Crédito costoso y más impuestos esperan a Estados Unidos

Agosto 08, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Crédito costoso y más impuestos esperan a Estados Unidos

Un inversionista árabe muestra su descontento tras el desplome ayer de la bolsa de Dubai en 4,5%.

Es lo que viene tras degradarse la calidad de su deuda. Obama vive sus peores horas. Hoy podrían hundirse las bolsas del mundo.

Lo que resta del 2011 no será nada positivo para los estadounidenses. La degradación hecha por Standard & Poors a los bonos de deuda soberanos de ese país se traducirá pronto en préstamos más caros para los consumidores, las empresas y el propio Gobierno.Se trata de la primera consecuencia luego de que Estados Unidos perdiera un peldaño en la calificación de su crédito, ya que la misma cayó del nivel AAA a AA+, dejando atrás más de 50 años de prestigio como una de las economías más pudientes y seguras del planeta.Actualmente la tasa de interés de la Reserva Federal oscila entre 0% y 0,25%, nivel que se ha mantenido como una forma de reactivar la economía. Pero podría elevarse ante la urgencia gubernamental por conseguir más dinero.La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ocde, pronósticó que hacia el 2012 esa tasa podría subir al 2,25%. Ese nivel representaría un fuerte encarecimiento de los créditos de consumo hipotecarios para los hogares. Aunque el presidente Obama vive horas difíciles por el mayor deterioro que se visualiza para su economía, tras la medida de S&P no ha querido formular comentarios. La Casa Blanca sólo reconoció el sábado que Washington “debe mejorar” para reducir el déficit fiscal.En su tradicional mensaje sabatino por radio e internet, Mandatario se dedicó a exhortar al Congreso para que apoye sus propuestas para frenar el desempleo, ya que catorce millones de estadounidenses —el 9,1% de la fuerza laboral— no cuentan con un trabajo fijo.La lenta recuperación hace temer que la mayor potencia económica del mundo, que perdió casi 8,5 millones de empleos entre diciembre del 2007 y junio del 2009, pueda sufrir una recaída que la lleve al despeñadero.¿Qué viene para las bolsas?Otro de los efectos de la medida será el surgimiento de nuevas tormentas en los mercados bursátiles y para hoy se proyecta que haya fuertes caídas en las bolsas de Nueva York, Europa, América Latina y Asia, como las ocurridas el pasado jueves. La expectativa es total. De hecho, ayer la Bolsa de Tel Aviv se desplomó 6% en su apertura, lo cual obligó a suspender sus operaciones debido al fuerte nivel de pérdidas. Dado que en Israel la semana lectiva comienza en domingo, la de Tel Aviv fue la primera bolsa en sufrir la reacción a la degradación de la deuda de Estados Unidos desde 1941.Pese a los temores, el presidente de la Cámara de Cuentas de Rusia, Serguéi Stepashin, declaró que la degradación de la deuda estadounidense no se reflejará de forma dañina en la economía de ese país.“No habrá desplomes. La rebaja de la nota de la deuda norteamericana no traerá ninguna consecuencia trágica para la economía de Rusia”, afirmó.Representantes del Grupo de las 20 economías avanzadas y emergentes, conocido como el G-20, conversaron por teléfono ayer sobre propuestas para minimizar los sobresaltos en los mercados y anunciaron para las próximas horas un mensaje donde pedirán calma a los inversionistas.Pero los efectos no terminan ahí. Según Maya MacGuineas, presidenta del Comité para un Presupuesto Federal Responsable, un centro de estudios económicos, la decisión de S&P “es como la ruidosa alarma de un despertador que EE.UU. ya no debe ignorar”.“Estados Unidos requiere la puesta en marcha de una reforma tributaria, recortes en los programas sociales y una estrategia para el crecimiento, de lo contrario, las otras agencias de calificación, Moodys y Fitch, seguirán los pasos de S&P”, advirtió la experta.Esos cambios significan reducir los recursos a programas médicos y de asistencia social para ancianos e indigentes (Medicare y Medicaid). Y de paso los subsidios a los desempleados.Esos recortes fijados por el Congreso en un plan de US$ 2,3 billones a diez años fueron considerados insuficientes por parte de Standard & Poors, con lo cual justificó el ‘castigo’ a la deuda estadounidense.El propio representante republicano Michael Grimm admitió la víspera que “ese plan aprobado no fue perfecto”. Y como tal vendrán tiempos muy difíciles para los habitantes de EE.UU.Obama, a mejorar su imagen El presidente Barack Obama protagonizará en las próximas semanas una gira en autobús por estados claves para su reelección en el 2012, pero la persistente crisis económica podría restarle combustible a esos esfuerzos.La gira por varios estados de la zona central de Estados Unidos, entre el 15 y 17 de agosto próximos, busca promover la creación de empleos y, de paso, impulsar la alicaída imagen de Obama.Lejos quedó el repunte que le dio en las encuestas de opinión la muerte de Osama bin Laden. Ahora la salud fiscal y la economía es lo que preocupan más a la gente.China critica con dureza a la Casa BlancaChina, la mayor acreedora de deuda soberana estadounidense, reaccionó con dureza a la pérdida de las calificaciones al crédito del país norteamericano y le exigió que reduzca su gasto público y encare su “adicción a endeudarse”. China posee 1,2 billones de dólares en bonos del Tesoro estadounidense. El comentario fue difundido por la agencia noticiosa oficial Xinhua, la primera reacción de Beijing a la decisión de Standard &Poors.Agregó que a la reducción le seguirán más “recortes crediticios devastadores” y una turbulencia financiera global si Estados Unidos no aprende “a vivir dentro de sus posibilidades”.“China, la mayor acreedora de la única superpotencia del mundo, tiene todo el derecho a exigir que Estados Unidos encare sus problemas estructurales de endeudamiento y asegure la seguridad de los activos chinos en dólares”, insistió la agencia.Washington debe reducir sus “gigantescos gastos militares y exagerados costos del bienestar social” y aceptar la supervisión internacional de las emisiones de dólares estadounidenses, señaló Xinhua.La agencia sugirió la creación de una nueva divisa global de reserva en caso de tener que reemplazar al dólar, posición frecuentemente defendida por China.“El Gobierno estadounidense tiene que encarar la penosa realidad de que los días de vino y rosas, en los que simplemente podía endeudarse para salir de apuros que él mismo había creado, han concluido finalmente”, dijo Xinhua.El economista jefe del Centro de Información Estatal de China, Fan Jianping, consideró que el endeudamiento del país norteamericano afectará principalmente los mercados financieros y, sólo en segundo plano, al comercio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad