Conozca cuál será el impacto de la inflación en el salario mínimo de 2016

Conozca cuál será el impacto de la inflación en el salario mínimo de 2016

Noviembre 08, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Analistas dicen que no será fácil la discusión del ajuste del ingreso mínimo en Colombia teniendo en cuenta que la inflación superará el 6,0 % este año.

Los resultados del Índice de Precios al Consumidor, IPC, en los diez primeros meses del 2015 generaron preocupación en todos los sectores productivos del país y el mismo Gobierno Nacional en razón a que subieron  5,47 %, muy  por encima de la meta que había proyectado el Banco de la República para todo el año, entre 2,0 % y 4,0 %.

La expectativa se genera porque aún faltan dos meses para terminar el 2015 y analistas del sistema financiero, incluso los mismos empresarios, consideran que el IPC terminaría el 2015 entre un 6,0 % y un 6,5 %, tal como ya lo había anticipado la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif.

La preocupación radica en que esos resultados se tendrán en cuenta a la hora de definir el reajuste del salario mínimo para el 2016. 

[[nid:479930;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/11/precios-lupa-1.jpg;full;{}]]

Incluso, hay quienes consideran que la discusión sobre el aumento del ingreso mínimo será muy tensa con las  organizaciones sindicales, dado que para el reajuste  se tienen en  cuenta la inflación y el porcentaje de productividad del país, lo que podría sumar un 7 %, cifra que pone en alerta a los empresarios nacionales porque sería una base de discusión del mínimo bastante alta. 

[[nid:479927;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/11/inflacion-colombia.jpg;full;{}]]

A eso se suman otras dos variables contundentes en el mercado: un dólar alto, cercano a los $2.900, y unas tasas de interés que volverán a aumentar en el mediano plazo, teniendo en cuenta que la semana pasada el Banco de la República decidió ajustar la tasa de intervención medio punto porcentual y llevarla hasta el 5,25 %.

Lea también: Por culpa del dólar la inflación en Colombia subiría más este año

“Me atrevo a pensar que el Gobierno Nacional no tendría en cuenta el porcentaje de  productividad en la discusión del salario mínimo. En pocas palabras lo dejaría en cero”, expresó un analista financiero quien pidió reserva de su identidad.

La reflexión que hacen los analistas consultados es que si al finalizar el año el Índice de Precios al Consumidor, IPC, se ubica en 6,1 % ó 6,2 % y se le suma  un probable porcentaje de productividad, fácilmente el ajuste del salario mínimo para el 2016 podría estar cercano al 6,5 %, lo que sería un alza de $ 41.860. 

“Una cifra muy alta teniendo en cuenta  el panorama de la economía colombiana, la cual no crecerá más del 3,0 % este año, según los estimativos más recientes que hizo el Banco de la República”, comentó Efraín Pantoja, académico de la Universidad de la Sabana.

Un incremento del salario mínimo de esa magnitud, en un rango de entre 6,0 % y 6,5 %, dejaría contentos a millones de colombianos, pero muy preocupados a los empresarios y al mismo Gobierno Nacional porque se aumentarían los costos de contratación de mano de obra.

Andrés Pardo, director de investigaciones de la compañía financiera Corficolombiana, explicó que habrá presiones indeseadas en el mercado laboral. “El alto costo laboral podría generar que algunas compañías no aumenten sus plantas de personal o por el contrario, decidan reducirla si el reajuste del salario mínimo supera el 6,0 %”, indicó.

Para Juana Téllez, directora de investigaciones del Bbva, lo ideal para el empresariado, en esta ocasión, es que el alza solo tenga en cuenta la inflación y no el nivel de productividad, pero eso está por verse.

“Es muy probable que la inflación del 2015 supere el 6,0 % y  el reajuste del salario mínimo esté un poco por encima, pero dadas las actuales condiciones económicas del país, es complicado que el Gobierno Nacional acepte un aumento del orden del 6,2 % ó 6,5 %. En consecuencia,  el reajuste se podrá dar por la vía del decreto, pues difícilmente las organizaciones sindicales aceptarían un reajuste inferior”,  comentó.

Las centrales obreras confían en que haya un buen ambiente para la negociación, pese a la actual coyuntura económica.  

Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General de Trabajadores, CGT, sostuvo que “llegaremos con ¿ la disposición de un acuerdo, partiendo de lo positivo. No es lo mismo una negociación con una inflación de 1,94 %, como fue hace unos años cuando  se logró un incremento de 4,5%,  a una inflación que este año estaría entre el  5 % y el  6 %”.

Agregó que siempre hay argumentos para tratar de buscar un incremento menor del salario de los trabajadores como el tema de la devaluación, los precios bajos del petróleo o el aumento de las tasas de interés, “pero también es real que la  inflación que vive el país ha generado  la pérdida de la capacidad de compra de los trabajadores y este será otro punto clave que se debe ver reflejado en la discusión del salario mínimo del 2016”.

Para el docente universitario Jhon James Mora, profesor del departamento de Economía de la Universidad Icesi,  este año el aumento de la inflación ya superó el alza del salario mínimo del 2015,  que tuvo un alza del 4,5 % y, por lo tanto, se puede decir que el salario real a la fecha no ha tenido incremento.

“En años anteriores el crecimiento del salario por encima de la inflación se facilitó porque los precios estuvieron controlados, pero este año  ese incremento estará muy ajustado a la inflación y es probable que  no se llegue a un acuerdo y el Gobierno lo fije sin incluir productividad”, explicó.

Las variaciones de precios más altas 

En los diez primeros meses del 2015  el grupo de bienes y servicios de la canasta familiar en Cali que más ha incrementado sus precios es el de alimentos. Reportó una variación de 10,31%, una de las más altas del país.La diversión, el entretenimiento y el   transporte mostraron las segundas variaciones más altas entre enero y octubre de este año, con incrementos de 4,91 % y 4,83 %.En lo corrido del año en la capital   del Valle del Cauca los precios de la canasta familiar subieron 5,40%.

[[nid:479933;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/11/precios-lupa-2.jpg;full;{}]]

La Anif se anticipó

La Asociación Nacional de Instituciones Financieras, Anif, fue la primera entidad que abrió la discusión sobre el ajuste salarial para el 2016, al proponer, el pasado 21 de octubre, un alza del 6 % en el salario mínimo. Eso significaría llevar el  salario de $644.350 a $683.000 mensuales.

La entidad reiteró que la fórmula generalmente usada para este ajuste (inflación más productividad) resultaría inconveniente en este momento debido a que con una inflación que rondaría  el 6 % y una productividad en el rango de entre 1 % y 1,5 %, el aumento sería de cerca de 7 %.

“Un incremento del mínimo del 7 % agravaría la situación del desempleo, probablemente llevándolo al umbral del 9,5 % ó 10 %”, dijo Sergio Clavijo, presidente de Anif. 

Recordó que no es lo mismo una negociación con una inflación del 1,94 % como la que se reportó en el año 2013  cuando se logró un alza salarial de 4,5 %, a una inflación que este año estaría cercana o superior al 6 %.

Así las cosas, el clima para acordar el alza del salario mínimo en el año entrante no está despejado. Daniel Velandia, director de investigaciones económicas de CredicorpCapital, se mostró partidario de que en el 2016 no se tenga en cuenta la productividad, sino solamente la inflación para definir el reajuste.

Entre otras razones, porque el riesgo de aumentar el salario mínimo por encima del 6,0 % puede empeorar la generación de empleo en el mediano plazo, dado que los costos de contratación también se trepan. 

Velandia opinó también que las tasas de interés podrán seguir subiendo para tratar de frenar un  alza en los precios  en el mediano plazo.

A pocas semanas de empezar la negociación salarial, todas las miradas están puestas en el próximo reajuste.

¿Qué dicen los empresarios?

Desde ya, algunos empresarios han expresado su preocupación por lo que sucederá con el alza salarial para el 2016 versus el desempeño de la economía, el comportamiento del dólar y el incremento en las tasas de interés y en las tarifas de energía.

Carlos Darío Bravo, gerente de una empresa que comercializa motos, considera que por cuenta de la devaluación el desempeño de la compañía se ha visto bastante afectado. Los costos de las materias primas y de la importación de partes de vehículos se han incrementado notoriamente.

A ello se suma el aumento en las tasas de interés, lo que se traduce en créditos más costosos. “Si el Gobierno fija un aumento cercano al 6,0 % no pocos empresarios tendrán la posibilidad de aguantar las nóminas existentes”, dijo.

Por su parte, Christine Riani, directora ejecutiva del Comité Intergremial y Empresarial del Valle del Cauca, expresó que el otro factor que preocupa a los empresarios es el alza de la energía, la cual se suma al impacto de la tasa de cambio.

“La verdad es que la situación no se ve sencilla para los pequeños y medianos empresarios, pues está en juego la competitividad. Vemos que los costos laborales serán cada vez más altos y así es muy difícil que un empresario sea productivo y rentable”, señaló. La industria del Valle creció 2,8 % en el segundo trimestre.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad