EE.UU. se quedó solo en disputa monetaria

Noviembre 13, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Agencia AP

Cumbre del G-20 no dio respaldo a Obama, tras pedir más devaluación del yuan chino.

Líderes mundiales de las 20 economías principales del mundo se rehusaron a apoyar los esfuerzos de Estados Unidos para llevar a China a una valorización de su moneda, lo que mantiene viva una disputa que aumenta los temores de una guerra de divisas global.Al final de la cumbre de dos días, los líderes del G-20 —entre ellos los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y de China, Hu Jintao— emitieron un comunicado recatado, que sólo señala que están de acuerdo en evitar una “devaluación competitiva” de sus monedas. La declaración es de poco peso porque los países generalmente sólo devalúan sus divisas en condiciones extremas como una crisis financiera severa.La articulación ligeramente distinta de ese pedido usando las “infravaloración competitiva”, favorecidas por Estados Unidos, hubiese demostrado que el G-20 tiene una posición más fuerte con respecto a la política monetaria de China. Washington alega que Beijing está manteniendo el yuan débil artificialmente para ganar una ventaja comercial. Pero la posición de Estados Unidos se ha visto menoscabada por la medida que ha tomado de imprimir dinero para empujar el crecimiento letargado de su economía, lo que debilita al dólar. El resultado del comunicado también muestra la disminución de la influencia de Estados Unidos en el escenario mundial, especialmente en asuntos económicos. Obama dijo en una rueda de prensa que la moneda de China es un “irritante” no sólo para su país sino para muchos otros de sus socios comerciales.“China gasta una enorme cantidad de dinero interviniendo en el mercado para mantenerlo infravalorado, entonces lo que hemos dicho es que es importante para China” seguir un sistema basado en el mercado, señaló Obama. “Tenemos que entender que esto no se puede resolver de la noche a la mañana. Pero tiene que ser atendido y tengo confianza en que así será”. El comunicado del G-20 —que incluye a los países más desarrollados así como naciones emergentes, entre ellas Argentina, México y Brasil— evitó usar las palabras “infravaloración competitiva”, una referencia a la política monetaria actual de China que funcionarios habían introducido en un borrador de la declaración conjunta durante las negociaciones previas a la cumbre. Por su parte, Brasil y Argentina se mostraron positivos con la declaración final de la cumbre. El ministro brasileño de Hacienda Guido Mantega dijo que el comunicado del G-20 era “inédito” al permitir la toma de medidas macropudenciales.“Fue acordado que los países emergentes que puedan sufrir impacto por flujo de capitales puedan tomar medidas macroprudenciales”, dijo Mantega.Asimismo, el canciller argentino Héctor Timerman expresó su satisfacción.“Me voy satisfecho porque los temas importantes para Argentina, como la reforma financiera y que no se le dé más valor al capital financiero que al capital productivo, esos temas van surgiendo y eso será en beneficio de todas las economías”, dijo.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad