Continúa la puja por el aumento del salario mínimo: ¿$19.400 ó $47.200?

Continúa la puja por el aumento del salario mínimo: ¿$19.400 ó $47.200?

Diciembre 08, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Francy Elena Chagüendo A., reportera de El País
Continúa la puja por el aumento del salario mínimo: ¿$19.400 ó $47.200?

El Gobierno estableció el precio del salario mínimo para el 2015 quedando en $644.336.

Los empresarios y trabajadores pusieron las cartas sobre la mesa frente al mínimo. ¿Por qué incrementar el 3,3 % o el 8 %?

A los más pobres no les conviene que el salario mínimo sea muy alto. Esta frase que a cualquier colombiano le puede parecer un exabrupto, es la que repiten muchos economistas que piensan que el mínimo debe ser una referencia y no una obligación.Pero obvio, los 1.272.715 colombianos que a 2012 devengaban el salario mínimo (6 % de los trabajadores) no están de acuerdo con esa frase, y menos cuando se habla de un aumento de $19.453 (si se incrementa 3,3 %), cifra que proponen los empresarios y que, consideran, desde todo punto de vista, ínfima.Pero ¿por qué no sería bueno que el incremento del salario sea del 5 % o de 8 %, que es la propuesta de los trabajadores ($47.160 para $636.660)?. El empresario Eudoro Román, gerente de Polietilenos del Valle, responde que el salario mínimo no es solo una referencia del sueldo, sino que de ahí dependen muchas otras variables que implican costos para las industrias e inclusive para los colombianos como, por ejemplo, las multas y sanciones que rigen en el país.“Si el salario crece 8 %, nosotros no podemos implementar un alza similar en los precios de los productos, ningún cliente nos aceptaría un aumento que no sea en el porcentaje de la inflación y por ende se incrementarían los costos”, destaca el directivo. Esta empresa cuenta con 94 trabajadores, de los cuales el 15 % devenga el salario mínimo, pero todos tienen contrato indefinido y reciben su remuneración produzca o no la compañía, dice el gerente. Otra razón la explica Esteban Piedrahita, presidente de la Cámara de Comercio de Cali, quien asegura que el salario es un valor de referencia que nadie considera exagerado. Pero argumenta que en las regiones menos prósperas del país, donde impera el desempleo y el trabajo informal, esa remuneración es relativamente alta. “De esta manera cuando se sube el salario se hace más difícil que muchos obtengan un trabajo formal. A los más pobres no les conviene que el ‘precio’ de acceder al salario mínimo aumente”, afirma.Por qué aumentar el 8 %Para los trabajadores colombianos ningún aumento es suficiente para cubrir las necesidades de la familia. Juliana Muñoz tiene un hijo y es cabeza de hogar, trabaja en un almacén en un barrio popular de Cali y se gana el salario mínimo. “Un incremento de $20.000 o de $40.000 es casi lo mismo para mi porque las necesidades son muchas, yo pago arriendo, la guardería, transporte y gastos de alimentación, la verdad nada alcanza”, resume con resignación.Cálculos de las centrales obreras indican que una familia de 4 personas requiere de un ingreso de $1.300.000 mensuales para vivir con algún decoro. “Entonces hay 50 % de los hogares que en medio de la miseria subsisten con el actual mínimo”, afirma Julio Roberto Gómez, representante de los trabajadores.Las razones que argumentan las centrales obreras para pedir un incremento del 8 % son las siguientes: A las empresas se les redujo el 13,5 % de los parafiscales y por lo tanto pueden asumir un mejor salario; a mayor ingreso se dinamiza la economía y se genera más demanda; Si el país quiere entrar a la Ocde, debe mejorar la calidad de vida de los trabajadores, y afirma Gómez que los economistas no pueden condenar eternamente a los colombianos a ganar sueldos bajos.Los que ganan menos del mínimoLeonardo Villar, director de Fedesarrollo, asegura que todos quisieran que los ingresos de los colombianos aumentaran lo máximo posible, pero a su juicio el problema radica en que en el país hay una gran desigualdad y los que ganan el salario mínimo son muy pocos, frente a los que devengan menos de esa cifra.El gremio estima que el 55 % de los ocupados en Colombia devengan menos del mínimo y en su mayoría son informales, pero según cifras del Ministerio de Trabajo, los que ganan menos de $589.500 al mes son el 43,7 % de los trabajadores, es decir 8.819.146 colombianos.“Toda esta gente es informal, no tiene acceso a pensión, ni posibilidad de obtener una en el futuro. El país debe preocuparse por aumentar los ingresos de todos, por ser más formales y si el salario básico se crece nos alejamos de esto y lo importante es que logremos aumentar los ingresos de los que devengan menos del mínimo”, dice.Para este gremio, el salario básico debería crecer solo al ritmo de la inflación para que un número más grande de personas lo reciban y puedan pasar a la formalidad. En esto coincide el economista Marc Hofstetter Gascón, quien expuso en su columna que subir el salario mínimo ayuda a unos pocos formales, pero impide reducciones en el desempleo y la informalidad, que son los que requieren ayuda. Pese al ánimo de concertación que existe alrededor del alza salarial, muy seguramente los trabajadores colombianos volverán a quedar insatisfechos, cuando este se determine.¿En Colombia se tiene un salario alto?Según estudios de Fedesarrollo, el salario mínimo en Colombia, mirado como proporción del sueldo medio de toda la población, es alto frente a otros países de la región. Por eso, asegura el gremio “no sorprende que Colombia sea de las pocas economías de Latinoamérica que todavía presenta tasas de desempleo cercanas a los dos dígitos, cuando el promedio de la región está en 6 %.Por otro lado, el Ministerio de Trabajo, dice que el porcentaje de ocupados que devengan menos de un salario mínimo en el país, se ha venido reduciendo, lo que ha implicado más ocupados obtienen ingresos superiores.Entre 2009 y 2012 se incrementó la fracción de personas con ingresos superiores al mínimo en 6,5 puntos porcentuales. “Este resultado ha redundado en la disminución sostenida de las cifras de pobreza general y extrema, que se redujeron en 7,6 y 4,0 puntos porcentuales, respectivamente, entre 2009 y 2012”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad