasa de interés del Banco de la República. Ahora, considera, sigue el crecimiento del consumo, pero a un ritmo menor.La analista Juana Téllez, jefe de estudios económicos del banco Bbva, también opina que el país registra una desaceleración del consumo que era previsible, pues en el 2011 se creció a tasas muy altas que son imposibles de mantener. “La venta de automóviles ha caído y también la de productos durables, pero es normal y los niveles de ventas actuales están bien para la economía. El consumo seguirá creciendo”, dice.Hay optimismoLa alerta sobre la desaceleración del consumo se dio por el menor ritmo registrado en este renglón en los resultados trimestrales del Producto Interno Bruto, PIB.Entre enero y marzo, el consumo de los hogares aumentó 5,9%, cuando en el cuarto trimestre de 2011 había sido de 6,1%, de acuerdo con el Dane.Según el Banco de la República, el gasto de los hogares estuvo impulsado principalmente por las compras de bienes no durables y por la dinámica de los servicios. Por su parte, el gasto en bienes semidurables se desaceleró aunque mantuvo un ritmo de crecimiento alto. El consumo final de los hogares colombianos llegó a $296,9 billones, a precios constantes, en el 2011 para un incremento de 6,6%.Carlos Hernán Betancourt, presidente de Acecolombia, entidad que agremia a los centros comerciales del país, afirma que la desaceleración no debe generar una preocupación en este momento.“Las ventas en los centros comerciales del país crecieron el año pasado 23%, una cifra impresionante, por eso si hoy el repunte es del 5% se cree que es malo, pero no es cierto, lo que se está generando es la consolidación de ese crecimiento en medio de las tormentas mundiales”, afirma.El consultor Camilo Herrera, gerente de la firma Raddar, explica que este año el consumo se mantendrá de forma moderada y que sosteniendo los niveles actuales se expandirán todas las categorías. Por ejemplo, las ventas de confecciones en el territorio nacional crecieron a un ritmo de 10% hasta junio del 2012.La expectativa de Raddar es que este año se llegue a un crecimiento en las compras de los hogares superior al 7%, lo cual estima será positivo para el país, considerando la situación mundial.Pese a esta previsión, en el Banco de la República se abrió la polémica sobre si es necesario volver a bajar la tasa de interés, que hoy está en el 5,25%, para evitar que el consumo de los colombianos pueda pasar de una desaceleración a cifras negativas. Con todo ello el panorama es alentador.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad