“Diversificar el agro no implica afectar la caña”: presidente de la SAG, Francisco Lourido

“Diversificar el agro no implica afectar la caña”: presidente de la SAG, Francisco Lourido

Febrero 21, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Henry Delgado Henao | Editor de Activos
“Diversificar el agro no implica afectar la caña”: presidente de la SAG, Francisco Lourido

Francisco José Lourido, presidente de la SAG, la Sociedad de Agricultores y Ganaderos del Valle.

El Valle puede destinar 150.000 hectáreas de tierra a la producción de frutas y hortalizas sin necesidad de decirle adiós a la caña de azúcar. Las zonas de ladera y de cordillera se pueden aprovechar para sembrar mango, limón, aguacate y fresa.

n tono cordial pero con mucha firmeza dice que ya es hora de que los empresarios del sector agrícola dejen de hablar más sobre planes hortofrutícolas y se decidan a sembrar fresa, mango, limón, aguacate y piña, que son productos con gran potencial, incluso exportador. Acto seguido aclara que esa alternativa de diversificación del agro en el Valle del Cauca no significa que se le deba decir adiós a la caña de azúcar, cultivo emblemático en esta región del país. Así habla Francisco José Lourido Muñoz, agrónomo de profesión, y quien después de haber sido gobernador del Valle del Cauca durante 16 meses, regresa al campo, el que adora con todo su corazón y lo hará desde la presidencia de la SAG, la Sociedad de Agricultores y Ganaderos del Valle.También deja claro que aunque aprendió a hacer política, no tiene intenciones de volver por ese camino. Lo suyo es el agro. Por ello opina que se dedicará a convencer a empresarios e inversionistas de que el Valle puede destinar alrededor de 150.000 hectáreas al sector hortofrutícola. Para lograrlo, también se pondrá el sombrero de Fructificar, una comercializadora de frutas y hortalizas que gerencia desde hace año y medio. En diálogo con El País, el Gerente de Fructificar y Presidente de la SAG habló de los retos que tiene en mente.Desde hace varios años se habla de que el Valle debe diversificar el agro y dejar de ser una región solo de caña. ¿Ahora que usted regresa a la SAG va a poner en marcha ese objetivo?Es fundamental que cambiemos. Sabemos que es un proceso difícil, pero debemos comenzar a hacerlo. Este es el momento porque uno no puede salir de los problemas si sigue haciendo lo mismo. Hay que cambiar y pensar en otras alternativas.Precisamente eso es lo que venimos escuchando hace rato, pero no vemos acción. ¿No cree que es hora de dejar tanto diagnóstico y ponerse a trabajar?Sin duda alguna. No solo eso, es el momento para que en el Valle dejemos de hablar de tantos planes frutícolas y nos dediquemos a sembrar, dejar tanta habladera y comenzar la sembradera.¿Y qué va a hacer para que eso se vuelva una realidad?Desde la SAG quiero dinamizar todo el sector agropecuario, tener una ganadería más eficiente, que de verdad sea de clase mundial, tener una fruticultura importante.Vemos la piña como una gran opción, porque genera un empleo por hectárea. Vemos también la fresa como otra gran apuesta.¿ Dónde se siembra fresa en el Valle? Estamos en Tenerife, jurisdicción de Palmira, es una zona óptima para sembrar. En Sevilla y en toda la zona de coordillera es muy promisorio ese cultivo, pues genera diez empleos por hectárea. Es un cultivo que comienza a producir a los seis meses de haber sido sembrado y produce durante 18 meses. Por hectárea se producen unas 100 toneladas de fresa.¿También se habla mucho de una variedad de aguacate, el Hass, qué opciones tiene?Tiene muy buenas opciones. Se puede producir en zonas que tengan una altura de 1800 metros. Lo mismo sucede con la fresa. Esa variedad de aguacate tiene la particularidad que se ve negro por fuera, pero en realidad está maduro. Su apariencia no es muy vistosa, pero así es. La ventaja de ese tipo de aguacate es que si se mantiene frio puede aguantar hasta mes y medio, lo que lo hace resistente al transporte. Este producto genera un empleo por hectárea.Sobre mango y limón también se habla de que tienen potencial, ¿qué hay de cierto?Así es, son productos clave que tienen un gran mercado que se puede exportar. El mango y el limón se pueden cultivar desde los 900 metros hasta los 1200 metros.¿Cuánta tierra puede destinarse al desarrollo hortofrutícola en el Valle?Diría que mucha tierra. Tenemos alrededor de 150.000 hectáreas para todos estos cultivos. En el caso de la piña, por ejemplo, si quisiéramos tener el 1,0 % del mercado de exportación, tendríamos que sembrar casi 800 hectáreas y eso es factible. Podemos ser jugadores importantes.Con el aguacate sucede una cosa particular, y es que en Colombia podemos producir de enero a abril, una época que no es ventajosa para países como Chile, Perú y México, pues en ese lapso no producen.Bueno, pero la SAG no solo se va a dedicar a las frutas. ¿Qué otro clase de productos tiene en mente? Vamos a impulsar el arroz. Con la tecnología de Arroz Blanquita se están obteniendo producciones importantes. Estamos hablando de 10 toneladas por hectárea, cuando a escala nacional la producción llega a cinco toneladas por hectárea. Hay que seguir promoviendo la siembra. Otro tema en el que hay que trabajar es el forestal. Tenemos un gran aliado que es Cartón de Colombia.El Valle se debe reforestar. El objetivo es ver cómo cubrimos esas lomas dañadas y cuidar el suelo.¿Señor Lourido, si se ve tan claro el plan de diversificación del agro por qué se han demorado tanto los empresarios en actuar?Nos hemos demorado mucho en entrar al sector frutícola por múltiples razones, el tema de inseguridad nos ha limitado. Es triste decirlo, pero la falta de seguridad nos ha limitado el desarrollo agrícola del Departamento.Pero si el Grupo Ríopaila Castilla ya dio el paso hace más de un año... Es cierto, pero ellos lo pensaron bastante y estudiaron mucho la decisión. ¿Y acaso con la caña de azúcar no hay riesgos?Si, pero con la caña no sucede lo mismo porque no requiere tanta presencia como sí lo requiere la piña.Mire, la programación de caña se hace mensualmente, en cambio con la piña se debe hacer semanalmente.¿Pero no piensa que también es hora de que dejen el temor y tomen la decisión de ponerse a trabajar? Ya tienen un ejemplo...Tenemos que arriesgarnos un poco más y para eso contamos con el apoyo de la Fuerza Pública. La Policía y el Ejército están comprometidos para que podamos estar en las fincas. Tenemos que empezar a cambiar.Y qué hacer con la falta de actitud de nuestro empresariado, que uno lo nota muy pasivo...El tema es que ellos se vayan dando cuenta, por eso es que la empresa Fructificar está entrando al mercado. Nosotros vamos a dar el ejemplo. No podemos pedirle a los agricultores que siembren frutas si nosotros no lo hacemos.¿A propósito de Frucificar, el gestor fue usted?No, fue un grupo de empresarios liderado por Víctor Rosa, que es el gerente financiero de Tecnoquímicas. Llevamos año y medio operando y yo soy el gerente de la empresa. ¿Cuál es su meta en Fructificar en un par de años?Mire, antes de cuatro meses queremos tener los primeros cultivos de fresa y piña. Fructificar será una gran comercializadora internacional. Va a ser una exportadora, pero debe tener un porcentaje de sus cultivos como producción propia y va a invitar a unos productores a que inviertan.En dos años esperamos tener 12 hectáreas en fresa, 60 hectáreas de aguacate y unas 200 hectáreas en piña. ¿Usted les ve ganas a los empresarios de querer actuar?Sí y la idea es que se les vaya despertando más el interés. El caso del Grupo Ríopaila es un ejemplo.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad