Comercio navideño le juega a la reactivación en la capital del Valle

Noviembre 15, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Mientras algunos empresarios locales dicen que ventas van bien, otros no son tan optimistas. La meta en navidad: vender todos los productos que el 2009 les habían quedado en sus bodegas, con promociones de más del 50%, e impulsar la salida de los nuevos que trajeron para el 2010.

Cada año se adelanta más el comercio navideño. En esta ocasión, las puertas de los negocios que comercializan artículos para decorar los hogares con el ambiente festivo abrieron sus puertas desde el pasado 15 de septiembre en la Sultana del Valle. La meta: vender todos los productos que el 2009 les habían quedado en sus bodegas, con promociones de más del 50%, e impulsar la salida de los nuevos que trajeron para el 2010.Las promociones que conquistaron a cientos de caleños y los lanzaron a estos almacenes con casi 90 días de anticipación, pronosticaban buenas ventas. Una conjetura que hasta hoy han logrado experimentar algunos empresarios de la Navidad, mientras otros no son tan optimistas. Para los directivos de Burica no es que haya un repunte en las ventas, sino que ha habido una activación de éstas.“Ese ambiente de fiesta que ya se vive en la calle podríamos decir que es coherente con lo que se ha logrado en estos días. Se siente una reactivación importante y la gente está gastando este año en productos navideños. Algo que no sucedió el año pasado debido a la difícil situación económica que se vivió”, explicó un directivo de la empresa, quien agregó que en 2010 arrancó más temprano la temporada por parte de los clientes, pues en 2009 esperaron hasta último momento para comprar.Entre tanto, Nelson Aguilera, director de mercadeo y ventas de almacenes Rómulo Montes, manifestó que el comercio navideño se inició con más antelación de la acostumbrada, pero con mucha prudencia por parte de los compradores.“Hasta el momento vamos muy bien. Arrancamos las ventas en septiembre, hemos tenido una respuesta positiva de nuestros clientes y por medio de negociaciones cerradas se ha sostenido el promedio de diciembre”, aseguró. Aunque recalcó que al hacer un comparativo con el año pasado se notan compradores demasiado prudentes, “los cuales actúan más inteligentemente, pues prefieren adquirir beneficios”.Pero los comerciantes de este tipo de productos están convencidos de que el objetivo de vender el 90% de la mercancía al terminar la temporada se cumplirá, pues cada año suele quedar un poco de la misma almacenada para el siguiente año.De acuerdo con la presidenta de Fenalco, seccional Valle del Cauca, Rosa Jaluf de Castro, las ventas de estos productos sí se están moviendo y si bien es una parte comercial que no funciona todo el año, para esta época se activa bien.“Nosotros tenemos la particularidad de que empezamos la Navidad antes de que ésta llegue, porque la gente se entusiasma y quiere vivir la alegría de esta festividad. Colombia es un país cristiano y celebramos esta época con todo el amor del mundo, incluso hasta exageramos, lo cual beneficia este tipo de comercio”, dijo la dirigente.No todo es color rosaContrario al positivismo de algunos empresarios, el panorama para Paola Guzmán, administradora de La Gran Bodega Navideña, es otro. “La reducción en las ventas ha sido considerable. Entre las causas está la competencia que existe con las grandes superficies, las cuales han incluido artículos navideños. Así, la gente que va a mercar consigue todo a la mano y ya no acude a estos almacenes”, dijo.Estimó que el cambio de calendario escolar también ha afectado el bolsillo de los caleños. “Ahora los clientes lo piensan dos veces al momento de comprar, porque deben pagar matrícula y útiles escolares”, aseveró.Una encuesta realizada por la firma de investigación de mercados Yanhaas, en convenio con Fenalco, en agosto pasado, parecía augurar este comportamiento en los consumidores. Al consultar a 600 colombianos en Cali, Bogotá, Medellín, Bucaramanga, Neiva y Barranquilla sobre si creían que podrían gastar más en esta Navidad que en la anterior, el 59,9% dijo que no; el 33,4% respondió que sí y un 6,7% no sabía.Pero más allá de los ánimos de los compradores, los empresarios de la Navidad sienten que otra amenaza compromete sus ventas: el contrabando y las restricciones de las autoridades.Al respecto, un directivo de Burica afirmó que “eso es una amenaza letal. Uno importa legalmente y paga impuestos y unos personajes hacen cosas a cero pesos de utilidad. Por ejemplo, un producto traído a un dolar en Colombia lo vendemos a $5.000, pero el contrabandista lo vende a $2.000 en el centro de Cali. Y el tema no es de volumen, porque a uno le venden igual trayendo un contenedor que trayendo cinco”.En este sentido, Paola Guzmán, de La Gran Bodega Navideña, dijo que cada vez hay más restricciones para traer los productos y eso también afecta mucho.Por el momento, los comerciantes de la Navidad se las ingenian para que de aquí al 8 de diciembre, día en que terminan las grandes ventas, lleguen más compradores que acaben con la mala racha que pasan algunos y aumenten los ingresos de quienes afirman que van viento en popa.Cifras22 de diciembre es el día en que culminan las ventas en los almacenes de artículos navideños. La temporada fuerte es hasta el día 8.38 mil pesos es el valor desde el cual se puede conseguir un árbol de Navidad. Los precios varían hasta alcanzar los $300.000 y $500.000.20 millones de pesos, en promedio, le cuesta la publicidad a almacenes como La Gran Bodega Navideña en desarrollo de su plan de ventas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad