Cerebro de descalabro de Interlbosa, un hombre cuyas acciones no tenían límites

Marzo 01, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Cerebro de descalabro de Interlbosa, un hombre cuyas acciones no tenían límites

Juan Carlos Ortiz Zárrate, bogotano, quien aceptó tres cargos en la investigación por manipulación y estafa en el Fondo Premium.

Uno de los responsables del descalabro de Interbolsa, es un personaje osado y hábil, y poco dado a acatar las normas del sector financiero.

La expulsión de Juan Carlos Ortiz Zárrate de la Bolsa de Bogotá, ocurrida en el año 1997, en lugar de frenar las ambiciones de este economista de la Universidad Javeriana, lo impulsó a incursionar en nuevos negocios, en los que ratificó su habilidad para invertir y hacer dinero.Ortiz, uno de los grandes protagonistas del descalabro de la compañía Interbolsa y quien esta semana fue capturado tras aceptar tres de los cinco cargos que le imputó la Fiscalía: estafa, concierto para delinquir y manipulación de especies, estaba lejos de apartarse del mercado de valores y, por el contrario, empezaba a forjarse desde esa época una historia en el mundo bursátil colombiano y hasta internacional. Su cercanía con Tomás Jaramillo, hijo de Rodrigo Jaramillo, fundador de Interbolsa (una compañía que nació a inicios de los años noventa y que llegó a ser la más grande del sector en el país), lo llevó a vincularse a esa empresa y luego a crear una telaraña de sociedades con las que se manipularon acciones e inversiones, según comprobaron la Fiscalía e informes como el realizado por la firma Kpmg que encontró que Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo tomaban las decisiones y eran directamente responsables de las irregularidades ocurridas en el Fondo Premium y firmas como Premium Capital, Compañía Colombiana de Capitales, en las que ambos tenían acciones. En el 2011 su nombre apareció en varios medios de comunicación que lo calificaban como el zar de la Bolsa, pues en ese momento era socio de Proyectar Valores, una empresa que luego se fue a liquidación, y llegó a tener una gran participación en Interbolsa, aunque cuando se destapó el escándalo aseguró en una entrevista que poseía solo el 2,8 % de esa organización, pero por el tenor de las decisiones que se tomaron, y que luego llevaron a la iliquidez de sociedad, era claro que tenía gran influencia. El caso El grupo Interbolsa estaba conformado por una holding, la Comisionista de Bolsa Interbolsa que tenía varias inversiones, entre ellas operaban con el Fondo Premium, por donde captaban recursos del público (tenían 1200 inversionistas con un capital de US$174 millones, es decir, $420.000 millones de hoy).Rodrigo Jaramillo, fundador de Interbolsa y Alessandro Corridori -hoy en la cárcel La Picota- fueron acusados por operaciones no autorizadas y el desvío de recursos y esperan condena. Esta semana la Fiscalía General ordenó cárcel para Juan Carlos Ortiz, Tomás Jaramillo (fundadores del Fondo Premium en 2008) y para el empresario Víctor Maldonado, quien no se ha presentado ante la justicia y se encuentra en los Estados Unidos, por los malos manejos del Fondo Premium.Estos ejecutivos, además de otros vinculados al proceso, aceptaron tres cargos, entre ellos desfalco y manipulación de especies y ahora también están a la espera de la condena. La firma Kpmg, en un informe privado sobre el caso, encontró que hay evidencias que muestran que “funcionarios del Fondo Premium realizaban operaciones de inversión en Colombia con los recursos que los clientes colocaban en los diferentes fondos creados y que estaban en cabeza de Ortiz”. Asimismo, la Superintendencia de Sociedades comprobó que las organizaciones Valores Incorporados y la Compañía Colombiana de Capitales, junto con Rentafolio Bursátil y Financiero fueron utilizadas para manipular los recursos y direccionar las inversiones realizadas en el Fondo Premium de acuerdo con la discrecionalidad de Juan Carlos Ortiz y Tomás Jaramillo B. La fiscal del caso, Alexandra Ladino, se refirió a ellos como personas que “sin recato alguno y persiguiendo fines egoístas de incrementar el patrimonio de unos pocos en sacrifico de los derechos de la comunidad, de los inversionistas y asociados, incurrieron en las conductas punibles que se les indilgan”.Y así parece ser porque Juan Carlos Ortiz -un coleccionista de arte, amante del dinero-, quien estuvo casado con la presentadora Viena Ruíz, estaba acostumbrado a lo mejor, se movía entre grandes personalidades a quienes asesoraba en la Bolsa y con quienes creó firmas como Palmeras & Intertourist Inc., el fondo Tribeca, entre otras.Su pasión era jugar con acciones y apostar a ganar, eso intentó hacer con Fabricato, cuyo título valía $20 en Bolsa y después de la manipulación que hicieron los corredores llegó a costar $90. Al parecer, quería buscar lo mismo con el equipo de fútbol Millonarios y estuvo tras la propuesta de venta de acciones de este club, donde tuvo el 15 % de participación. Estos títulos están ahora en manos de la Supersociedades. Luis Hernando Franco, uno de los abogados de las víctimas del Fondo Premium describe a Ortiz como un hombre brillante, pero con una irreverencia absoluta, muy hábil en el mundo de los negocios, pero cínico. “A lo largo de este caso nos ha hecho muchas propuestas de compensación, pero todas absurdas como entregar lotes embargados o derechos sobre demandas al Estado”, dijo el abogado, por eso cree que es un gran paso la sentencia de la Fiscalía, aunque esperan que exista la posibilidad de recuperar los recursos de los 1200 inversionistas que creyeron que colocaban sus recursos en un proyecto seguro (hasta ahora solo se le han devuelto a las personas US$9 millones de un total de US$174 millones).Ortiz, nacido en Bogotá, pero con espíritu paisa por sus alcances, en un principio negó su participación en las movidas irregulares entre Interbolsa, el Fondo Premium e innumerables compañías a las que pertenecía y entre las cuales se pasaban los dineros de los inversionistas. Llegó a decir “soy un damnificado y una víctima de esta vaina”, pero las autoridades comprobaron lo contrario y lo presentan como quien estuvo detrás de unos de los más grandes desfalcos del país.Francisco Bernate, abogado de Juan Carlos Ortiz, asegura que siempre se ha buscado colaborar y compensar a los inversionistas, pero que dado que los activos están congelados por las autoridades, no ha sido posible. Asegura, que después de la orden de cárcel emitida, esta semana, por la Fiscalía General para Ortiz y varios de los ejecutivos del Fondo Premium, este se siente devastado. Lo que encontró la Fiscalía Según las investigaciones de la Fiscalía General de la Nación, los recursos del Fondo Premium, domiciliado en Curazao, se manejaron de forma irregular. A los inversionistas colombianos se les dijo que se trataba de un negocio de bajo riesgo y diversificado en el exterior, pero “esos dineros terminaron invertidos en Colombia para financiar empresas del grupo Interbolsa”, afirmó la fiscal del caso, Alexandra Ladino. Las compañías que dominaba Juan Carlos Ortiz en Colombia y en Panamá, Interbolsa, las de Víctor Maldonado, que son Latinoamericana de Inversiones Sumo, Helados Modernos, Malta S.A., Las Tres Palmas, y las firmas vinculadas con Alessandro Corridori, usaban los recursos de los inversionistas a su amaño, arriesgándolos en nuevos negocios. Además gran parte de los dineros se utilizaron para comprar y manipular las acciones de Fabricato, título que tuvo un incremento de 214 % en 2011. Se compraban acciones con el objetivo de que ganara valor para luego venderlas y obtener grandes fortunas. Esta jugada salió mal y el grupo Interbolsa entró en iliquidez, momento en el que se destapó el escándalo.Por el caso Interbolsa y el Fondo Premium se tienen 24 personas procesadas. Según la Fiscalía, seis de los ‘cerebros’ tienen medida de aseguramiento. Alejandro Rebollo, interventor del Fondo Premium, dijo que las reclamaciones de las víctimas asciende a $330.000 millones y que hasta ahora no hay suficientes activos para compensarlos. Tomás Jaramillo B. Es el hijo de Rodrigo Jaramillo, fundador de Interbolsa y ha sido señalado también como uno de los ‘cerebros’ de la estafa que se produjo en el Fondo Premium, del que también fue cofundador. Reconoció ante la Fiscalía General de la Nación los cargos de estafa, concierto para delinquir y manipulación de especies.Ha sido muy unido a Juan Carlos Ortiz, estudiaron en la Universidad de Georgetow y con él creó muchas empresas en el sector financiero. Se le reconoce como carismático y ambicioso, aunque no muy hábil en los negocios, pero unido a Juan Carlos Ortiz tomaron muchos riesgos.Tenía el 50 % de las acciones de la firma Premium CIA y un porcentaje de acciones en la Compañía Colombiana de Capitales y en Inversiones Jaramillo Botero Cia, sociedades que habrían participado del manejo irregular de las inversiones del Fondo Premium. Víctor Maldonado Es un empresario bogotano que inició su trayectoria en el negocio de la construcción.Llegó a tener acciones en compañías tales como: Helados Modernos de Colombia, Malta SA, las Tres Palmas, Cuama, Latinoamérica de Inversiones Sumo, EasyFly, Clean Energy, Americana de Bebidas, hotel Santa Clara, entre otras. Su interés por el sector financiero se dio luego del año 2000 cuando compró acciones de Interbolsa y se unió a Juan Carlos Ortiz en varios proyectos empresariales. La Fiscalía lo acusa de los mismos delitos que a Ortiz, pero Maldonado se encuentra fuera del país y no se presentó a la audiencia esta semana.Sus abogados dicen que su situación no es igual a la de Juan Carlos Ortiz y que no está huyendo. Víctor Maldonado ha ofrecido acciones de Archie´s por $25.000 millones como compensación.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad