Compre colombiano, la iniciativa que florece con el alza del dólar

Septiembre 06, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Compre colombiano, la iniciativa que florece con el alza del dólar

El alza del dólar ha llevado a que los colombianos opten por hacer turismo en el país y comprar productos nacionales.

La 'trepada' del dólar ha motivado que colombianos prefieran hacer turismo en su propio país y comprar productos hechos en ‘casa’.

Alejandra Ramírez, una ejecutiva  bancaria de 42 años, está acostumbrada a viajar al exterior durante sus vacaciones: Panamá, Argentina, México, Chile y Estados Unidos han sido sus destinos en los últimos años.

En este 2015 quiso viajar a Perú. El   viaje  “por siete días y sin alimentación completa me salía por cinco millones de pesos”. 

Debido al alto precio del dólar, Alejandra desistió de ir a territorio peruano y optó por un destino nacional que, dice, le resulta mucho más económico. Pero aún no se decide si en octubre viajará a La Guajira  o a Providencia.

La trepada del dólar frente al peso es una de las razones por las que colombianos como Alejandra han preferido hacer turismo en el país. 

Así lo corrobora Harold Lozada, presidente de la Asociación Colombiana de Agencias de Viaje, Anato, capítulo Occidente. “Viajar al exterior se ha vuelto más costoso que de costumbre, sin embargo, hay  gente que sigue viajando, pero se le está mostrando al cliente que hacer turismo al interior del país es mucho más económico que viajar al extranjero”.

Y así, agrega Lozada, lo que hacemos los colombianos es reactivar nuestra propia economía, el dinero circulante se queda en nuestro país y se benefician todos los negocios que tienen que ver con la cadena productiva  del turismo en el territorio nacional: agencias de viaje, hoteles, transportadores,  guías turísticos, centros de diversión, la cadena gastronómica, etc.

Lozada pone de presente que hace año y medio se podía conseguir un tiquete a Miami por  US$600  o sea $1.200.000 (con un dólar a $ 2000). Ahora con un dólar a $3000, ese mismo tiquete vale $1.800.000, ha habido un incremento del 30 o 35 %. Y también aumentan los costos en los hoteles. En un hotel en EE.UU. que costaba US$50 la noche ($100.000 hace año y medio) ahora  va a costar $150.000 y si usted va a permanecer tres noches, va a pagar $150.000 más de lo que normalmente antes hubiera pagado. 

De ahí que en este mes, que se supone  es de temporada baja, un destino como San Andrés “esté casi  copado”, asegura Lozada y que otros como Santa Marta y Cartagena sean muy solicitados. Además, el sector turístico está ofreciendo paquetes a otros destinos que se están volviendo atractivos como Medellín, Amazonas, La Guajira, el Eje Cafetero, Popayán, sur de Colombia y Coveñas.

El sector turístico, al igual que los de las confecciones, metalmecánico, de la industria de alimentos, automotor, etc, vienen trabajando bajo el liderazgo del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo con la estrategia  ‘Compre colombiano’, mediante la cual, se busca  dinamizar el mercado nacional, conectando las grandes empresas con las pequeñas, y empresarios de una región con los de  otra (ver microformato).

Con esta coyuntura del encarecimiento del dólar, la estrategia se  ha fortalecido para llegar ahora directamente a los consumidores colombianos y una de las formas es motivándolos a comprar lo nuestro, a través de un  comercial y un video en YouTube en que se muestran las riquezas paisajísticas y muchos de los productos hechos en el país. 

En la producción, la intérprete cordobesa Adriana Lucía  canta el tema ‘Cambiemos la historia’ que tiene un pegajoso estribillo: “Todos somos Colombia, ven y dame la mano, compra colombiano, cambiemos la historia”.

María Lucía Castrillón, gerente de Propaís, entidad encargada de la estrategia, comenta que esta va dirigida a invitar al consumidor colombiano que si tiene que decidir entre dos productos, uno colombiano y uno importado, en igualdad de condiciones por su calidad, y compiten en precio, pues que escoja el colombiano, porque así está generando empleo,  ayudando a que se amplíen las empresas, ya que si se tiene a  más colombianos consumiendo nuestros productos se cuenta con más empresas produciendo y al final se va a lograr un mayor desarrollo de Colombia.  

“Lo que  procuramos es que todo lo que sea hecho con manos,  productos y materia prima colombianos sea la primera opción”. Gracias a esta estrategia en los últimos cuatro años se generaron cerca de $450.000 millones en expectivas de negocio, en  10.000 empresarios, informó Castrillón.

Con un dólar a más de $3000 es obvio que el consumidor preferirá ciertos productos de origen nacional porque estos no suben  tanto como los extranjeros, opina Rafael España, jefe  de Estudios Económicos de Fenalco.

 El analista considera que con la estrategia gubernamental y las nuevas coyunturas económicas externas, además del turismo, se verán beneficiados  sectores como el calzado y la confección. 

De hecho, señala, muchas industrias de la confección de Medellín están aumentado su capacidad instalada y sus empleos porque la temporada de fin de año promete ser muy atractiva.

Añade que el sector agropecuario  puede     aumentar las siembras y la oferta, pues hoy es un despropósito contrabandear arroz desde Ecuador con un dólar tan caro; y que la industria de alimentos también tiene una gran ventaja ya que sale más económico, por ejemplo, comprar salsa de tomate Fruco que una Heinz (importada de EE. UU.) o comprar queso holandés de Alpina que uno llegado del país del Tío Sam.

El analista de Fenalco resalta, además, que las compañías que trabajan con catálogos, como Yanbal y Ebel que tienen  plantas de producción en el país tienen un futuro promisorio y destaca la bonanza que están viviendo los comerciantes de Nariño con el éxodo de compradores llegados de Ecuador. 

“Por la devaluación del peso colombiano, los fines de semana llegan unos quince mil carros de matrícula ecuatoriana, inclusive de zonas muy lejanas. Que gasten 14 horas para llegar a Ipiales o a Pasto, quiere decir que el diferencial es muy atractivo, tanto así, que el gobierno de Ecuador está asustado por el éxodo de compradores en la frontera”.

 Rafael España comenta que ojalá los empresarios del Valle  abastezcan a los comerciantes nariñenses en vista de ese súbito aumento de la demanda... “los ecuatorianos están enloquecidos, ellos ven acá una oferta muchísimo mejor, más variada y más barata que la que hay en su país. Se sienten millonarios en Nariño”.

Una ventaja competitiva frente a los importados tienen los autos fabricados y ensamblados en nuestro país, como algunos modelos  de las firmas Renault y Chevrolet.

El gerente de mercadeo y publicidad de Chevrolet, Alejandro Jaramillo,  manifiesta que, por ejemplo, el Chevrolet Sail, el Spark y el Cobalt son modelos  que les dan una ventaja competitiva frente a los importadores, “al tener un componente de   mano de obra colombiana, de integración local, que es como llamamos acá a todos los componentes que se desarrollan localmente y que nosotros compramos y que no tienen el mismo impacto en la tasa”.

“Dependiendo de los modelos de ensamble local, entre un 10 y un  20 % pueden ser componentes del costo sin afectación de tasa”, precisa Jaramillo.

 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad