Congreso advierte inminente amenaza en el sector agrícola

Abril 02, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa

El senado le pidió al Gobierno nacional medidas regulativas e interventoras reales y profundas hacia los problemas que atraviesan los sectores agrarios.

A un diálogo nacional abierto, profundo e integral que evalúe la situación del sector agropecuario en Colombia, llamó el Senado de la República al Gobierno Nacional, al tiempo que le pidió medidas regulativas e interventoras reales y profundas hacia los problemas que atraviesan los sectores agrarios. Cifras preocupantes presentó la Comisión V del Senado durante el debate de control político de este martes al advertir la amenaza de la 'enfermedad holandesa' sobre la economía nacional. Según la parlamentaria del partido de La U Maritza Martínez, si bien entre 1979 y 1990 el aporte del sector agropecuario al PIB comenzaba a disminuir, la participación era del 20%, “con la política de apertura comercial de los 90 esa cifra disminuyó hasta el 10% y hoy apenas aporta un 6%”, dijo. Martínez criticó la inclinación del Gobierno Nacional hacia el sector mineroenergético y explicó que este solo genera el 1% del empleo del país (236.000 puestos), asimismo dijo que el sector financiero que es “el consentido” ocupa apenas 269.000 personas, mientras que en el agro unos cuatro millones de campesinos (18% del total nacional) encuentran sustento. “El efecto social que tiene la agricultura es inmenso: da trabajo, provee alimento y arraiga al campesino a la tierra, evitando así fenómenos de desplazamiento”, puntualizó Martínez. Por su parte, el senador del Polo Democrático Jorge Enrique Robledo advirtió que todo el agro nacional esta desapareciendo y aseguró que las protestas pasadas no son una sorpresa sino “un campanazo de alerta”. “La paciencia de la gente tiene límites, de hecho podrían haber protestas más airadas”, advirtió el parlamentario. En ese sentido, llamó al Gobierno a reconocer y estudiar las malas políticas que “nos tienen en crisis hace 20 años”: la necesidad de importar productos nacionales, el mal estado de la infraestructura vial, la reevaluación del peso, la falta de desarrollo científico y tecnológico, los problemas fitosanitarios (plagas), entre otros. Además, dijo que el Gobierno ha querido culpar a los campesinos de las cosas que no ha podido resolver: “estas carencias no vienen de los sectores y solo el Gobierno tiene el músculo financiero para atenderlas. Es una burla que el Gobierno les reclame a los agricultores más trabajo y por su parte digan que han dado todo lo que pueden dar y que se salven como puedan; son ellos quienes trazan la política cafetera”. Al respecto el senador advirtió que varias personas han denunciado que el acuerdo al que se llegó con el Ministerio de Agricultura que permitió levantar el paro no se está cumpliendo y que no se están dando los subsidios prometidos. También se refirió a problemas estructurales de los que “nadie habla”: la disminución de las áreas cafeteras y lo reducido de su tamaño, por ejemplo, donde el 95% de los cafetales tiene menos de 5 hectáreas; así como la antigüedad de las tierras que se vuelven improductivas, los altos precios de los insumos (hasta 36% por encima del promedio internacional), combustibles y energía eléctrica y la escaces de créditos agrarios. Del mismo modo, Robledo criticó la actitud del Gobierno frente al paro con respecto a las declaraciones de algunos funcionarios que manifestaron que las protestas estaban “politizadas y que habían infiltraciones de las Farc”. El debate que tendrá continuidad este miércoles reunió a representantes municipales y nacionales de varios sectores de la agricultura y senadores de la Comisión V junto con los ministros de Agricultura (Juan Camilo Restrepo) y Comercio, Industria y Turismo (Sergio Díaz-Granados), el presidente de Fedecafé, Luis Genaro Muñoz; el presidente del Banco Agrario, Francisco Estupiñán y el director de la Dian, Juan Ricardo Ortega. Los productos agrícolas amenazados con desaparecerSegún datos presentados por la Comisión V del Senado, elaborados con información suministrada por los gremios, actualmente son 8 los productos de la economía que se encuentran amenazados y que han reportado altos índices de disminución en la producción en comparación con los años 70 y 80. El arroz, por ejemplo, que es el tercer producto con mayor producción del país (13% del área total sembrada en 215 municipios), solía verse afectado por crisis económicas cada 4 o 5 años, sin embargo, desde el 2009 viene en un declive consecutivo, afectando a más de 500.000 familias productoras. Del mismo modo, el algodón que se sembraba en 11 departamentos ha desaparecido de regiones como los Llanos Orientales. Hace apenas 25 años se contaban 300.000 hectáreas sembradas, hoy son 44.000. La situación con el café sigue siendo objeto de todo tipo de críticas, pues a pesar de los pronósticos positivos del Gobierno y la Federación Nacional de Cafeteros, la producción de 11 millones de sacos anuales de los 70 que le merecieron al producto una participación del 3% del PIB nacional y 25% del PIB se ha ido convirtiendo en un buen recuerdo. La meta de los 10 millones de sacos anuales ha sido calificada por los mismos cafeteros como “un absurdo” con las actuales condiciones económicas. Los campesinos recuerdan con nostalgia la bonanza de 1991 y 1992 cuando la producción alcanzó los 16 millones de sacos. Hoy la producción está al rededor de los 7.8 millones de sacos, la participación del sector en el PIB nacional es apenas del 0.6% y las 600.000 familias de 20 departamentos que basan su sustento en el producto, comienzan a buscar otros mercados. Un producto que atraviesa por una situación similar a la anterior es el cacaotero que pasó de 133.000 hectáreas y una producción de 75.000 toneladas a 8.500 hectáreas, en gran parte debido a la erradicación de más de siete mil hectáreas a principios de milenio debido a la amenaza de propagación de plagas. También llama la atención el caso de la soja. Según el gremio en 1980 se contaban 116.000 hectáreas, hoy apenas registran unas 7.000 y en departamentos como el Cauca las importaciones casi erradicaron la producción local. El maíz es otro de los productos que con los años tiende a desaparecer por razón de las importaciones que en 2011 fueron de 3.4 toneladas, mientras que en los 80 en país se autoabastecía, pero además, el sorgo se ha visto reemplazado por ese maíz extranjero, proveniente de Estados Unidos, en principio. Finalmente, el sector pecuario que genera un millón de empleos directos, el 7% del total nacional y el 20% del agro; sin embargo, los inventarios de carne entre 2010 y 2011 se redujeron un 8%, siendo un producto que representa para la economía 3.3 veces lo que significa el sector cafetero.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad