Crisis en el Cauca pone en aprietos a empresarios del Valle

Julio 12, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Crisis en el Cauca pone en aprietos a empresarios del Valle

Germán Jaramillo, presidente del Comité Intergremial del Valle del Cauca.

Los actividad guerrillera que agudiza la situación de orden público en el departamento del Cauca, está deteriorando el panorama económico del Suroccidente del país.

La aguda crisis de orden público que azota al departamento de Cauca, es un tema de vieja data que empieza a pasarle la cuenta de cobro al empresariado del Suroccidente del país, especialmente del Valle del Cauca.Los recientes y recurrentes ataques guerrilleros en Toribío se convirtieron en la gota que derramó la copa y que alertó una vez más sobre la falta de una política de Estado integral, que dé una respuesta clara al deteriorado panorama social y económico de esta región.Actualmente el departamento de Cauca ostenta una tasa de desempleo de 10,9% y Popayán su capital del 17,2%, siendo esta última cifra una de las más altas a nivel nacional. El desplazamiento ha sido un factor que ha contribuido significativamente en estos indicadores, inclusive ha contagiado a la capital del Valle, esto si se tiene en cuenta que el 19% de las personas desplazadas de Cali provienen de municipios caucanos como Guapi, Caldono, Timbiquí, El Tambo y Argelia.Según datos de la Oficina de Asesoría de Paz del municipio de Cali, entre los meses de enero y mayo han llegado del Cauca un total de 639 personas desplazadas.Sin duda, los Gobiernos de las últimas décadas, no han podido atajar el conflicto armado en este departamento especialmente en el norte, zona con una amplia presencia empresarial, donde operan plantas de firmas como Colombina, Smurfit Kappa Cartón de Colombia, Casa Editorial El Tiempo, Carvajal Pulpa y Papel, entre otras.Para líderes gremiales del Valle y Cauca, la inseguridad, sumado a la interinidad política de estos departamento y el conflicto armado, son fenómenos que llevan al deterioro evidente del clima de los negocios, pues se trata de premisas que son tenidas en cuenta por los empresarios a la hora de ubicarse en una región, para el desarrollo de proyectos empresariales, la inversión nacional y extranjera y la dinámica del comercio exterior. De acuerdo con Germán Jaramillo, presidente del Comité Intergremial del Valle del Cauca, hay una correlación directa entre atraso, desempleo, pobreza y poca visibilidad del Estado con la presencia de la ilegalidad en Cauca, Nariño, Chocó y Valle, departamentos que han sido muy golpeados por fenómenos como el narcotráfico, la corrupción y la toma de grupos ilegales. "La seguridad es fundamental para la inversión, eso está demostrado. Las zonas de alto riesgo son las menos competitivas, y aunque no es medible cuantas inversiones hemos perdido en el Valle del Cauca, sin duda es un tema que nos resta competitvidad" , señaló Jaramillo.Frente a la visita presidencial el día de ayer en Toribío, el líder gremial dijo que la connotación de la presencia del presidente Juan Manuel Santos en Cauca, debe ir más allá de un consejo de seguridad con sus ministros, "es importante que se entienda que es necesario una presencia integral del Estado", anotó. Agregó que no se puede permitir que en el Valle del Cauca, se desmejore la sensación de seguridad, debido a que es precisamente sobre esa base en la que se está estructurando la estrategia regional de atracción de inversión a la región.Por su parte, Roberto Arango, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, calificó como muy preocupante el deterioro de la seguridad en este departamento, pues por su cercanía, influye de manera directa a la dinámica económica del Valle del Cauca. "Esa situación no afecta solamente al Cauca si no a los demás departamentos de la zona, ninguna empresa va a pensar radicarse en el Valle del Cauca, si la inseguridad está adportas del departamento", dijo Arango.A juicio de Javier Díaz, presidente ejecutivo de Analdex, este es un tema que afecta directamente el clima de negocios de la región y que debe ser solucionado de manera urgente si se quiere ser competitivo. "La problemática de orden público es un tema que influye de manera negativa en la percepción de los empresarios nacionales y extranjeros", dijo Díaz.Entre tanto, María Teresa Peñaranda, presidenta de Adicomex, seccional Suroccidente, alertó sobre las dificultades en el transporte de carga, por cuenta de las tomas guerrilleras y dijo que sin duda, para el comercio exterior del Suroccidente es fundamental la seguridad, pues este implica el traslado de productos al Puerto de Buenaventura. "Es gravísimo lo recurrente del asunto, la afectación a la economía es evidente, solo hay que mirar las altas cifras de desempleo que ostentan estas regiones para darnos cuenta", dijo Peñaranda.Voces de los empresariosAunque muchos empresarios consultados, prefieren mantenerse al margen de este tema, es claro como la inseguridad sumado a la interinidad política y a la problemática de orden público son motivo de preocupación para ellos.En el pasado mes de febrero, la puesta en marcha de un call center en la ciudad de Popayán, en el que se invertirían 10.000 millones y se generarían más de 350 empleos directos en la zona, fue suspendido por los problemas de inseguridad de la región.Según ejecutivos de la multinacional estadounidense Convergys Corporation, uno de los socios del proyecto, no existían garantías para desarrollar sus operaciones en el departamento y el envío de personal especializado para realizar el montaje del call center.Para Manuel Suso, fundador de Arrocera La Esmeralda, preocupa la situación en el departamento de Cauca porque la empresa cuenta con más de 3.000 hectáreas de cultivos de arroz en esta zona.Según Suso, la actual crisis de orden público en el municipio de Toribío impide el control frecuente de los cultivos. "La violencia en esta zona del departamento nos detiene de alguna manera el control y vigilancia de nuestros cultivos de arroz, debido a que por supuesto, existe un temor en el ingreso, pues no sabemos que nos vamos a encontrar", agregó.El ejecutivo explicó que como empresario no niega que teme por la seguridad propia y recordó que en el año 1999, sufrió el secuestro de su hijo mayor José Manuel Suso, que fue retenido en el departamento de Cauca por la guerrilla de las Farc.Finalmente Maurice Armitage, presidente del Holding Sidoc, y accionista de la Cementera San Marcos y El Ingenio Occidente, este último ubicado en el departamento de Cauca, entre Villa Rica y Santander de Quilichao; dijo que aunque sin duda, le preocupa la seguridad personal y de su familia, pues también fue retenido por la guerrilla hace muchos años, está convencido que la salida a la paz de estos departamentos se da con la generación de empleo y equidad social. "Los empresarios debemos creer en el Valle del Cauca y en el Cauca, tenemos que generar empleo y cambiar la cara de estos departamentos" , concluyó Armitage.La fuerza pública seguirá su labor: SantosDurante el consejo de ministros, que realizó el presidente Juan Manuel Santos en Toribío (Cauca), precisamente por las recientes tomas guerrilleras en este municipio, el mandatario de los colombianos aseguró que su Gobierno lanzará un programa denominado `Plan Cauca`, con el que se pretende sacar adelante a la región, con la puesta en marcha de programas estratégicos que apunten al desarrollo social, económico y alternativas en materia de seguridad. Adicionalmente dijo que la fuerza pública seguirá defendiendo a los colombianos y continuará perseverando en su lucha contra el terrorismo en Cauca y en todas las regiones del país. "Nosotros también estamos cansados de la guerra pero por ningún motivo podemos desmilitarizar un solo centímetro" , advirtió el Jefe de Estado en respuesta a una petición en ese sentido formulada por representantes de las comunidades indígenas de la región.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad