¿Cómo evitar futuros paros camioneros en Colombia?

¿Cómo evitar futuros paros camioneros en Colombia?

Julio 24, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Una reforma del Observatorio de Carga y una reingeniería del sector son claves, dicen dirigentes, tras la última protesta que duró 46 días.

[[nid:558764;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/07/paro-camionero-cencar.jpg;full;{En los diferentes puntos de concentración en el Valle del Cauca, como la glorieta de Cencar, los camioneros desmontan las pancartas con que protestaban luego de que el Gobierno y líderes de la Cruzada Camionera llegaran a un acuerdo para levantar el paro que completaba 46 días. Fotos: Jorge Orozco | El País}]]

El paro camionero que finalizó el viernes fue el más largo y costoso de la historia, el séptimo en las dos administraciones del presidente Santos y el número 21 desde el año 2002, lo cual significa que este tipo de protestas se volvieron usuales en Colombia, con un grave impacto sobre la economía. Lea también: Estos son los 26 puntos acordados por el Gobierno y los camioneros

 Y todo indica que podrían venir más protestas si el sector no es sometido a una total reingeniería y a una reforma de fondo para superar los problemas estructurales que tiene, a pesar del alcance de los acuerdos logrados entre el Gobierno y el gremio el  tras duras e  intensas negociaciones.

Esta es la reflexión que quedó luego del último paro que se prolongó durante 46 días y dejó una estela de pérdidas por $2,6 billones en muchos sectores. Lo peor es que quedó flotando una amenaza  sobre el costo de vida, ya que las alzas en alimentos entre el 70 % y el 400 % por los bloqueos se reflejarán  en la inflación de junio y julio. 

 Aunque en el documento de 26 puntos del acuerdo firmado por el ministro del Transporte, Jorge Eduardo Rojas y los camioneros se incluyeron temas claves, son varias las tareas pendientes que podrían incidir en el futuro desempeño del transporte de carga para evitar nuevos paros.

Al respecto, Juan Carlos Rodríguez, presidente de la Federación de Transportadores de Carga por Carretera, Colfecar, puso de presente que “lo primero que se impuso fue la  concertación y no la confrontación”, al aludir a la forma como un ala de los camioneros se radicalizó  frente  las propuestas del Gobierno Nacional.

En adelante, sostiene el dirigente, el rol del Observatorio Nacional de Carga deberá reestructurarse para trabajar en aspectos  como el de las relaciones económicas (fletes) entre las empresas y los generadores de carga. 

Ese   esquema que es de libertad vigilada, dice, debe cumplirse, ya que está vigente desde el 2011 sobre una  base de costos de referencia los cuales deben ajustarse periódicamente para hacer rentable la actividad, “aunque lo ideal es migrar hacia un esquema de costos operativos “sin que sea necesaria una reforma como tal, sino la implementación de lo existente”.

De allí que el propio ministro Rojas haya descartado el regreso a la tabla de fletes, algo que los mismos camioneros pidieron eliminar hace cinco años y que buscaron revivir en el último  paro.

Con ese fin, el Gobierno  intervendrá unas 25  rutas críticas por las que se mueve mucha carga como las de Bogotá-Buenaventura, Bogotá-Medellín, Cali-Pasto, Bogotá-Cúcuta entre otras, para revisar el valor de los fletes. A decir, de Orlando Ramírez, presidente de la  Asociación del Transporte de Carga, ATC, ese era un aspecto que estaba en mora de revisarse.

  “Esas rutas quedan intervenidas y a los transportadores les estaremos pasando los valores respectivos para que ellos las evalúen”, aunque aclaró que  no se trata de una tabla de fletes.

En el trayecto Bogotá-Buenaventura, por ejemplo, el costo del viaje   de un camión es de $3.000.000, de ellos $300.000 se van en el pago de  peajes y $1.100.000 en combustibles. 

Otro aspecto fundamental es acelerar la chatarrización de al menos 5000 camiones y tractomulas por año (el acuerdo no estableció su vida útil) en el marco de un programa transparente, ya que el actual ha sido objeto de malos manejos y corrupción.  

Cabe recordar, que solo entre los años 2005 y el primer semestre del 2016 se han chatarrizado 19.341 automotores, cuando se habla de que por lo menos 40.000  tendrían que haberse sometido a desintegración en ese periodo. Para ese programa se estima invertir  $1,1 billones hasta el 2018, de los cuales $250.000 millones están presupuestados para este año.

En este campo se mantendrá el esquema de  reposición 1 a 1. Es decir, que por cada camión chatarrizado ingresa uno nuevo al mercado y no  por incremento como viene sucediendo.

Pese a que en el acuerdo el Gobierno se comprometió a renovar el parque automotor, pero sin aumentarlo, todo indica que sigue siendo  uno de los puntos más candentes a resolver. 

El parque rodante lo componen hoy 374.870 automotores entre tractomulas, camiones y carrotanques, lo que para muchos constituye  sobreoferta.

El mercado de carga mueve unas 230 millones de toneladas al año, y a decir de los analistas, ese transporte lo podría hacer un parque más reducido. 

Frente a ello, Jairo Herrera, presidente de la  Asociación Nacional de Empresas Transportadoras de Carga, Asecarga, sostiene que “aquí se volvió costumbre que alguien con buenas cesantías  las invierta  en un camión bajo la promesa de que se trata de  un negocio rentable”. Eso, dice, llevó a la sobreoferta actual de carros. 

De acuerdo con algunos estudios, esa mayor oferta de vehículos pesados es de unas 60.000 unidades. Lo preocupante es que se matriculan cada vez más vehículos. Solo en el primer semestre de este año van 2.016, cuando el año pasado en ese mismo periodo eran 12.478, según cifras de Colfecar.

Herrera coincide con Colfecar en que es necesario reformar el Observatorio Nacional de Carga donde tienen asiento los sectores de la cadena logística para “fijar una reingeniería al transporte de carga por carretera con unas reglas claras sobre todo en chatarrización y parque vehicular”.

  Y para ello es fundamental lograr puntos de equilibrio, anota el dirigente, ya que no existe  carga para tanto camión”.  Y ante todo, señala, que camiones con más de 25 años de vida útil sean chatarrizados, ya que también forman parte de la  sobreoferta.

Herrera propone como complemento a los acuerdos crear un fondo para el transporte de carga que sea alimentado por el manifiesto electrónico de carga a manera de tributo parafiscal. De esta manera, se podrían recaudar cada año $400.000 millones para ser dirigidos a la chatarrización y para una vida digna a los conductores, ya que muchos no tienen seguridad social.

Como están las cosas, todo apunta a que el sector camionero se mantendrá calmado por ahora. Pero faltan políticas públicas que deben implementarse pronto, pues con ellas se evitarán nuevos paros.

Cifras 230 millones de toneladas de carga se movilizarán en 2016.500.000 empleos genera el sector entre conductores y  personal administrativo y operativo.279.881 vehículos son particulares y 94.989 públicos.$250.000 millones se destinarán en 2016 a chatarrización.35%  del parque rodante tiene menos de 5 años de uso

 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad