Concentración de la tierra tiene atrasado a Colombia

Septiembre 27, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Lucy J. Bueno Colprensa
Concentración de la tierra tiene atrasado a Colombia

4’745.202 hectáreas se cultivaron en Colombia durante el 2011, 116 mil más que en 2010.

Es la más importante conclusión del Informe Nacional de Desarrollo Humano 2011 de Naciones Unidas.

Este miércoles será entregado al presidente Juan Manuel Santos el Informe Nacional de Desarrollo Humano 2011, realizado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, Pnud, y titulado: “Colombia Rural: Razones para la Esperanza”, documento que trae un balance integral del estado actual del campo colombiano.El estudio permite determinar que el 32% de los colombianos son pobladores rurales, que las tres cuartas partes de los municipios del territorio nacional son más rurales que urbanos, y que lo rural es más vulnerable que lo urbano.También que la tierra, su ocupación y su falta de ordenamiento son generadores de conflicto, al igual que el uso que se hace de ella y de la explotación de los recursos naturales, existiendo en este momento más hectáreas dedicadas a la minería que a la producción de alimentos y dejando muchos espacios sin desarrollo.Esas situaciones, dice el informe del Pnud, han desencadenado el despojo y desplazamiento forzado y han contribuido a favorecer la aglomeración en las grandes ciudades con detrimento de las condiciones de vida, que no siempre son mejores en la ciudad que en el campo.El estudio, realizado durante los últimos dos años, evidencia deterioro en la institucionalidad pública, una alta concentración de la propiedad y que la tenencia de la misma es resultado de acciones de grupos armados ilegales, de comercio ilegal y de apropiaciones arbitrarias; siendo los departamentos de Antioquia y Valle del Cauca donde más concentración de la propiedad existe.La investigación también evidencia que Colombia tiene un censo agropecuario desactualizado ya que el último se hizo hace 40 años de ahí que la información de cómo es la estructura de la tenencia de la tierra es precaria. Hay un atraso en la actualización catastral del 45%; cerca del 40% de los derechos de propiedad están en la informalidad. Cerca de 6,5 millones de hectáreas fueron despojadas y abandonadas durante el conflicto hasta el año 2010. Y existe un mercado de tierras imperfecto e intervenido por actores ilegales.Otros temas que devela el informe son, por ejemplo, el fracaso de los intentos de reforma agraria y de organización campesina, así como que en este redescubrimiento de la problemática rural el principal ausente es el Estado, sobre todo en ordenamiento, regulación, establecimiento de normas y en el desarrollo e implementación de programas de desarrollo rural.Razones para la esperanzaDadas las condiciones, cercanía y puntual aplicación con la que actuaron los investigadores, estos consideran que el informe determinó que sí es posible que lo rural sea uno de los motores para el desarrollo del país y que el ordenamiento del territorio es uno de los instrumentos de la transformación que se requiere, paso que empezó a dar el actual Gobierno con la Ley de Víctimas y Restitución de Tierras, y que se había dejado atrás por décadas.Recomiendan que para llegar a esas metas se hace indispensable la voluntad política de resolver el conflicto y superar la pobreza, el compromiso de la sociedad para equilibrar las prioridades y apostarle más al país rural y a la sostenibilidad ambiental, como única oportunidad para mejorar las condiciones de vida y culminar con la desigualdad, hechos que contribuirían a disminuir las discordias por el uso y la tenencia de la tierra.Tener identificada la situación se constituye en una ventaja, así como saber qué se puede hacer y cómo hacerlo, aunque el documento del Pnud destaca que se requiere compromiso del Estado, de toda la población y de la comunidad internacional, llamada a desempeñar un papel de catalizador para construir y fortalecer las voluntades.También pide unificar criterios y optar por un modelo de desarrollo que priorice la sostenibilidad ambiental, con el uso adecuado y moderado de los recursos, y que la tolerancia y el diálogo se usen para una convivencia en armonía.Resolver el conflicto y superar la pobreza, deben ser las bases fundamentales de la nueva política pública, pero con acciones y focalizada en seguridad humana, desarrollo rural e institucional y política integral de tierras, es la recomendación final del informe, con el cual se continúa el trabajo que inició el Pnud en 2003 cuando presentó el primer Informe que enfocó en la expansión y ocupación del territorio, la integración del conflicto armado y el arraigo del narcotráfico con sus cadenas de criminalidad y corrupción, temas diagnosticados en el documento que tituló: ‘El Conflicto, callejón con salida’.Cifras5,8 millones de hectáreas tiene Colombia dedicadas a la minería.21,5 millones de hectáreas es el potencial para usos agrícolas.6,5 millones de hectáreas fueron abandonadas durante el conflicto hasta el 2010.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad