"Declarar renta en Colombia es complejo", director de la Dian

"Declarar renta en Colombia es complejo", director de la Dian

Agosto 12, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra | Reportero de El País

Juan Ricardo Ortega, director de la Dian

Juan Ricardo Ortega, director de la Dian, dice que un millón de ciudadanos cumplen esa obligación, pero otros seis millones podrían ser potenciales contribuyentes.

Bajo la sombra de otra posible reforma tributaria, por estos días han comenzado a vencerse los plazos para que más de un millón de personas naturales declaren renta en Colombia. Y podrían hacerlo muchas más, pero existe demasiada desinformación y confusión entre la gente.El propio director de la Dian, Juan Ricardo Ortega, admite que declarar renta es muy engorroso, ya que hasta el formulario para hacerlo es una especie de acertijo, repleto de cálculos matemáticos y hasta de “palabras esotéricas”.De allí, que los niveles de evasión de impuestos sigan siendo elevados dentro de un sistema tributario, que es considerado inequitativo.¿Cuántos colombianos realmente deben declarar renta en Colombia?, pues siempre esta obligación recae en los asalariados y casi en las mismas empresas y personas.Las cifras históricas hablan de un millón 200 mil contribuyentes, pero hay un número importante de personas que teniendo que declarar no lo hacen. Existe un alto nivel de confusión y de falta de pedagogía para que los contribuyentes, particularmente los de pequeños ingresos —personas que tuvieron entradas de más de $35 millones en el 2011— tengan la conciencia de que les corresponde declarar renta. Declarar impuestos no necesariamente significa pagar. Ese es un gran error que se presta para confusión. Hay mucha gente que no declara impuestos, maneja cifras muy importantes, y hasta podría tener saldos a favor, si lo hace.¿Qué tanta cultura tributaria todavía nos falta?Creo que en el caso de las personas naturales tenemos una cultura tributaria débil. La mayoría de la gente no sabe quienes están obligados e ignoran cómo es una declaración de renta. El sistema funciona bien cuando mucha gente declara. Para poder conocer el ingreso de alguien corresponde confrontarlo con el gasto de otro, y se puede cruzar la información.Infortunadamente luego de tomarse las políticas de simplificación, producto de las limitantes tecnológicas, el país aún pierde mucha información. Por ejemplo, hay siete millones de personas inscritas (en el RUT) que podrían dar información, pero solamente más de un millón largo declaran.¿Es decir que descontando el millón de contribuyentes de hoy, otras seis millones de personas no están cumpliendo con esa obligación?No. Uno no puede decir eso. Lamentablemente la ley generó unas reglas de juego que no son las mejores, porque se hizo énfasis en la simplificación para no generar una carga operativa en los bancos, pues antes los sistemas eran muy elementales.Hoy el mundo de la informática es mucho más avanzado que en 1986, pues en aquella época no había ni siquiera internet ni correos electrónicos. Por ello, la Dian debe pensar en un nuevo modelo hacia adelante en el cual más gente declare porque ello permite controlar a todos aquellos que manejan grandes ingresos. ¿En su concepto, en qué se basaría ese nuevo modelo?Es puro tema de diseño, ya que por ejemplo, los asalariados de menos de $102 millones al año no están entregando ninguna información. Hay casos en los cuales tenemos evidencia de que el salario que le pagan a la gente es menor que el gasto que le reportan a la Dian. Al inflarse de esta manera los gastos, se pagan así menos impuestos en cabeza de quienes los contrataron. Obviamente, son casos puntuales, que no se pueden generalizar, pero la capacidad de control es fundamental. Por eso el que la gente declare es importante muy para la Dian y para garantizar que los impuestos se recauden en su totalidad.¿Se deduce entonces que los colombianos siguen siendo evasores? Tenemos problemas grandes de evasión, indiscutiblemente. Hay estimaciones de que en IVA existe una evasión por encima del 20% y en renta entre un 20% y un 25%, pero otras personas afirman que podría ser del 50%. Mientras Brasil recauda el 35% del Producto Interno Bruto, PIB, en impuestos, en Colombia sumando la parafiscalidad, ingresos municipales y territoriales, incluyendo regalías, no llegamos al 22%. Estamos casi un 13% por debajo de Brasil y también frente a otras economías que tienen la misma capacidad de cumplimiento que podríamos tener nosotros.Se dice que la complejidad del sistema tributario es causa de nuestra escasa cultura en ese campo. ¿Es fácil declarar impuestos o no?Personalmente me parece muy complejo declarar. Si usted mira la página web de la Dian hay una hoja de Excel que ofrece una ayuda para hacer la declaración. Pero trate de utilizar esa ayuda y verá que es un proceso largo; se debe tener un conocimiento sobre determinada cantidad de palabras, que para la mayoría de la gente pueden ser esotéricas. Creo que es innecesariamente complicado. Esa es la discusión política. ¿Pero hasta cuándo deberá esperarse esa discusión política?Estamos comprometidos en buscar una simplificación del proceso de declaración de renta para personas naturales. En la medida en que logremos una mayor cultura, la gente debe entender que declarar no es per sé un impuesto, sino un acto de control. De hecho, del millón 200 mil colombianos que declaran renta, no hay más de 600.000 que paguen el impuesto. Ese es un tema que será importante cambiar hacia el futuro, pero tenemos que hacer una pedagogía para que las personas entiendan que no es un perjuicio, sino todo lo contrario, como es que al garantizar ese mayor recaudo tributario se aumente la posibilidad de ofrecer más educación, salud, justicia e infraestructura, que son cosas que el país necesita para su futuro.¿Pero cómo llegar a un sistema dónde a la gente no le dé pereza ni temor a la hora de reportar sus ingresos y bienes al Estado?Estamos buscando que se modifique el sistema tributario donde las personas naturales y sencillas, que somos la gran mayoría de los colombianos, que tenemos como ingreso solo un salario, podamos hacer una declaración de renta muy básica. Allí podríamos reportar cuánto es el total del gasto que informó alguien a nombre nuestro, para que sea la base de un impuesto con unas tarifas bajitas. Eso es mucho más fácil que ponerse a hacer mil tipo de cálculos matemáticos, buscando a su vez certificados del banco, de las tasas de interés que supuestamente pagó, el 4 x 1.000 que le retuvieron, de los gastos en educación y salud —que para una gente aplica y para otra no— y cómo se manejan las cesantías, si las retiró y forman parte, o no del ingreso, etc. Es verdaderamente muy complejo para una persona y no se justifica invertir una cantidad de horas en tratar de entender algo que en últimas no genera mucho valor. Eso está en la ley, y mientras tanto toca cumplirla infortunadamente.¿Con base en lo que usted dice, es factible eliminar el formulario actual que tiene 74 casillas, o cambiarlo por otro más simple? En Canadá se puede bajar el aplicativo de impuestos en un Ipad donde solamente se le pide a la persona su localidad (donde vive) y el total de los ingresos, y de inmediato sabe cuál es el impuesto a pagar.Si Canadá lo maneja solamente con solo un dato, y un botón para pagar fácil, creo que es una discusión en justicia que en Colombia se debería dar. Eso ya está inventado. Un cambio así podría facilitarle la vida a los colombianos, excepto para alguien muy rico o sofisticado, que tiene mil inversiones, que es otra historia totalmente distinta, pues cuenta con abogados y contadores que le facilitan todo ese proceso.¿Por qué pese a que la Dian ha intensificado sus campañas para que restaurantes, empresas y otros negocios facturen, aún para muchos esta norma es letra muerta?Pedí que colgaran en la página web de la Dian un librito para educación tributaria donde en la página 175 está toda la información sobre lo que debe ser una factura. Si usted lo lee podrá observar la complejidad de este proceso y que muchas veces se presta para que personas incautas y bien intencionadas caigan en incumplimientos.No obstante, tenemos pruebas y casos de personas que llevan doble contabilidad y poseen servidores guardados en sus sitios de residencia, utilizando el hecho de que la Dian no tiene facultades para hacer allanamientos, y aprovechando que el código penal colombiano no considera un crimen la evasión de impuestos, cuando es quitarle la plata al Estado para generar desarrollo social. ¿Esas trampas son culpa de la propia legislación?Es un vacío jurídico que existe en el país, y en el cual robarse los impuestos por razones muy esquizofrénicas lo consideran distinto a robarse la plata del presupuesto, cuando es exactamente el mismo dinero. Eso lo hacen personas con total conocimiento de causa, es decir, al instalar sistemas de computadores para robarse el IVA y el impuesto sobre la renta. Sin embargo, no es algo generalizado, ya que la mayoría de los colombianos es gente de bien, pero hay un número importante de quienes le hacen trampa al sistema tributario e, infortunadamente, quedan impunes

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad