Desconfianza económica tiene a los caleños restringiendo hasta los gastos necesarios

Abril 30, 2017 - 07:55 a.m. Por:
Redacción de El País
Gráfico gastos caleños

Quién creería que la decisión particular de las familias caleñas de remodelar la casa, comprar carro, tomar el crédito de vivienda, o simplemente gastar más dinero en entretenimiento, será la clave de la recuperación de la economía local y nacional.

Pues así es. El consumo de los hogares representa el 68 % del Producto Interno Bruto PIB de Colombia. Si se le suma el consumo del Estado este rubro asciende al 81%. “Es como monstruo, un gran buque que mueve la economía y es muy preocupante que durante los primeros meses del año haya sido tan lento”, afirmó Munir Jalil, director de Investigaciones Económicas del City.

Los datos confirman la debilidad actual del gasto de los hogares. Según la firma Raddar CKG, los hogares caleños gastaron en marzo pasado $3,6 billones en sus compras, incluyendo alimentos, créditos, arriendo, transporte y entretenimiento. La cifra es 3,55 % mayor a lo consumido en igual mes del 2016.

Sin embargo, eso no quiere decir que las familias compraron más. El análisis de Raddar indica que el precio de los productos en Cali aumentó 4,4 % y por eso el gasto de los hogares locales realmente decreció 0,57 % frente a marzo del año pasado.

Los caleños tuvieron que disponer de un poco más de dinero, pero llevaron menos productos a su casa.

La caída de este gasto no solo tiene que ver con el leve aumento del desempleo que se registra en la ciudad, sino con la precaución que han tomado algunos hogares que empiezan a postergar sus compras, a la espera de un mejor ambiente económico y social.

Alejandro Reyes, director de Investigaciones Económicas de la firma Ultraserfinco, considera que actualmente los hogares están preocupados por el desempeño económico y eso hace que cuiden su dinero, “lo que llamamos ahorro precautelativo”.

Por eso “es importante que se despejen del ambiente temores de una menor actividad, inseguridad, corrupción para que se regrese a un ciclo favorable de gasto”.

El Banco de la República redujo la tasa de interés de referencia a 6,50 %, pero esto no empujará el consumo hasta el próximo año, según algunos analistas.

Para Edwin Salazar, presidente de la Cámara Colombiana de Confecciones y Afines, uno de los sectores que más cayó en producción, en el inicio de año, arrancar el 2017 con la reforma tributaria y tasas de interés altas generó “la tormenta perfecta”.
“Las familias esconden las tarjetas de crédito que es un medio de pago importante y restringen compras que no consideran necesarias”, aseguró.

¿En qué gastaron los caleños?

En el 2016 el gasto de las familias caleñas sumó $42,95 billones, eso es como toda la inversión que el país tiene proyectada en las carreteras de cuarta generación. El 34 % de esos recursos se destinó a alimentos y el 25 % a vivienda.

En marzo pasado se conserva esta tendencia, pero se registra una mayor destinación de recursos para actividades de entretenimiento (18 % más frente a marzo del 16 %) y vestuario y calzado (9%), según datos de la firma Raddar, especializada en temas de consumo.

1,24
millones de pesos fue el gasto per cápita de los caleños en marzo.
2,03
millones de pesos gastaron los bogotanos en promedio el mes pasado.

“Los habitantes de la ciudad debieron asignar a productos como arrendamiento en promedio $377.000 millones en marzo pasado, rubro que aumentó 2,87 % frente al mismo mes del año pasado”, explicaron los analistas de Raddar.

Agregaron que el almuerzo, el transporte en bus, la compra de carne y los servicios bancarios fueron los productos que tuvieron el mayor gasto en la ciudad en el periodo analizado, todos estos registraron alzas en el inicio de año (ver gráfico).

¿Cómo reactivar el consumo?

El analista Munir Jalil considera que levantar el consumo de los caleños y de los colombianos es una tarea difícil, dado que el país tiene que ser consciente de la realidad que vive por la caída de los precios del petróleo y es que hoy tiene que funcionar con la mitad de los ingresos que tenía en el 2014. “Pensar que podemos llegar a niveles del gasto de ese año es una ilusión”.

Sin embargo, dice que para el país es clave volver a generar confianza para que los consumidores dejen sus reservas y no aplacen más sus compras. “El ambiente de desaceleración, los mayores impuestos por la reforma tributaria, la corrupción afectaron mucho la percepción de la gente y esto debe cambiar”, dijo.

Las encuestas de Fedesarrollo sobre la confianza del consumidor en los meses de enero, febrero y marzo mostraron resultados históricamente bajos.

7,7%
fue la participación del Valle en el total de compras nacionales.
1,4 %
podría crecer el gasto de los hogares en Colombia este año, según Raddar.

Julio César Alonso, director de el Centro Internacional de Economía y Finanzas de la Universidad Icesi, considera que la tarea de reactivar el consumo no es fácil porque todo se alineó en contra este año. Pero dice que el Valle tiene algunas ventajas, como es el tema de las remesas que siguen llegando en buen ritmo. A la región llega el 30 % de los giros que envían los colombianos desde el exterior y en 2016 representaron US$1407 millones.

“Estos recursos son claves para el departamento y pueden dinamizar ese gasto. Por otro lado, si continúa un buen comportamiento del sector de la construcción, que mantenga el empleo, sería posible que el gasto de los hogares se sostenga”, dijo el académico.

Mientras tanto, el comercio que ha sido uno de los sectores más afectados por la baja del consumo prepara estrategias para incentivar el gasto de los caleños.

Gladys Barona, directora de Fenalco en el Valle, afirmó que una de las tácticas que usa el sector son las ferias especializadas. Destacó, por ejemplo, que entre mayo y junio se tienen preparados varios eventos como Construhogar, que es una feria inmobiliaria, Expoindustrial que tiene proyectada una feria de negocios y Expomotor. “Esta feria vendió $47.000 millones en su última versión con un alza del 10 % en negocios, lo que evidencia la importancia para mover las ventas”, dijo.

Asimismo, proponen los analistas de Raddar que se aproveche que los caleños están destinando más recursos para su entretenimiento, pues en marzo las personas se interesaron más por asistir a eventos culturales que destinar sus recursos a adquirir bienes. “Este comportamiento no es del todo perjudicial, las empresas pueden ligar sus ventas a los eventos que se realizan en la ciudad y el país para aumentar sus ingresos, en lugar de ofrecer solo descuentos y promociones 2x1”, dijeron.

El viernes pasado el Banco de la República bajó su tasa de interés a 6,50 %, lo que podría motivar el consumo para el segundo semestre del año, si se logra que el sistema financiero traslade esa reducción a los usuarios.

¿Qué afecta el consumo?

- La falta de confianza del consumidor que percibe una situación económica difícil para el país.

- Hay una tendencia al alza de la tasa de desempleo, aunque en marzo la cifra cedió un poco.

- La reducción de las ventas del comercio. También bajan los despachos de cemento, la demanda de energía y la producción industrial.

-El saldo de la cartera se desacelera y la cartera vencida viene en aumento. A febrero el crédito creció apenas 1,28% en términos reales.

-Aunque baje la tasa de interés, los analistas insisten en que esto no se reflejará en más consumo, por lo menos en un año.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad