"El actual modelo económico se deshumanizó": economista Alfredo Sfeir Younis

"El actual modelo económico se deshumanizó": economista Alfredo Sfeir Younis

Mayo 14, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Alfredo Sfeir Younis trabajó 33 años en el Banco Mundial y fue representante ante la ONU y la Organización Mundial de Comercio.

El economista y líder espiritual chileno, Alfredo Sfeir Younis, urge cerrar las brechas sociales en América Latina para que se convierta en potencia mundial.

Es uno de los más grandes pensadores, economistas, ecologistas y líderes espirituales de América Latina. Sus teorías han revolucionado muchos de los conceptos del manejo económico mundial, el cambio climático y el comercio en la sociedad actual.Se trata del chileno Alfredo Sfeir Younis, quien en 1976 fue considerado como el primer economista ambiental en el mundo.Sfeir Younis, quien hoy dictará a las 11:00 a.m. una conferencia en la Universidad Javeriana de Cali habló para El País sobre varios tópicos de la realidad socioeconómica del Continente, la búsqueda de la paz en Colombia y el impacto de la globalización.¿Por qué es necesario un nuevo paradigma para el desarrollo del mundo, tal como usted lo viene profesando en sus conferencias?Esas economías que están sobreviviendo es uno de los motivos empíricos para cambiar de modelo. La critica que yo hago al modelo no es política sino empírica, ya que el sistema es cada vez más vulnerable, pues cuando Estados Unidos tose a todos nos da bronconeumonía, y cuando falla el mercado inmobiliario en Europa hay una crisis mundial. Por ello, el sistema está llegando a un límite muy específico. Lo que yo propongo es que llegó el momento en que Latinoamérica sea el líder del mundo, y para eso debemos creer primero en lo nuestro y en segundo lugar hay que contar con suficiente capacidad para desarrollar ese cambio a través de una planificación de largo plazo.Se habla mucho de América Latina y de una Latinoamérica bolivariana, entre muchos otros nombres, pero no hay nadie que haya propuesto todavía un modelo económico para nuestro Continente como tal. Los actuales modelos y sistemas están impuestos por otros dentro de la globalización.¿Se agotó ese modelo? El modelo actual está agotado, y la gente está tratando desesperadamente de seguir creyendo en que podrá arrojar resultados algún día. Hoy, por ejemplo, Europa está unificada a través del euro como fuente de motivación. Y hoy también se le propone al mundo que sea mediante un sistema neoliberal con un consumo exagerado y de producción. Pero yo digo otra cosa: La unión del mundo debe hacerse a través de un modelo de fraternidad, algo que no tiene nada de esotérico. Es una nueva manera de ver la realidad, ya que, por ejemplo, Estados Unidos consume más de cuatro planetas y Chile, casi dos, cuando habitamos es uno solo, por lo que es necesario repensar nuestra opción de bienestar. Por ello en el mundo está surgiendo un nuevo tipo de consumidor que no compra la pelota fabricada por niños esclavos en el Asia. O quienes rechazan aquellas bebidas gaseosas que tienen sustancias adictivas peligrosas para los seres humanos.En otras palabras, la economía de hoy, se deshumanizó...Nosotros hemos perdido el verdadero sentido sobre el papel de la economía, la cual debe estar al servicio del ser humano, y no el ser humano al servicio de los intereses económicos. No podemos tener un sistema que fabrica comida chatarra porque al final saldrá perjudicada la salud de las personas. Por eso no cabe plantear un sistema para abrir más hospitales, sino fomentar planes preventivos para que no haya más enfermedades. Tampoco contar con un mayor número de cárceles, construir muros y seguridad extrema, cuando la solución es trabajar para que no haya más focos de violencia. Por eso la economía de hoy está totalmente deshumanizada, cuando la realidad es que detrás de cada comerciante o fabricante hay es una cara humana.¿Qué explica que las economías latinas crezcan mucho en medio de grandes brechas sociales, y usted considere que sea el futuro Continente líder del mundo?Es una miopía de parte de los sectores público y privado el no entender que la pobreza es la autodestrucción de nuestra sociedad. Es una vergüenza que en Chile haya tantos pobres, lo mismo que en Latinoamérica. No hay futuro para el empresario privado con la autodestrucción social. Y todo se explica porque el mecanismo de mercado no tiene maneras automáticas ni para corregir la equidad ni la destrucción ambiental.El actual modelo neoliberal no lo tiene, aunque no es culpa del mercado, porque es un elemento de intercambio. Latinoamérica será rica cuando no haya ningún pobre, y no cuando tengamos un PIB per cápita de US$20.000.Entonces, no es partidario de los Tratados de Libre Comercio...Hay que ver la economía como algo histórico, y no de ahora. Existió en el pasado un modelo proteccionista que duró muchos años, que luego se abrió, pero llegó el momento de volver a proteger la economía. Cuando un TLC se firma ya no hay tarifas, y lo que interesa es crear más mercados, y por lo tanto no existe ningún beneficio Si yo fuera Presidente estos tratados deberían ir más allá del comercio. Pero, volver al proteccionismo no es un retroceso...El de antes fue un proteccionismo raro, tradicional, con políticas socialistas y capitalistas, conservadoras y liberales. Ese modelo estaba basado en la guerra fría. No es el modelo proteccionista que yo propongo, pues hoy el ciudadano es el rey. Es el que manda, sino mire lo que sucedió con la llamada Primavera Árabe y movimientos similares en Estados Unidos, donde la sociedad ha aparecido como un actor empoderado para defender sus derechos. ¿Usted como líder espiritual cree que la actual negociación de paz con las Farc nos llevará a la reconciliación?Soy un hombre de paz. Me llama la atención que el mundo sea capaz de conseguir trillones de dólares para la guerra, pero no un dólar para la paz. No puede haber paz sin reconciliación, ni reconciliación sin verdad, ni verdad sin justicia. Por lo tanto todos estos elementos deben estar todos envueltos, y no podemos hacer borrón y cuenta nueva y meter el conflicto bajo la cama. Aquí tiene que haber una verdad colombiana y un proceso de justicia no solo legal, sino humana. Mi mensaje es que el día en que Colombia ya no esté en conflicto podrá convertirse en una futura potencia mundial y latina. Justicia es encarcelar guerrilleros que hayan cometido delitos atroces...Eso lo tiene que decidir el Gobierno. El perdón debe salir de un reconocimiento del daño y el impacto externo que hubiese ocasionado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad