Colombia está preparada para enfrentar un choque externo: Minhacienda

Agosto 14, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Alfredo García Sierra
Colombia está preparada para enfrentar un choque externo: Minhacienda

Juan Carlos Echeverry, ministro de Hacienda de Colombia.

El ministro Juan Carlos Echeverry dice que el Gobierno cuenta con suficiente ahorro para blindar su economía.

Las turbulencias en los mercados bursátiles de los últimos días, luego de la degradación de la deuda estadounidense tienen bajo amenaza a las economías del mundo. Y por supuesto, Colombia podría recibir eventuales impactos.Sin embargo, el ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, sostiene que nuestro país cuenta con suficiente blindaje (reservas, ahorros y créditos aprobados) para enfrentar choques externos para lo que resta del 2011 e incluso el 2012. ¿No es demasiado optimismo sostener que Colombia está protegida contra las turbulencias internacionales, como lo hace el Gobierno?Lo primero es esperar a que los eventos internacionales acaben de desarrollarse. En este momento no conocemos la magnitud de la crisis. De manera que cuando uno no sabe cuál va a ser el efecto de Estados Unidos en Europa es difícil prever qué va a suceder en Colombia. Lo que he dicho es que el país está bien posicionado y bien parado fiscalmente, en capacidad productiva y con una mejor situación financiera de sus empresas y las familias. Tampoco hay sobreendeudamiento de las empresas. Lo que magnifica una crisis es cuando los actores locales –ya sean empresarios o padres de familia— están sobreendeudados. Hoy no hay una vulnerabilidad ante un choque externo. Pero, obviamente, choques externos de determinada magnitud le pegarían a la economía colombiana como a cualquier otra economía.¿Es suficiente ese blindaje contra esos choques externos?Cuando usted va a tener cualquier choque negativo, así sea en la familia, en una empresa o el Gobierno, lo primero que se hace es allegar la mayor cantidad de caja disponible (flujo de dinero) en efectivo o acceso a crédito para que cualquier eventualidad no afecte su situación financiera. En el caso colombiano, en el Banco de la República se dispone de US$32.000 millones en reservas, más otros US$6.000 millones del Fondo Monetario Internacional, FMI, de un crédito contingente. Es decir, que tenemos casi US$40.000 millones para cualquier situación de balanza de pagos o cambiaria. El Gobierno, además, posee $15 billones en depósitos en el Emisor. A eso hay que agregar un bono de US$2.000 millones, que fue demandado por US$7.300 millones. Todo ese dinero está disponible en el exterior, y contamos simultáneamente con acceso sólido y preferencial a los mercados internacionales de crédito. No sólo tenemos caja y efectivo, sino la garantía de nuevos préstamos. Pero hay que ahorrar.¿Por qué apretarse el cinturón, si el consumo ayuda a crecer el PIB?Eso le recomiendo a los empresarios y jefes de hogar. En un momento de dificultades es lo que se debe hacer para mantener recursos de caja, ahorros y acceso al crédito. Si eso es así, todos vamos a tener suficientes colchones o amortiguadores para soportar los golpes.¿Cabe la posibilidad de un plan B, para acelerar otras reformas a fin de evitar que una eventual recesión en EE.UU. nos afecte?A mi lo que me gusta es el plan A que hemos estado adoptando desde que llegamos al Gobierno. Las reformas ya las pasamos, y ellas nos han creado un marco fiscal de clase mundial y que nos dan sostenibilidad. Tenemos una regla fiscal que impide que el Gobierno se exceda en gastos y en deudas. Son reformas que les bajan los costos al aparato productivo. De hecho, ya bajamos los aranceles, los costos de energía y los laborales. También contemplamos eventualmente reducir los costos tributarios a personas y empresas. De manera que el paquete de reformas que hemos venido aplicando es justamente las que cualquier país haría para solidificar su economía frente a eventos como los actuales.¿A qué obedeció el aplazamiento de la reforma tributaria para el 2012, y cuáles podrían ser sus bases?Si la pasáramos ya, entraría en vigencia en el 2012. Si se presenta el año entrante regiría en el 2013. Lo que quiero es enviar un mensaje a los colombianos sobre el recaudo de impuestos. Está subiendo y nos va a permitir unas cifras fiscales un poco mejores de las que habíamos contemplado. De manera que la reforma tributaria para el recaudo del 2011 la pasamos en diciembre último. Fue la que se llamó la ‘mini’ reforma tributaria, que de ‘mini’ tuvo poco. Fue muy completa en todo su contenido. La nueva será una reforma pro-empleo y pro-emprendimiento a favor del sector privado. La estamos elaborando muy cuidadosamente y con todas las de la ley. No tenemos un afán recaudatorio, alcabalero y fiscalista, sino un afán de crear empleo. En esta coyuntura, ¿llegó la hora de frenar el alza en las tasas de interés?Las tasas de interés han subido en función de controlar las expectativas de inflación. En cada ocasión en el tiempo la Junta Directiva del Banco de la República —de la cual yo formo parte— analiza la situación de la economía colombiana. En la próxima junta naturalmente haremos una valoración y una evaluación de las novedades del panorama mundial y con base en eso tomaremos las decisiones pertinentes. Me toca delegar esta respuesta al futuro comunicado de la Junta del Emisor después de esa reunión. Si se trata de protegernos contra el vendaval externo, ¿por qué no atacar el desplome del dólar con las herramientas que se poseen? Esperaría a que esta turbulencia tenga exactamente el efecto contrario. Es decir, que el dólar se sitúe en un nivel más competitivo. La tasa de cambio está operando como un estabilizador porque está subiendo. Esperamos que se mantenga entre $1.800 y $1.900 y en la medida en que haya turbulencia, la tasa de cambio nos va a ayudar para que el ingreso de los exportadores se mantenga.¿Amerita cambiar la meta de crecimiento económico en Colombia para el 2011 por el agravamiento de la crisis en EE.UU. y Europa?No. Para el año 2011 las decisiones que determinan el crecimiento económico ya están tomadas. Esas decisiones son de los padres de familia, los hogares y los empresarios. Por eso no creo que se vaya a ver afectada la economía colombiana en el trascurso de lo que resta del año. Esa meta de crecimiento del Producto Interno Bruto, PIB, oscila entre el 5,5% y 6%. ¿Qué papel debe jugar Unasur en esta coyuntura, y cuál es la posición colombiana en este sentido frente a un blindaje latinoamericano? Se necesita un fortalecimiento de las instituciones que ya existen como el Fondo Latinoamericano de Reservas, Flar, al igual que la Corporación Andina de Fomento, CAF. También se debe fortalecer el Banco Interamericano de Desarrollo, BID. Son instituciones de crédito que nos deben servir para enfrentar este tipo de circunstancias. Es asimismo, importante reforzar el comercio intraregional, el cual podría verse eventualmente afectado.Usted anunció cambios en la fórmula para fijar los precios de la gasolina para el 2012. ¿Por qué no se hizo ahora, ya que ese combustible sigue muy caro?El tema de la fórmula de la gasolina no tiene ninguna temporalidad. Estamos esperando a que el precio del petróleo se modere. El tema tiene el liderazgo del Ministro de Minas, pero yo conversaré con él para ver si se adopta la nueva estructura en los próximos meses.PerfilJuan Carlos Echeverry.Profesión: Economista de la Universidad de los Andes, con posgrado en el Instituto de Economía Mundial (en Kiel, Alemania) y estudios de Filosofía en la Universidad Complutense (en Madrid, España). Es Ph.D. en Economía en New York University. Trayectoria: fue miembro del equipo económico responsable del ajuste fiscal entre 1998 y 2002. Ha sido consultor del BID y el Banco Mundial, profesor y comentarista de la cadena CNN.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad