“Cambios no obedecen a mala administración”: gerente de la Sociedad Portuaria de Buenaventura

“Cambios no obedecen a mala administración”: gerente de la Sociedad Portuaria de Buenaventura

Abril 26, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“Cambios no obedecen a mala administración”: gerente de la Sociedad Portuaria de Buenaventura

El ingeniero Víctor Julio González afirma que la Sociedad Portuaria de Buenaventura prevé un movimiento de carga de 11,5 millones de toneladas para el 2014.

Víctor Julio González, regresó a la gerencia de la Sociedad Portuaria de Buenaventura. Afirma que esa concesión no sufre una crisis.

El ingeniero Víctor Julio González retornó a la gerencia de la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura, cargo que había ocupado en el 2006. Ese regreso se produjo al ser relevado sorpresivamente el también ingeniero de origen cubano, Domingo Chinea.Según González, quien hasta el año pasado fue gerente de la Industria de Licores del Valle, sostiene que ese cambio no obedeció a una crisis en la empresa portuaria ni a una mala administración por parte de Chinea.¿Qué lo llevó a aceptar nuevamente un cargo del cual usted se retiró en el año 2006 en medio de una crisis generada por una saturación de carga en el Puerto que no se solucionó a tiempo?Uno asume retos en cualquier lugar, no importa el motivo. El hecho de que se me haya dado un voto de confianza por parte de la Junta Directiva, los socios, los empresarios y la administración municipal de Buenaventura, me llenó de satisfacción al reconocerse mi labor durante más de 30 años en la actividad portuaria. Ello me motivó a prestar mi nombre para ocupar nuevamente la gerencia y no como miembro de Junta como lo hacía hace seis años. Asumí esta responsabilidad y no puedo ser inferior a los retos que se vienen en los próximos años para trabajar y continuar el liderazgo de la Sociedad Portuaria en esta carrera con obstáculos que tiene el sector por los cambios que se avecinan a nivel latinoamericano y mundial.Usted habla de desafíos, ¿cuáles serán precisamente sus retos en esta nueva etapa en una empresa hoy más grande y compleja?Nosotros visualizamos que el crecimiento económico del país, los tratados de libre comercio y la Alianza del Pacífico requieren no solo un compromiso del sector privado, sino que debemos apuntarle a esos avances que el Gobierno está dando en infraestructura y competitividad. Y en ese orden tenemos que mantener el liderazgo, y eso se lo dije a los trabajadores, ya que en el año 1994 cuando se inició la Sociedad Portuaria no teníamos una competencia como la de hoy en la bahía. Actualmente enfrentamos a cuatro competidores muy fuertes, lo que nos obliga a ser mejores en la calidad del servicio para atender a los usuarios y clientes. Por eso la empresa debe continuar inversiones importantes, garantizando condiciones óptimas para las líneas navieras. Estos son desafíos necesarios dentro de los cambios en el comercio mundial, más ahora con la entrega del Canal de Panamá en 2016, lo cual nos obliga a mantener mejores estándares de servicios y profundidad de la bahía para atender grandes naves.¿Por qué si la labor de su antecesor, el ingeniero Domingo Chinea, se dice, era positiva, la Junta Directiva de la Sociedad Portuaria decidió relevarlo sorpresivamente del cargo?Quiero ser muy claro en eso. Conocí durante seis años la gestión del ingeniero Chinea en la Junta Directiva, y tengo la fortuna de que él llegó a la Sociedad Portuaria Regional de Buenaventura a solicitud mía hace 18 años. La junta certificó y reconoció su labor al frente de la gerencia en los últimos siete años, y en ningún momento su retiro obedeció a situaciones adversas o a una mala administración. Cuando hay un cambio de Junta Directiva se produce una reorientación y por eso se toman decisiones sobre lo que más conviene a una organización. Eso fue lo que aconteció en el 2006 cuando dejé de pertenecer a la sociedad. Los cambios obedecieron a nuevos retos y compromisos, y en ese orden de ideas se me pidió asumir ahora el liderazgo de esta empresa.Es decir, que no hubo crisis y enfrentamientos entre directivos para que Chinea saliera de la entidad?Es un paso normal que sucede en muchas empresas. No se está haciendo nada diferente a lo que en el mundo empresarial acontece. De tal manera que hay tranquilidad en la organización y así lo hemos expresado a la Junta Directiva y a los trabajadores. ¿Acaso la pérdida de competitividad del puerto en los últimos años incidió en esos cambios?La Sociedad Portuaria asumió en el año 2008 unos compromisos con el Gobierno Nacional al producirse la prórroga de la concesión. Desde esa fecha existen unos lineamientos en un plan de inversiones que se adelanta de conformidad con su situación financiera, lo cual no ha sido una camisa de fuerza para ejecutarlo, aunque lo tendremos que ajustar con base en las nuevas exigencias del mercado. Hemos previsto un crecimiento importante en materia de contenedores y para ello proyectamos un acuerdo con la Alcaldía Municipal para buscar nuevos espacios en la antigua Zona Franca y recuperar otros que tiene la concesión. Hay que hacer una distribución del terminal marítimo que le garantice su competitividad en los próximos años. ¿Cuánto sumarán esas nuevas inversiones?Están previstas inversiones para los próximos años de la concesión por unos US$200 millones, las cuales incluyen la adecuación de más metros lineales de muelles, la compra de otras dos grúas pórtico postpanamax, tareas de mantenimiento y dragado del canal de acceso y de maniobrasPor más apoyo privadoLa violencia, la pobreza y la inseguridad en Buenaventura han sido una constante más en los últimos meses. ¿Cómo superar esa coyuntura tan complicada? En Buenaventura tenemos que dejar de lado los egoísmos personales para pensar en un solo objetivo y definir cuáles son las mejores alternativas para la ciudad. A raíz de la última crisis se han desplazado acá altos funcionarios del Gobierno, pero el sector privado debe ser consciente de que debe dar su aporte, no solo de carácter económico, sino de colocar al servicio de Estado los emprendimientos necesarios para que el Gobierno haga la tarea. La Sociedad Portuaria no es ajena a esa coyuntura y por eso la Junta Directiva piensa que debe estar de cara a la ciudad, ya que si el entorno no mejora la empresa se destruye.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad