Conozca las propuestas de empresarios para reducir el desempleo en Cali

Conozca las propuestas de empresarios para reducir el desempleo en Cali

Noviembre 06, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Conozca las propuestas de empresarios para reducir el desempleo en Cali

Empresarios y analistas proponen desde ampliar la jornada laboral hasta el fomento de industrias culturales.

Desde el año 2002 la situación del empleo en Cali no levanta cabeza. Han pasado dos administraciones que no encontraron la fórmula ganadora para que la ciudad se convierta en una generadora de trabajo formal.En ese año había para el trimestre julio-septiembre, 174.000 personas desocupadas. Hoy, en igual periodo del 2011, existen 176.000 desempleados en la ciudad.El número de personas ocupadas, en el transcurso de estos años sí ha aumentado. Pero según análisis de investigadores de la Universidad Icesi, la calidad de ese empleo se deterioró.Cali ocupa el noveno lugar, entre las trece principales ciudades del país, en el índice de calidad de empleo, lo que significa, según Jhon James Mora, director del Observatorio Laboral de Empleo que se ha profundizado la informalidad que alcanza el 52%.En la capital del Valle del Cauca existen 413.000 personas que trabajan por cuenta propia, en el 2002 el número era de 316.000.El principal generador de puestos de trabajo en Cali es el comercio y la hotelería que producen el 33% de los empleos. Le siguen la industria y las actividades inmobiliarias en menor proporción.Los mismos empresarios reconocen que el aparato productivo actual no solucionara la desocupación de Cali, pues generar empleo “no es una decisión aislada de nadie, es una consecuencia de una estructura productiva vibrante, trabajando a plena capacidad instalada, con una demanda interna y externa creciente y con más y más compañías”, afirma Rodrigo Velasco, gerente de la Andi.Las fórmulasAnalistas económicos consideran que han faltado políticas claras de fomento a la empresa y al empleo en la capital del Valle, por eso ahora reina la informalidad.Y aunque ninguno tiene una fórmula mágica para resolver el problema, sí lanzan ideas de cómo se puede cambiar la tendencia.En concreto plantean cuatro estrategias integrales: Mejores condiciones de competitividad del territorio, es decir, que Cali ofrezca una infraestructura adecuada y buena movilidad; que haya reglas claras en temas impositivos y de incentivos a la inversión.Asimismo, que se eliminen una serie de tramites para la creación de empresas que consideran es una traba que invita a la informalidad y en cuarto lugar, está la cualificación del recurso humano, pues se requiere personal formado para las nuevas áreas de producción. Pero antes que teoría económica, los caleños del común reclaman fórmulas rápidas que se reflejen en el corto plazo en el mercado laboral.Entre este tipo de propuestas están: promover un plan de deportes en todos los colegios públicos y privados, para generar una demanda masiva de uniformes, equipos deportivos, que a su vez mueven varias industrias como el consumo de bebidas y alimentos. “Contratemos un equipo capaz de rediseñar la movilidad, acabando con las restricciones que impiden el acceso al comercio cuando las vías están en obra. Se pueden cambiar horarios laborales sin afectar las jornadas y así generar mas empleo por el sólo hecho de tener la población laboral activa en más de 14 horas”, sugirió Julio Escobar Potes, jefe de estudios económicos del Banco de la República.Óscar Bonilla, trabajador independiente considera prioritario que entidades como la Cámara de Comercio de Cali tenga planes más incluyentes con los informales. “En ellos hay un empresario potencial, las cámaras deberían ser los mejores canalizadores de los emprendedores”, dice.Otra solución planteada por los caleños es que se apoyen negocios inclusivos de personas en condición de vulnerabilidad, es decir, que se decida contratar por parte de la Alcaldía algunos servicios con emprendimientos de sectores pobres, garantizando su operación. Asimismo, se propone fomentar las industrias culturales que en Cali son una opción para todos los sectores económicos.La construcción una alternativaLa construcción aporta el 6% del empleo directo en Cali, pero según Sonia Fabiola Amaya, presidenta de la Junta Directiva de Camacol, si se tiene en cuenta la actividad inmobiliaria el aporte supera el 15%, por lo que considera que el sector debe tenerse en cuenta. “Si a esto se suma que con cada trabajo directo de la construcción se genera 1,6 empleos en toda la cadena, el impacto es mayor y por eso la política debe ser reactivar el renglón edificador”, afirma.La fórmula para Camacol es que sólo con voluntad política se decida adoptar un plan de choque para construir 68.000 viviendas en cuatro años, con ello, el empleo puede aumentear dos o tres puntos.Las propuestas están en la mesa y los más de 176.000 desempleados que tiene Cali en la actualidad, solo piden la oportunidad de tener un empleo digno.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad