"Colombia tiene un gran potencial en su economía": presidente de Unilever

"Colombia tiene un gran potencial en su economía": presidente de Unilever

Agosto 31, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra | Reportero de El País

"La gente más pobre también merece productos de buena calidad. Y esa apuesta la está impulsando Unilever con empaques más económicos para esta población", dice Paul Polman, presidente mundial de Unilever.

Paul Polman, presidente mundial de Unilever, una de las poderosas empresas del planeta en productos de consumo masivo, dice que la paz aumentará las perspectivas de nuestro país.

La prestigiosa Revista Fortune 500 ubicó a Paul Polman en la posición número 14, como uno de los líderes más influyentes del planeta, resaltando su visión para hacer negocios como ejemplo para muchas compañías.Y como tal considera que hoy Colombia es uno de los diez países en el mundo más atractivos para la inversión extranjera, no solo por su crecimiento, sino por sus mejorías en el campo social.Polman es el presidente mundial de Unilever, una de las más poderosas multinacionales fabricantes de productos de consumo, estuvo en el corregimiento Matapalo en Palmira donde inauguró una moderna planta de detergentes en la cual se invirtieron US$60 millones.El alto ejecutivo holandés es además un acérrimo defensor de las causas por la preservación del medio ambiente, ya que según afirma, sin un plan de vida sustentable será imposible transformar las industrias hacia el futuro.Luego de la entrega de la nueva planta de detergentes en Palmira, ¿qué otras inversiones o planes de expansión tendrá Unilever en el país?Siempre hemos mantenido nuestras inversiones en Colombia. En los últimos cinco años hemos invertido US$400 millones en el país. Somos una de las más grandes empresas extranjeras que ha permanecido en Colombia desde 1948. Y vamos a mantener acá nuestras perspectivas a largo plazo, de una manera muy fuerte y en ese mismo camino. Si la economía nacional sigue creciendo, continuaremos nuestro ritmo de inversiones. ¿Cuál es su percepción de Colombia en este momento, pese al conflicto que mantiene desde casi la época en que Unilever llegó?Colombia es uno de los diez países que tiene el mayor crecimiento económico del mundo. Eso no se ve en seis meses o en un año, pero a largo plazo el potencial de Colombia es enorme y cada vez más competitivo, y con una población de casi 50 millones de personas, que son consumidores potenciales. La población crece, y lo hace también su economía, y la paz mejorará aún más las perspectivas del país.Precisamente, ¿cuál es la contribución de una empresa tan poderosa como Unilever a la paz de Colombia?Nosotros tenemos muchos retos en el mundo entero, y uno de ellos es ante todo generar empleo y bienestar. Siempre defiendo que la mejor solución para fomentar la paz es asegurar que la gente tenga una vida digna, con acceso a la educación, a la salud, y que las mujeres puedan trabajar y participar cada vez más en las decisiones del mundo. Con ello se evitarán muchos de los problemas que a diario se leen en los periódicos. Es importante, no solo el desarrollo de las economías sino brindarles oportunidades a las personas.¿Cuánto espera crecer la multinacional con las nuevas apuestas como la de Palmira?Fue una inversión importante, ya que esta planta de detergentes es la más competitiva y moderna de América Latina. La gente aquí ha hecho un trabajo formidable, al construir en menos de ocho meses un complejo como ese. Estamos proyectando producir lo que nos hacían terceros.Lo que esperamos es crecer dos puntos más que el PIB colombiano (alrededor de 8%). Hace poco compramos las marcas FAB y Lavomatic a Colgate, convirtiéndonos en líderes en el mercado de detergentes. Con la economía de Colombia y las posibilidades de la región, se pueden llegar a doblar los negocios. Es un buen momento para la empresa, y también en América Latina. ¿Qué tan calificada está la mano de obra de la Región?Cada vez es más cara. Si la economía crece, la gente quiere ganar más. Colombia ha ganado competitividad, pero es importante ir más rápido que muchos países de los alrededores. El asunto también es mirarles cómo van en competitividad.¿Pero, qué debe priorizar el Gobierno para ser más competitivos?Más inversiones en educación, infraestructura, en constitución (de empresas) y en la paz. Si ello se logra poco a poco con el apoyo de mucha gente, el país será cada vez más competitivo.Para Unilever, ¿qué significa el Valle del Cauca?Mucho. Es muy importante, y si quieres construir a largo plazo una fábrica como ésta (la nueva planta de detergentes en Palmira) y el funcionamiento de un centro de distribución y logística, eso significa que tenemos una buena relación con la comunidad. Y también una buena relación para impulsar las inversiones. El nexo con un gobernador, un distrito y una ciudad son cada vez más importantes para Unilever. Y son los alcaldes de las ciudades los que pueden ofrecer unas soluciones más rápidas que los mismos gobiernos y los Estados. El sistema no funciona si unas comunidades ganan unos y otras no. En el pasado la empresa fabricó en Colombia champú y cremas de manos, ¿hay planes para regresar a estas líneas de negocios?Ese mercado crece bastante y estamos siempre mirando posibles inversiones con base en su potencial. Sin embargo, desde hace seis meses se está fabricando desde la otra planta en Palmira crema facial de la marca Pond’s en empaques pequeños, así como champú Sedal y Dove. Y quizás uno de los últimos y mejores desarrollos es la introducción aquí del detergente marca Puro que ha incursionado bien.La compañía le está apostando ahora a los productos en empaques más económicos, o para las tiendas de barrios, ¿cuál es el potencial ahí?La gente más pobre también merece productos de buena calidad. Si tú compras barato eso no significa que hagas una buena compra. Pero en los empaques económicos, el mercado en Colombia sigue siendo muy grande en ese sentido. Hay mucho consumidor que aún que no tiene el dinero para comprar una botella más cara.¿Cómo está el consumo en el territorio nacional?El consumo crece, aunque el ritmo ha bajado un poco. No es tan fuerte como hace tres o cuatro años. La gente prefiere comprar ahora refrigeradores o coches, gastando un poco menos en nuestros mercados. Sin embargo, inversiones como éstas, pensadas a largo plazo, nos genera grandes y fuertes perspectivas.Como la producción es ahora más local, las materias primas ¿qué tanto pesan en los costos?Hay cosas que son más baratas aquí, pero hay otras que las tenemos que importar. Estamos trabajando con el gobierno del presidente Santos para mirar oportunidades para no tener que importarlas. Por ejemplo, los tomates, y por eso no tiene sentido que los importemos de Chile para atender la producción de Fruco. Un país como Colombia necesita generar empleos para su gente, en especial para los pequeños campesinos. La idea es que cultivemos los tomates aquí capacitando a la gente para obtener un producto de calidad. Ya estamos trabajando con el Gobierno por medio de Proexport para generar la siembra del tomate en tres ciudades. Es un proyecto a dos o tres años para contribuir a la economía de Colombia. Esa es mi filosofía y la de Unilever.Por el medio ambienteMuchas industrias siguen contaminando. ¿En qué consiste la estrategia sustentable de Unilever hacia el 2020?Nuestra filosofía es que cada producto que fabriquemos vaya en línea directa con la preservación del medio ambiente. La planta de detergentes de Palmira, por ejemplo, no utiliza fosfatos en sus procesos y tiene un menor consumo de energía. Además, el complejo está construido con materiales amigables con la naturaleza. Cuando construyes así, puedes hacer muchas cosas mejores. Nuestro modelo de negocios se enfoca en no gastar en cosas que no podemos recuperar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad