Colombianos aún no sentirán alza en el precio de la gasolina

Colombianos aún no sentirán alza en el precio de la gasolina

Febrero 03, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | Colprensa
Colombianos aún no sentirán alza en el precio de la gasolina

En Cali, el galón de gasolina queda en $8.493,33 y el de ACPM en $8.255,33.

Los distribuidores de combustible buscan ofrecer los precios más cómodos del mercado para ganar cada vez más clientes.

Con la reciente entrada en vigencia de la reforma tributaria que le bajó $200 al precio de la gasolina, la nueva alza de $131,44 por galón, que dejó el combustible en $8.624,47 en la capital del país, no se sentirá todavía en el bolsillo de los colombianos. LR recorrió las principales estaciones de servicio del país y detectó que algunos de los precios más baratos del combustible lo ofrecen empresas como Esso, Mobil y Terpel, que llegan a cobrar cerca de $500 por debajo del valor promedio. Por ejemplo, en Bogotá, el punto de venta de Esso con el precio más bajo está ubicado en la Calle 61 con carrera Séptima ($8.140). Mobil, a su vez, tiene el menor costo para el combustible en el punto de la Avenida Suba con Pepe Sierra ($8.140), mientras que Terpel lo tiene en la estación frente a la Universidad Javeriana ($8.290). Esto responde a que los distribuidores de combustible buscan ofrecer los precios más cómodos del mercado para ganar cada vez más clientes. Algunos de los precios más altos lo ofrecen empresas como Esso, en la calle 85 con séptima, a $8.740 el galón; y Texaco, en Quinta Camacho, a $8.730 el galón. Pese a ello, del grupo de estaciones que LR registró en Bogotá (43), solo siete ofrecían un precio por encima del promedio estipulado por el Gobierno. Y esto se reafirma al ver los promedios de ciudades como Barranquilla, Cali y Medellín que también demuestran que el combustible se ofrece a un costo menor que el propuesto por el Ministerio. De acuerdo con los estimados de TuGasolina.com, frente al alza del Gobierno, el precio de venta estándar de las estaciones, en Bogotá, se situó en $8.440. Por su parte, en Medellín, el galón se consigue alrededor de $8.418, teniendo como referente $8.574 que fijó el ministerio, mientras que en Cali, aunque se cotiza en promedio el galón a $8.624, las estaciones lo ofrecen en $8.456, aproximadamente. Finalmente, Barranquilla, en donde el alza dejó el combustible en $8.461, las estaciones venden el galón, en promedio, a $8.420. Se mantiene la fórmula Si bien el Ministerio de Hacienda había sugerido que con la reforma se unificaran dos de los tres impuestos que se pagan del combustible y que los precios se tendrían que estabilizar, la realidad hoy es otra ya que la fórmula que establece los precios está sujeta a los valores internacionales del crudo y a la fluctuación del dólar. El punto de la discusión se centra en que la gasolina producida en Colombia se vende a precios internacionales. "Es el colmo que los colombianos le tengamos que pagar a Ecopetrol una gasolina a más o menos $5.000 por galón, mientras que ellos la producen casi a $1.800", dijo el senador Luis Fernando Velasco. Los distribuidores de los combustibles también estiman que el Gobierno y Ecopetrol son los beneficiados con el valor de la gasolina. Para Álvaro Younes, presidente de la Federación Colombiana de distribuidores minoristas de combustibles (Fedispetrol), el precio para febrero de la gasolina tuvo que subir porque se hicieron ajustes al impuesto nacional, así como al transporte del alcohol y a los poliductos, pese a que la tendencia marcaba que se debía hacer una reducción. Algunas aún no cumplen el promedio De acuerdo con el parámetro estipulado por el Ministerio de Minas y Energía, que le subió $131,44 al galón de gasolina, aún hay empresas que no cumplen el estipulado y cobran más del promedio. Solo en el caso de la capital del país, siete empresas ofrecen el producto por encima de los $8.624. Entre estas están compañías y estaciones como Petrobras (calle 134 con carrera séptima), Terpel (Morato), Esso (calle 85 con carrera séptima) y Texaco (Marly y Quinta Camacho). Sin embargo, en esta línea cabe aclarar que, en ocasiones, las marcas tercerizan las estaciones y, para esos casos, cada administrador está en la autonomía de estipular el precio del galón, teniendo en cuenta los gastos de logística, la capacidad de la estación y otros factores de acondicionamiento de la estación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad