“El 30% del comercio textil es de contrabando” dice presidente de Inexmoda

Enero 31, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I Redacción
“El 30% del comercio textil es de  contrabando” dice presidente de Inexmoda

Al erradicar el contrabando la industria tendrá más herramientas para competir y enfrentar los temas coyunturales como la revaluación y el alza en los precios de los insumos.

Carlos Eduardo Botero, presidente de Inexmoda, afirma que el Gobierno debe tomar medidas contundentes. Esta industria aporta el 8% del PIB industrial de Colombia y genera el 20% del empleo, eso significa unas 250.000 personas vinculadas directas.

El empresariado colombiano, en el sector de textiles y confecciones, empezó el año con mucho entusiasmo sobre el desarrollo que tendrán los negocios en el 2011. Sin embargo, hay nubes negras que atentan contra esa buena energía, como el alza en los precios internacionales de los insumos, la reforma arancelaria en Colombia y la revaluación de la moneda nacional.Carlos Eduardo Botero, presidente del Instituto Nacional para la Exportación y la Moda, Inexmoda, entidad que lidera eventos como Colombiatex, que acaba de terminar con expectativas de negocios por US$119 millones, dijo que esos temas coyunturales son preocupantes, pero considera que por encima de éstos, lo que más afecta a la industria es el contrabando y por eso pidió al Gobierno que se tomen las medidas necesarias para arrancar de raíz ese problema. ¿Cuáles son las perspectivas del sector textil y confecciones para este año?Lo que hemos visto hasta ahora es positivo. El año pasado fue interesante, enero comenzó bien y por el entusiasmo y ánimo que tuvieron los empresarios en la primera feria del sector que se hizo en Medellín, yo diría que tendremos un año bueno, a pesar de algunos elementos que todavía pesan sobre la industria. En materia de consumo creo que vamos a crecer 4% y las exportaciones un 20%.¿Qué elementos podrían frenar ese entusiasmo de los empresarios?Son varios, el contrabando, la revaluación y la disminución de los aranceles, pero creo que si hay que priorizar serían los dos primeros. El contrabando tenemos que acabarlo definitivamente y por supuesto es importante que el Gobierno adopte nuevas medidas contra la apreciación de la moneda nacional.El contrabando es un tema recurrente ¿Existen razones para pensar que se puede hacer algo concreto?Es recurrente porque no hemos tomado la decisión de acabar con el contrabando, siempre hablamos de mejorar los controles y ya es hora de cambiar ese discurso. Lo que tiene que hacer el país es cambiar la aptitud y acabar con el flagelo. La Dian tiene un gran reto y obviamente los empresarios estamos listos para apoyar ese trabajo.¿Y qué se tiene que hacer para acabar el contrabando?Hay que trabajar fórmulas más exigentes. Por ejemplo, cárcel para las personas que realicen estas actividades. Hoy, estimamos que el 30% del comercio de textiles y confecciones del país es contrabando, son cifras muy altas y por eso insisto es que hay que tomar decisiones y no más paños de agua tibia. Por parte del Gobierno hay buenas intenciones, pero no vemos nada novedoso todavía. Nuestro mensaje es que acabemos con el contrabando.¿Se ha estimado cuál será el impacto de la reforma arancelaria para la industria?Esa reforma fue una decisión inconsulta por parte del Gobierno con el empresariado colombiano y se tomaron decisiones que afectarán el empleo en el sector de textiles y confecciones, porque será más barato traer el producto terminado, ya que bajaron los aranceles. Por otro lado, se tomaron determinaciones de materias primas que no se producen en el país, las cuales quedaron con aranceles altos. Es un tema que los empresarios han pedido que se revise, pero hoy es una realidad. ¿El alza de los precios de los insumos para el sector es otra preocupación?Sí, es algo que hoy tiene pensando a todos los empresarios. Tenemos un reto y es cómo seguir trabajando con esas alzas internacionales en el costo de las materias primas como el algodón. Eso lo veremos reflejado en el precio de los productos al consumidor por ahí en el mes de marzo.¿Esta situación afectará el consumo nacional, pues los precios de las prendas subirán?No habrá alternativa porque el incremento de las materias primas no es una cosa de Colombia, es una situación que se vive en todo el mundo. Cualquier producto que se compre en los próximos meses, si es legalmente introducida al país, tendrá un costo superior, pero esta misma situación aumenta el riesgo de contrabando. ¿Qué oportunidades tiene el sector ahora que China tiene problemas para atender sus pedidos de confecciones?El país tiene espacio para crecer. China se está volviendo muy costosa para producir, porque la mano de obra se ha reducido y los tiempos de entrega de los pedidos son muy grandes, lo que no le favorece en este momento.Por eso los grandes compradores de confecciones de Estados Unidos, entre otros, están mirando hacia América Latina, lo que abre las puertas a que Colombia gane más espacio en el mercado internacional y para ello tenemos una industria fuerte, innovadora y con mucha calidad. Creo que es una oportunidad que se puede aprovechar y los empresarios están listos.¿Centroamérica puede “pelearnos” ese mercado que dejará China?Ellos han hecho una trabajo muy interesante y se tiene un componente tributario muy competitivo. En Centroamérica están orientados a la maquila, mientras que nosotros tenemos más valor agregado, diseño, elementos que se pueden aprovechar para marcar la diferencia.¿Cuál es la participación del sector textil confección en el desarrollo económico del país?Esta industria aporta el 8% del PIB industrial de Colombia, genera el 20% del empleo, eso significa unas 250.000 personas vinculadas directas, tuvimos el año pasado unas exportaciones cercanas a US$1.000 millones y las ventas en el mercado interno llegaron a los $10 billones.Las exportaciones cayeron porque teníamos una alta dependencia con Venezuela, pero ahora se ha ido creciendo a otros mercados como Ecuador, Perú, México y Estados unidos. Se estima que Venezuela le debe al sector como US$80 millones.¿Qué expectativa tienen frente al TLC con Estados Unidos, hay optimismo al respecto?El TLC es muy importante para nosotros, más cuando el ambiente para el Atpdea (Ley de Preferencias Arancelarias) no es el mejor y se hizo una prórroga muy pequeña que va hasta el 15 de febrero. El TLC le brinda a la industria un horizonte de largo plazo que le permite establecer alianzas. Esperamos que el trabajo que hizo el vicepresidente, Angelino Garzón, tenga algún efecto, porque si no se llegara a dar el tratado y se terminara el Atpdea, el arancel volvería al 17%, lo que significa que los productos nuestros se encarecerían.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad